Etiqueta: Youtube (Página 1 de 4)

Luis Fonsi entra al trapo con los italianos que se ríen de su ‘Despacito’

Despacito‘ es la canción del verano. No importa que haya nacido en plena primavera ni que todos estemos un poco hasta los atributos masculinos de oírla en bucle en la radio o los locales de todo el mundo.

Leer más

Ariana Grande, una ‘choni a tope’ en la Feria de Albacete

Ariana Grande es choni. Mucho. Lo sentimos por aquellos fans que no se habían percatado y a los que esta afirmación les podría molestar, pero nadie ha puesto en duda su talento musical ni su portentosa voz, tan solo su estilismo poligonero que tanto gusta, a pesar de ser más popular que los churros con chocolate.

Leer más

Deadpool regresa en youtube de la mano de Ryan Reynolds

Aunque lo hubiéramos esperado de otra manera. Bajo el título ‘No Good Deed‘, Ryan Reynolds nos presenta el nuevo ‘teaser’ que sirve como precuela de la nueva entrega de Deadpool.

Un “adelanto” que en un principio se planteó como un juego, en el que el espectador que fuera a las salas de cine a disfrutar de la última entrega de ‘Logan‘ se confundiría pensando que la película comienza y que es Hugh el que va a aparecer, pero, ¡sorpresa!, es el estrambótico Deadpool.

Leer más

Descubre cómo ha evolucionado la ropa interior masculina

¿Alguna vez os habéis preguntado cómo ha cambiado la moda íntima masculina en los últimos años? Pues el canal de YouTube Mode, una vez más, quiere despejarnos las dudas rápidamente con otro de sus geniales vídeos de la evolución de la historia de la moda resumidos en pocos minutos. Esta vez, han querido hacer un viaje desde principios del siglo XX hasta nuestros días para demostrarnos que la ropa interior masculina ha cambiado –y mucho- en todos los sentidos.

Leer más

La revolución musical en las redes al ritmo de youtubers

El poder y la fuerza de YouTube como instrumento, herramienta y medio de comunicación de masas es incuestionable. Sus límites se ensanchan cada año por lo que es muy difícil predecir las tendencias o aquellas corrientes que van a marcarlas. Desde hace algunos años dos términos se acuñaron para cambiar la manera de crear y consumir las infinitas piezas audiovisuales que a diario se registran en la red: los youtubers y los millennials. Ambas expresiones permanecen imbricadas a un nuevo siglo en permanente cambio y evolución; el primero hace referencia al fenómeno que, en los 10 años de vida de la plataforma, ha llevado a los usuarios a crear canales donde el propio usuario es el protagonista y cuya regla básica es la creatividad; algo que parece inherente a los millenials, la generación crecida a partir de la década de los ochenta y que tiene como referencias el conjunto de experiencias sociales, políticas y culturales vividas a partir del año 2000.

Otro de los factores que han causado el crecimiento masivo de los youtubers ha venido de la mano de la tan manida crisis. Muchos de estos millenials, sin una expectativa clara de futuro, han optado por usar esa creatividad a la que hacíamos referencia para poder ganarse la vida a través de la red, en un periodo de transición en el que la pérdida identidad y calidad de los oficios de toda la vida ha conducido a este paréntesis con cierto carácter decadente por lo que se han abierto estas nuevas vías, nuevas expectativas y nuevas profesiones acordes a la mutación social acelerada en la que estamos inmersos.

Análisis aparte, existe un amplio abanico de posibilidades, censura mediante, con las que poder ganarse la vida siendo un youtuber. Ingenio, talento y, por qué no, una dosis de suerte en el azaroso juego del aquí y ahora, pueden catapultar cualquier propuesta desde el anonimato al estrellato en cuestión de clics.

Esto es lo que les ha sucedido a millares de músicos, artistas y cantantes que se han subido a este carro, de manera más o menos acertada, pero que han logrado conseguir cierta notoriedad en las redes y eso, a día de hoy, es sinónimo de dinero. Aunque nadie te asegure que puedas mantenerte en la cresta eternamente.

Silvia Johny lleva tiempo dando que hablar en las redes. Su portentosa voz lleva resonando en el metro de Nueva York desde hace unos años con sus versiones de clásicos de Aretha Franklin, Whitney Houston e incluso temas más actuales como el Stay With Me de Sam Smith, fiel a un estilo en el que su voz es la protagonista.

