Nuevas formas de arte. Nuevas formas de sorprender al público. Nuevas formas de representar una misma realidad están naciendo. Materiales, técnicas, nuevos artistas-creadores que buscan usar nuevos materiales, ya sea por términos económicos o simplemente por ver qué más se puede ofrecer. Seung Mo Park es uno de estos. Coreano y licenciado en Bellas Artes su uso de la malla de alambre ha sorprendido a extraños y curiosos, convirtiéndose en un fenómeno casi viral.

[photomosaic ids=”7723,7724,7725,7726,7727,7728,7729,7734,7735″]

Bajo el título Maya comienza una serie de obras encabezadas por un proyector y una técnica de sustracción que dirigen el trabajo de Mo Park, dándole las pautas por las que debe ir poniendo capa tras capa de alambre para poder dibujar a golpe de alicate. Un trabajo cuidadoso, ya que debe cortar solo la parte de la capa que quiere que sea más clara, la suma de capas le va a dar una mayor oscuridad. Cada capa de malla de varios centímetros de espesor está separada con una distancia de 3 a 4 centímetros, provocando una mayor profundidad y dimensionalidad a su obra.

¿Escultura o pintura?

Unos trabajos cercanos a la escultura, debido a su proceso de modelado y meticulosidad que le lleva horas intensas de trabajo, entendiendo el proceso de claroscuros y dimensionalidad provocados por la superposición de las distintas mallas. Esta técnica es su modo de examinar nuestras vidas, ya sean un sueño o realidad. Al nombrar todos estos trabajos ‘Maya’, seguida por un número, les crea una identidad casi anónima a estas mujeres que representan a la mujer de sus sueños, pero la malla no es su única técnica, ni vía para crear impresionantes obras de arte. Este joven coreano, ya era conocido por sus esculturas realizadas con alambre de aluminio que doblaba y retorcía hasta darle forma de maneras imposibles. Arrugas, músculos y expresiones que dieron como resultado su serie Human que nació y se reprodujo en Brooklyn para más tarde recorrer medio mundo con ella. Alambres que han creado instrumentos musicales, esculturas clásicas, bicicletas y multitud de objetos que le han reportado una fama merecida.

[photomosaic ids=”7718,7719,7720,7721,7722,7731,7732,7733″]

Mo Park captura las arrugas de tela y los detalles curvos del cuerpo, su trabajo es tan meticuloso que parece que se tratara de una figura real. Horas intensas de trabajo que llevan al espectador a analizar los detalles que componen su estructura de textura, forma y material.