Varios son los atractivos a su favor: el accesible precio de sus ingredientes básicos–pan, leche, azúcar, canela y huevo-; una sencilla elaboración, a mano de cualquier chef amateur que desee probar suerte y se lance a manchar un poco la cocina; y, algo mucho más importante, un delicioso y adictivo sabor que te obliga a no resignarte tan sólo a un bocado. Durante estos días, además, las torrijas te ofrecen la mejor de las justificaciones para mostrar total rendición al delirio y al placer de saborearlas: la coartada del ‘postre típico de Semana Santa’ restará toda culpabilidad a la hora de caer a esta tentación. Así que no sufras….

La simplicidad natural de su receta guardada desde épocas inmemorables le ha otorgado la relevancia con la que cuenta año tras año. Muchos sitúan su origen en el siglo XV desde el que ya hay referencias históricas y literarias mientras que las primeras recetas datan del siglo XVII. Sin embargo, ya sea romana, mudéjar o andalusí su creación originaria, lo cierto es que las torrijas no han dejado de conquistar los paladares de nuestro país desde hace siglos.

[photomosaic ids=”11443,11442,11440,11443,11442,11440,11424,11421,11448″]

Precisamente, el hecho de que su primera referencia documentada fuera escrita a manos del poeta Juan del Encina fallecido en 1529 en León, es el punto de inspiración para el Concurso Nacional de Torrijas que se celebra anualmente en la capital leonesa. Recientemente, el 31 de marzo, se celebró la segunda edición en la que un año más se ha premiado no sólo la elaboración tradicional sino también la más innovadora. No pudo ser otro, dado el nombre, que el Restaurante ‘Torrijo’ de León el que lograra alzarse con tres premios, entre otros, a la ‘más original’ con una torrija con espuma de yogur de coladilla y crema de pera conferencia del Bierzo.  Sin embargo, para los más aficionados a las mezclas explosivas, también sugirió una curiosa alternativa: una torrija de bacalao al ajo arriero.

Nunca es cuestión de rivalizar en la dura batalla de la’ cuál es la mejor receta casera’ puesto que pocos se llevarán un galardón fuera del sabor a infancia y el toque personal con las que aderezan los platos nuestros ‘chefs maternos o paternos’, según el caso. Sin embargo, aceptando el deber de todo gourmet de degustar otras opciones fuera del tradicional hogar es de obligado cumplimiento experimentar -o a menos conocer- las originales alternativas que se ofrecen ahí fuera. Y no son pocas…

[photomosaic ids=”11396,11397,11399,11400,11412,11421,11400,11407,11408,11409″]

Existen los fans acérrimos del pan de molde o pan tradicional. Los hay quienes recurren a la tradicional canela, las enrollan en canutillos, optan por el vino, por sustituir el azúcar por edulcorante (apto para diabéticos), acompañarlas de miel o helado o bien los que asumen que, ya que hay que deleitarse, mejor hacerlo bien, y ¿qué mejor forma que encumbrar las altas cotas de placer que ofrecen las torrijas embadurnadas de chocolate o rellenas de crema de avellana?

También encontraremos a aquellos más osados que logran descifrar la fórmula mágica en la que tradición, materia prima e innovación se mezclan de forma idónea para renovar sus recetas sin que pierdan su esencia. Ofrecen además una curiosa presentación y mezcla de sabores y texturas que, aunque a priori pueda parecer extraña, logra culminar con una explosión de contrastes en una original propuesta.

[photomosaic ids=”11401,11402,11403,11405,11404,11425″]

Tal es el caso de los grandes chefs como Juan Mari Arzak que propone una torrija realizada con mango caramelizado bañado en leche de chufas. Eneko Atxa sugiere utilizar el pan de Brioche y helado de leche merengada y crema de maracuyá. José Andrés apuesta por el salado que rompa con lo dulce y por la difusión del producto nacional, el jamón.

[photomosaic ids=”11439,11423,11441,11438,11449″]

Por su parte, el Restaurante Samsha deja empapar su torrija en la originalidad más creativa, con forma de volcán en erupción con lava de mango, torrija de ron quemado y tierra de chocolate; mientras que el restaurante El Duque de Medina opta por la tradición rural: pan de pueblo aromatizado con chorizo, puré de patatas y huevo de codorniz. El Horno La Santiaguesa ofrece una gran variedad entre las que se encuentran las elaboradas con vino blanco aunque sus claves residen en un pan enriquecido con azúcar y mantequilla y en el aderezo a limón.

La originalidad también es la esencia fundamental de la repostería creativa y por eso los adeptos a los cupcakes ya han ideado varias versiones ‘torrijeras’, una adaptación quizá más complicada pero claramente insólita. También se pueden añadir un toque ‘regional’ para los que quieran viajar con los sentidos, como la ‘sevillana’ torrija tibia confitada con Naranja de Sevilla y Azahar con helado de canela o apostar por los panes típicos de cada zona como el pan de pagés en Cataluña.

[photomosaic ids=”11422,11429,11426,11437,11431″]

Sin embargo, las torrijas más imaginativas corren a cargo de Nunos Pastelería. No en vano el establecimiento madrileño del maestro pastelero Jose Fernández-Ramos ha ganado el Concurso de Mejores Torrijas de la Comunidad de Madrid 2011. Aunque su galardón vino de la mano de la tradición, con su torrija de leche y miel, es en la innovación donde encuentran su máximo auge, inspirado en emblemáticas creaciones reposteras como la Torrija de Tarta de Queso, la Sacher (pan de chocolate, leche y cacao y rellena de confitura de frambuesa),  la Ópera (con bizcocho de chocolate con café arábiga) o la torrija de Roscón de Reyes. El contraste de sabores es la clave de otras propuestas como la Torrija de Yogurt Ácido del Mediterráneo (rellena de higos semiconfitados y bañadas en jarabe de melocotón), pero todas ellas se ofrecen realmente suculentas.

[photomosaic ids=”11434,11433,114332,11430,11427,11428″]

Torrijas de fresa y chocolate, de frambuesa con chocolate blanco, de dulce de leche, de vino y naranja, rellenas de fresón, de papaya caramelizada, con naranja amarga, versiones mini de chocolate con mermelada de piña… ¿A que se te hace la boca agua? Pues olvida los remordimientos, tienes permiso: se acerca la Semana Santa…