Mimi Tao en su época como budista

Mimi Tao en su época como budista

Nació en un cuerpo de hombre, pero se sentía una mujer. Ingresó en un monasterio budista, pero su vocación era bien distinta. Le tocó vivir la parte más dura de Tailandia, por culpa de los problemas financieros de su familia, pero en su interior sabía que había nacido para llegar alto. Y así ha sido. Esta es la historia de Mimi Tao (22 años), una supermodelo de alta costura y lencería que triunfa en las pasarelas asiáticas, pero que esconde tras de sí una dura vida en la que la superación es su ‘leitmotiv’.

Mimi Tao se vio obligada a vestir los hábitos a la tierna edad de 12 años para minimizar el impacto que la pobreza más fiera caía sobre su familia. Lo hizo bajo el nombre de Phajaranat Nobantao y aguantó durante seis años bajo los 200 preceptos del templo budista hasta que alcanzó la mayoría de edad. Fue en este momento cuando quiso perseguir su sueño de hacer que su cuerpo concuerde con sus sentimiento y además triunfar en el mundo de la moda. Era ambicioso, no lo tenía fácil, pero eso no le amedrentó. Tampoco cuando para ello tuvo que verse inmerso en la parte más oscura de la noche tailandesa, donde muchos transexuales buscan una oportunidad en la vida coqueteando con la prostitución.

Mimi Tao en una imagen de su perfil de Instagram

Mimi Tao en una imagen de su perfil de Instagram

Poco después logró mejorar sus condiciones de vida trabajando en diversos espectáculos de cabaret en los que los turistas sacian su apetitos más carnales, mientras otros se dejan seducir por la mera contemplación de un show de luces y color. Así logró atesorar el suficiente dinero para saldar las deudas de su madre, asegurarle un futuro digno y, de paso, someterse a las correspondientes operaciones de reasignación de sexo que le hacen dueña de uno de los cuerpos más deseados en Asia de los últimos meses. Gracias también a la llegada a su vida de Yui Phetkanha, otra de las grandes supermodelos tailandesas, que le allanó el terreno del triunfo que le llevó directamente a las pasarelas internacionales e incluso a protagonizar una película en la que narra el sobreesfuerzo que deben realizar los jóvenes transexuales que desean hacer carrera en el mundo de la moda.

¡Enhorabuena Mimi, eres un ejemplo para todos!