Tiene sólo 19 años y, a pesar de su juventud, ha sabido unir dos de sus grandes pasiones en un solo formato: la fotografía. Aliza Razell nos transporta de nuevo al siglo XX en plena abstracción pictórica y a la vez que nos presenta bellos autorretratos fotográficos de ella misma. Sus obras han dado la vuelta al mundo en pocas semanas. ¿Cuál es el motivo para que todo el mundo se interese tanto por su trabajo?

[photomosaic ids=”9874,9875,9876″]

Razell manipula en su laboratorio cada una de las imágenes que toma con elementos pictóricos, mezclándose de formas de lo más variopintas. Esas manchas de color producen extraños efectos que consiguen de alguna manera crear algo casi místico y que no puede ser explicado con palabras. Las fotografías están captadas a la perfección en acciones que fluyen de forma natural y con unas tonalidades muy suaves. El paisaje boscoso le sirve para ambientar y a la vez realzar el efecto de viveza que esas manchas de color dan al fondo monocromático.

[photomosaic ids=”9877,9878,9879″]

Sus imágenes están perfectamente relacionadas entre sí creando secuencias que nos narran historias con un profundo significado. La última de sus series ha sido titulada Anesidora y está formada por dos series fotográficas. La primera de ellas está inspirada en el mítico relato de La caja de Pandora. El mito de Pandora cuenta como la protagonista abre una caja y deja escapar todos los males que aquejaban a la humanidad. Realmente no se trataba de una caja sino de un jarro o ánfora griego. Cuando Aliza destapa la jarra deja salir todos esos colores, con lo que quiere expresar la magia que existe en toda confrontación. La segunda, une una serie de obras inspiradas en el significado de la palabra finlandesa ikävä, que significa echar de menos a alguien o algo.

[photomosaic ids=”9880,9881″]

El resultado final son una serie de obras que exploran la narrativa más abstracta en la técnica pero mezclada con un fuerte surrealismo en la temática. Una fotografía bella, suave y delicada a la vez que efímera y mágica, que nos traslada a un mundo mítico en un contexto muy real.