El pasado miércoles nos despertábamos con una terrible imagen que daba la vuelta al mundo. El pequeño Aylan Kurdi era inmortalizado por la fotógrafa de Reuters, Nilufer Demir, muerto en la orilla de la isla griega de Kos. Una instantánea que reflejaba un infierno llamado Siria, del que miles de personas intentan escapar a diario, pero que ya ha dejado cerca de 120.ooo muertos.

Leer más