Etiqueta: viajes (Página 1 de 2)

La mejor vinoteca del mundo ofrece una copa por 7000 euros

7000 euros por una copa de vino. “Es el precio por zambullirse en la historia”, dice para Malatinta Thomas Cabrol, fundador y propietario junto con su esposa Anne de la vinoteca N5 en Toulouse. La botella de Madeira 1675 iba al borde de un barco que se hundió cerca de las costas holandesas en 1735. La presión y las bajas temperaturas del agua han “salvado” al vino durante más de tres siglos. Una decena de botellas fueron rescatadas en 1982 y tres de ellas salieron a subasta en 2016. El tesoro luce orgulloso en una pequeña “cámara acorazada” encima de la barra. Si alguien quiere llevársela, deberá abonar 100.000 euros, o “solo” 45.000 si se la abren en el bar. Gracias al sistema Coravin que permite extraer el vino sin abrir la botella, el Madeira también se puede pedir por copa.

Leer más

Hotel Sant Jaume: clasicismo y modernidad en pleno corazón de Mallorca

En pleno centro histórico de Palma de Mallorca, en una de las calles más antiguas de la ciudad, еntre la iglesia de Sant Jaume y el convento de Santa Magdalena, ambas obras son del siglo XV, el boutique hotel Sant Jaume es tan discreto que fácilmente puedes pasar por alto la entrada

Leer más

Irlanda inunda el mundo de verde

La Diosa Cibeles iluminada de verde igual que la Puerta de Alcalá en Madrid o la Fuente Mágica de Montjuïc en Barcelona. Más de una docena de ciudades españolas se han unido a la ola verde que celebra el 17 de marzo el día de Irlanda y su patrono San Patricio.

Leer más

Un viaje a través de la música independiente

Varias décadas de música conforman un interminable puñado de canciones, cuyos títulos emblemáticos, crean esa pequeña historia personal en cada uno de nosotros y que nos hace recorrer nuestro mundo interior, en un viaje tan particular como único y personal.

Leer más

¿Avisaste a tu madre? ‘Mom, I’m fine’

Sólo hay algo peor que no avisar a tu pareja cuando está preocupada porque ‘hayas llegado bien’, y es ‘no a avisar a tu madre de que estás bien‘ cuando sales a conocer mundo.

Jonathan Kubben Quiñonez, belga de 27 años, amante del riesgo y los viajes lo sabe perfectamente:

“Sea cual sea tu edad, si tienes una madre [latina] y eres un apasionado de la aventura, tendrás que encontrar alguna forma de hacerla saber que ‘estás bien”

A este aventurero, que dejó su trabajo y su hogar para ir a recorrer mundo, se le ocurrió una forma muy particular de avisar a su madre de que se encontraba en buen estado…

‘Mom, I’m fine’ (Mamá, estoy bien)

buzo-min

Las redes sociales y las nuevas formas de comunicación no sólo han revolucionado el amor, sino la forma de hacer llegar noticias a nuestros seres queridos cuando estamos lejos de ellos. Todo comienza cuando al llegar a Cuba, la conexión a internet es muy limitada, allí surge una gran idea que le permite avisar a su madre de que ‘está bien’ sin gastarse un dineral en llamadas internacionales.

cuba-min

Así nació @momimfine, una cuenta de Instagram que conseguiría miles de seguidores en poco tiempo.

Ser hijo de madre mexicana y padre belga le supo a poco, así que decidió saborear la cultura de algunos países más; México, Costa Rica, Cuba, Panamá y Colombia son algunos de los lugares que ya ha visitado. Comenzó publicando algunas fotos a la semana pero han aumentado debido al éxito conseguido, por ello se plantea buscar patrocinador o ayuda externa económica para seguir viajando.

No sabemos de primera mano las historias que tendrá guardadas en la recámara, pero desde luego no parece estar pasándoselo nada mal. Te recomendamos que te pienses dos veces el ver las siguientes fotos si sigues con depresión post-vacacional o estás pensando en coger carretera, manta… Y maleta.

No conforme con esto, Jonathan decide explotar su viaje al máximo y disfrutar un poquito del riesgo y la adrenalina

Las últimas fotos de ‘buscando a Jonathan’ nos cuentan que está viajando por Europa, ¿continuará el viaje de su vida?

Si queréis saber más tendréis que rebuscar en su cuenta de Instagram, porque a los redactores de Malatinta nos ha dado mucha envidia y estamos guardando el pareo en la maleta para hacernos una foto en Las Seychelles…

Cella Bar, más que un restaurante escondido en el paraíso

En MalaTinta sabemos a ciencia cierta que el paraíso se esconde en las Azores. Es por eso que siempre que tenemos un hueco en nuestras agendas hacemos las maletas y nos disponemos a descubrir alguno de sus regalos. Cada vez que cruzamos el charco -realmente solo a medias- nos topamos con uno de esos rincones que te acarician el alma por su belleza, pero en nuestro último periplo por este enclave privilegiado del Atlántico, también tuvimos la suerte de encontrar un lugar único que además estimula el paladar. Una combinación perfecta para que tus sentidos entren en un bucle de placer del que es difícil despegarse y del que, sin dudas, te acabarás enamorando para más tarde señalar en el mapa otro puerto al que acudir para visitar un amor que encima se deja querer.

