A partir de este momento no volverás a abrir Instagram con los mismos ojos. La pesada que no para de subir fotos a cada momento del día, el que tiene un mosaico con su cara repetida mil veces por perfil, la que sube permanentemente instantáneas con sus amigas diciendo lo súper best friends for ever que son… Todos ellos tienen un perfil psicológico que ha sido dibujado por psicólogos.”Las redes sociales en general, y en particular Instagram, satisfacen cierto impulso primario de mostrar que estamos protegidos, que somos queridos y tenidos en cuenta (más que los demás a ser posible) en nuestro grupo de referencia”, aseguran. “Además de esa visión idealizada que cada uno tiene de sí mismo, y que satisface mostrar a los demás, el modo en que interactuamos con esta red social puede llegar a reflejar ciertos rasgos típicos de la personalidad”. Y aquí tenemos algunos de esos perfiles:

. El pesado:

Esa persona que sube fotos sin parar y que llena tu timeline de auténticas chorradas. No faltan las fotografías con tazas de desayuno con frases motivadoras, las de ‘yo aburrido en clase’, ‘al gym’, ‘mis apuntes’, y hasta el último alimento que consumen. Estas personas que viven en su particular Show de Truman tienen para el psicólogo una “personalidad histriónica, es decir, cuya característica principal es la falta de madurez que suele ir acompañada por cierta inestabilidad emocional y búsqueda constante de atención”.

. El amante de sí mismo:

Reconozcamos que hay perfiles que dan auténtico mal rollo. Esos en los que al entrar ves 894 fotos y que según vas bajando sólo ves la misma cara repetida, efectivamente, 894 veces. Los selfies son buenos porque reflejan confianza en uno mismo, pero con calma. “Se trata de un perfil típicamente narcisista, caracterizado por cierto sentimiento de grandiosidad, la necesidad de ser el centro de atención y muy poca consideración hacia los demás”.

.  El que nunca está solo:

No sin sus amigos. Nunca. Jamás. No quieren ser el centro de atención pero quieren que todo el mundo sepa que tienen personas dispuestas a fotografiarse con ellos. “Este perfil muestra un estilo de personalidad de tipo dependiente, que se caracteriza por la falta de confianza en sí mismo, miedo a quedarse solo y sentimientos de abandono y ansiedad”, explica el psicólogo.

. El ausente:

Sube fotografías extrañas, de introversión o simplemente paisajes que no creen ninguna posibilidad de polémica. No aparece casi nunca en ninguna. Es la típica persona que sólo sube fotografías de atardeceres o de frases que dan que pensar. Su estilo esquivo de personalidad denota una alta sensibilidad al rechazo social mostrándose reticente al contacto humano, que es tan temido como deseado para esta persona.

. El follow back:

Te sigue. Le sigues. Te deja de seguir. Su único objetivo es conseguir tener tantos followers como pueda para alimentar su desmedido ego. Cada like en sus fotos es una forma de acallar sus inseguridades. “Es otro tipo de narcisista. Su satisfacción reside en ser seguido por un gran número de personas que puedan apreciar sus logros, hazañas o encantos personales”.

¿Con quien te identificas más? ¿Conoces a alguien que cumpla estos requisitos?