Las cejas "braille". ¿Será realmente un código?