Un caso claro de triunfo con YouTube como trampolín es el de las Gardiners Sisters. En el lejano 2007, cuando la plataforma apenas contaba con dos años de vida, estas tres hermanas de Carolina del Norte comenzaron su andadura en las redes con vídeos caseros donde versionaban a Miley Cirus, Taylos Swift o atreviéndose con clásicos como Fly Like An Eagle de la Steve Miller Band. 9 años después su canal cuenta con más de 500.000 suscriptores, gracias a ello han conseguido cumplir su sueño publicando hasta 5 EP’s hasta la fecha.

Pero no sólo de voz viven estos youtubers. El humor es otro común denominador en la mayoría de estos vídeos, bien sea parodiando películas o a artistas como pueden burlarse de políticos mediante canciones de cosecha propia. Este es el caso de Jonathan Charles Cozart más conocido como Paint en su canal de YouTube que atesora más de tres millones y medio de suscriptores.

Lo que empezó con versiones de andar por casa de los Goo Goo Dolls, Justin Timberlake o One Republic ha terminado por transformarse en el éxito masivo de Boyce Avenue gracias a sus más de ocho millones de suscriptores y que les ha llevado a publicar sus discos de versiones en plataformas como iTunes o Spotify entre muchas otras.

Había vida antes de internet

¿Alguno de vosotros recuerda cómo se hacían los trabajos antes de que Google existiera?

La vida sin internet se nos plantea a día de hoy como uno de esos problemas del primer mundo que a veces parece dejarnos ‘desconectados’ (nunca mejor dicho), pero aunque parezca mentira, existen todavía algunos lugares donde apenas llega la cobertura móvil.

Así se encontró el artista Fra Biancoshock con este pueblecito italiano, Civitacampomarano, donde conviven unas 400 personas con una cobertura de móvil casi nula y una conexión de datos…. ¿Conexión de qué? Espera, ¿qué es eso? ¿Redes sociales? Y con esto os lo decimos todo.

9951615-minEste activista que ya puso en el punto de mira nuestro habitual activismo de sofá -quejarnos y reivindicar derechos desde el móvil mientras estamos sentados en el salón de nuestra casa-, esta vez nos trae esta vez su proyecto ‘Web 0.0’ y crea un espacio físico para las redes sociales en la vida real.

9785524-minCon sus fotos nos traslada a otros momentos de una vida que parecen ya olvidados o imposibles, cuestiona nuestras costumbres actuales; nos devuelve el romanticismo de una llamada desde una cabina telefónica o la espera de una carta a través del correo postal. Nos enseña que hay vida y recursos más allá de nuestras pantallas.

El youtuber que se sienta a sonreír 4 horas y lleva 221 vídeo

No pienses que todo está inventado en el apasionante mundo del youtuber. No todos han hecho fortuna luciendo palmito en exclusivas fiestas o parajes recónditos de la geografía, ni ofreciendo sus trucos de belleza o de cocina. También los hay que simplemente se sientan frente a una cámara, sonríen durante cuatro horas y esperan a que la fama llame a su puerta. ¡Y lo consiguen!

SmileTile

Puede parecer sencillo, pero lo de Benjamin Bennet tiene mérito. Si echamos cálculos el tío le ha dedicado más tiempo que tú a los estudios en el instituto y puede que te doble si nos ponemos quisquillosos. Este videoblogger acaba de publicar su última acción frente a la cámara, pero si crees que lo has visto todo después de ver sus otros 221 trabajos, estás muy equivocado.

Este es su último trabajo:

Es cierto que el documento gráfico tiene el mismo contenido y la duración es siempre la misma, cuatro horas, pero saber que ha (malgastado) estado así ya durante 37 días seguidos si sumamos todos sus vídeos desde que colgó el primero el 28 de julio de 2014, es envidiable la dedicación y la motivación que le empuja a levantarse cada día a continuar con su trabajo.

Vale que el resumen es el mismo: pasa cuatro horas empanado con una sonrisa de oreja a oreja mirando fijamente el objetivo de su cámara y no se mueve ni un ápice. ¡Pero cambia su ropa! Es magnífico, lo sabemos, y por eso queremos que le conozcas y aprendas a amarle como hacemos desde MalaTinta.

Llegó a echarle morro y a pedir dinero a sus fans que financiaran su trabajo. Es decir, pagar por verle sentado cuatro horas sonriendo, pero inexplicablemente no tuvo mucho éxito su propuesta y decidió continuar con su tarea por amor al arte. Arte, por cierto, que el encuadra en el género de la ‘performance’ y se excusa diciendo que, como nadie lo hacía, alguien debía hacerlo. Una lógica aplastante porque razón no le falta: “Creo que mi sonrisa refleja de mejor manera cómo me quiero dirigir al mundo que si me sentara allí sin sonreír”. De nuevo, más sabiduría.

¡Ben, de mayor quiero ser como tú!

Página 1 de 4

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén