En 2004  el grupo japonés Drum Tao llegó al mayor festival del mundo de las artes – el Festival Fringe de Edimburgo, casi como desconocido para el público. Aun así consiguieron lo insólito: agotaron hasta la última entrada y se convirtieron en el indiscutible éxito de taquilla. Se despidieron como numero 1 en ventas a pesar de ser su primera participación. Su envidiable estreno internacional les animó a empezar sus giras mundiales.

Leer más