En la actualidad, viajar está al alcance de todos. Alquilar un apartamento para disfrutar con los amigos, alojarse en un hotel con todas las comodidades, pasar unos días en una segunda vivienda o en casa de un familiar… cualquier forma es aceptable. Lo que importa es desconectar y pasarlo bien en la playa, la montaña, haciendo turismo cultural, teniendo un tiempo de ocio y relax. Algunos prefieren viajar conociendo mundo, visitando otros países y otras culturas. Una de las formas más comunes y baratas es desplazarse en tu propia caravana o roulotte, donde puedes disfrutar de todas las comodidades sin estar sometido a los incómodos horarios de los hoteles.

[photomosaic ids=”39567,39568″]

Los diseños de estos medios de transporte, y a la vez vivienda, han ido evolucionando mucho a lo largo del tiempo. Tal es así que resulta un tanto curioso la variedad de formas, comodidades y servicios que pueden llegar a ofrecer y que está a años luz de esas incómodas cajas metálicas de hace alguna década.

[photomosaic ids=”39569,39570,39571,39572″]

Una de las más llamativas es este modelo que recuerda a una casa de campo, pero resulta mucho más fácil de transportar. El diseño exterior en madera ya viene siendo un reclamo y las amplias cristaleras dejan ver un interés claro por dejar disfrutar del paisaje mientras se viaja.  Los acabados exteriores y el tejado a una sola agua se distancian mucho de los modelos convencionales de este tipo de vehículos y se adapta mejor a su función de hogar.

[photomosaic ids=”39573,39574″]

A pesar del poco espacio interior la distribución del mismo es uno de sus fuertes, donde cada metro cuadrado está aprovechado al máximo sacándole partido. La cocina está completamente amueblada, incluyendo una televisión de plasma y un pequeño sofá para visualizarla. Su amplia cristalera permite disfrutar del paisaje no sin dejar algo de intimidad a los ocupantes. El baño tiene una placa de ducha, un retrete, un lavabo e incluso uno de los espacios se ha habilitado para la lavadora.

[photomosaic ids=”39576,39575″]

Una sala de estar o un espacio para la lectura y el tiempo libre, con sitio para unas literas bien aprovechables ocupan el resto de la planta inferior y la habitación principal  se sitúa al otro lado de la cocina. El buen gusto en la elección del mobiliario, así como el uso de madera en el interior para dar una sensación de comodidad hacen de este vehículo para el viaje un hogar con las mejores vistas y comodidades posibles.

[photomosaic ids=”39577,39578″]

Además, si lo rústico no entra dentro de nuestros planes es posible encontrar roulottes con un aspecto más victoriano. Este modelo resulta mucho más urbanita pero también mucho menos chic que el anterior. Al respetar una distribución en forma de rectángulo, los espacios son mayores y permiten alguna que otra posibilidad adicional.

[photomosaic ids=”39579,39580,39581″]

La planta principal alberga los elementos indispensables como la cocina, con un diseño mucho más convencional pero con el espacio suficiente para todos los equipamientos necesarios. Además, consta de una escalera que da a una habitación superior y cuyos laterales son armarios totalmente aprovechables. El baño, con todos sus sanitarios, y el salón también se ubican en este espacio inferior. En la parte superior se alojan las habitaciones con un sistema de calefacción y aire acondicionado que permite una mejor ventilación de estos espacios.

[photomosaic ids=”39582,39583″]

Con estos curiosos modelos ya no hay excusa para no viajar. El dilema nace en saber por cuál decidirse y qué nueva ruta descubrir a bordo de estas casas con ruedas.