Las cejas piramidales. Sin palabras.