Uno de los privilegios que tienen quienes se dedican al cuidado o consulta de los libros antiguos es poder disfrutar de ellos. Escudriñar sus páginas es conocer de primera mano todo lo que recogen las mismas, los pensamientos y las ideas más personales del autor que las escribe.

Leer más