¿Eso es posible? Sí. Como lo oyes lees.

El día 25 de septiembre en la Sala Penélope en Madrid se hizo posible, gracias a la propuesta apoyada por TicketBell y la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE).

CNb05I2WsAItOmkA diferencia de otros, en este concierto el plato principal no eran los artistas invitados –Mikel Erentxun, Jacobo Serra, Dinero y Lucía Scansetti– sino los propios asistentes ya que son los que hicieron que este concierto fuera tan especial y emotivo.

A diferencia de lo que suele ocurrir habitualmente, en este caso las personas que acompañaban las canciones traduciéndolas al lenguaje de signos eran también personas con problemas de audición y en el concierto de Lucía, Rebeca Khamlichi también se pintaba una obra mientras sonaban las letras, con el fin de subastarla a posteriori.

La música no sólo son notas y acordes que se convierten en sonidos, conlleva muchos más sentidos; en este caso por ejemplo, se les dió a los asistentes un globo para que pudieran sentir las propias vibraciones de la canción. Algunos músicos también adaptaron sus temas ya que al parecer las frecuencias que más les llegan, son las graves.

El objetivo principal era, no sólo recoger beneficios y destinarlos a fines sociales, educativos y laborales para este colectivo, sino visibilizar la situación de las personas que diariamente tienen que lidiar con las falta de integración, una rutina diaria en la que las barreras de comunicación son todavía parte del día a día desgraciadamente.

Piensa que durante un día no pudieras oír. Piensa que no pudieras ver. Piensa que no pudieras andar. ¿Te gustaría tener las mismas posibilidades –en la medida de lo posible- a la hora de moverte, interactuar y comprender tu entorno?