Desde que en 1984 los “adorables” Gremlins debutaran en la gran pantalla demostrando que un personaje terrorífico podía no sólo ser divertido, sino que también podía convertirse en un ser más que adorable, provocando que toda la sala muriera de amor; ha hecho que multitud de “criaturas” siguieran su camino. Una estela que no sólo funciona; sino que a pesar del paso de los años sigue dando sus frutos. El mítico Chewbacca o al adorable “cerdito” genético de Okja que removió los sentimientos de todo el que se atrevió a dar al play son un ejemplo de ello. Hoy os traemos los monstruos del ilustrador Ben Avlis que “aparentemente” podrían ser adorables, pero no lo son.

Los iconos de la cultura pop convertidos en monstruos

Con sede en Fall River-Massachusetts, éste ilustrador americano ha conseguido que sus divertidísimos personajes triunfen en la red, gracias a sus vídeos que han dado la vuelta al mundo basados en la técnica del pop-up. Ésta técnica le permite transformar sus ilustraciones en sorprendentes monstruos que provocan una inesperada sorpresa en el espectador. Actualmente Avlis ha creado una marca de ropa basada en sus diseños y un catálogo de prints que puedes conseguir a través de su propia web o si tienes un plan para viajar a Fall River, no olvides pasarte por su tienda.

Los monstruos que soñaban con ser skaters

Los monstruos de los niños se hacen realidad