Te recomendamos: [Los marineros no se dejan seducir por las sirenas de Horta]

Nos referimos al restaurante Cella Bar, situado en la costa oeste de Pico, una isla de cuyo vino seguramente dieron buena cuenta los dioses. Este local que nació de un antiguo granero que aún conserva las paredes originales de piedra volcánica. Para la ampliación, nada de más muros. Viajar a las Azores es tener línea directa con la naturaleza y, como no podía ser de otra forma, el diseño que el equipo de la firma de arquitectos portugueses FCC Arquitectura tenía preparado para el Cella Bar tenía como principal premisa fundirse con armonía con el enclave sobre el que se sustenta. Es por ello que decidieron realizar una extensión realizada a partir de madera bulbosa y que representa algo a medio camino entre el cuerpo de una ballena, animal que ha supuesto una de las principales fuentes de ingresos del pueblo azoriano, y un barril, donde se conserva el vino que consumen en todo el archipiélago y también exportan al mundo.

 

Así lo explicaban los propios responsables del proyecto que, junto al diseñador de interiores Paulo Lobo, han sido capaces de captar como si de una fotografía se tratase la esencia misma de la isla y la pasión de sus gentes. “Varias características del entorno están presentes en la arquitectura del edificio, incluyendo el contorno de la isla, las rocas, las ballenas y los barriles de vino”, así como la elección de la madera, cryptomeria, una variedad de madera del ciprés presente en el archipiélago.

Te recomendamos: [Azores se casa con el arte urbano sin perder su esencia]

Una curiosa iniciativa con la que pretendían no solo explotar económicamente un edificio que ha permanecido décadas abandonado a su suerte, sino también una forma de honrar aquellos elementos naturales que conforman las nueve islas, especialmente a Pico, a través de “un lenguaje completamente diferente, con una construcción orgánica que contrasta con el lenguaje ortogonal clásico del edificio en el que está incrustado”.

Boceto del Cella Bar

Boceto del Cella Bar

Y aunque la estructura tenga dos elementos diferenciados, en su interior existen cuatro ambientes. La planta baja del antiguo granero está reservado para recibir al público con una buena copa de vino. Decorado todo en madera y con barriles por doquier para la disposición de los clientes, cuenta con una escalera por la que se accede a la segunda planta, en la que está el salón principal del restaurante. Eso sí, no es el único salón y ni mucho menos el más solicitado. Todos quieren probar la experiencia de saciar el apetito en la ‘barriga’ de la ballena de madera, que por su decoración y su iluminación ofrecen un ambiente más íntimo en el que medir con mimo cada matiz de su amplia propuesta gastronómica y su carta de vinos. Una vez finalizado el festín, la parada obligatoria está en el cuarto espacio de este rincón: la terraza. El lugar perfecto para sentarse, admirar el horizonte y reflexionar sobre la vida y cómo dar un giro a nuestras existencias para que la paz que se siente ahí arriba nos acompañe el resto de nuestros días. Tarea difícil, pero no imposible si un día los astros se alinean a tu favor y puedes comprobar en persona que es cierto.

* Imágenes del perfil de Facebook de Cella Bar.

Las mochilas de Element que desearás este otoño

No sabemos si os habéis percatado, pero mañana damos la bienvenida al mes de octubre  y hace ya una semana que nos despedimos de una de las estaciones favoritas de muchos de vosotros. Pero como no queremos ponernos en plan agoreros, hoy os vamos a dar una razón de peso para que comencéis este nuevo mes pensando en todas las cosas buenas que trae consigo la llegada de los días fríos. Y apuntad bien, porque una de ellas será lucir el look otoñal acompañado de una de las nuevas mochilas de la colección Camp Collection de Element. Sí, porque este otoño sus mochilas serán tu gran aliado para lucir perfecto ya sea en la ciudad, como en cualquier escapada a la montaña de fin de semana. Y es que, la marca se ha inspirado en el equilibrio de la estética urbana y rural para diseñar el complemento perfecto adaptado a cualquier entorno.

Para ello, Element ha colaborado con Industrial Alchemy para realizar un total de cuatro mochilas pensadas para urbanitas aventureros. Por un lado, para el día a día, presentan la mochila The Daily, mientras que para tus viajes de fin de semana nos proponen la bolsa The Weekender, aunque si lo tuyo es lo de los deportes outdoor y el senderismo, Element lanza The Explorer y, por último, The Convertible, promete ser la más adaptable a una amplia variedad de situaciones. Además, como no podía ser de otra manera, se ha puesto especial atención en detalles técnicos perfectos para todo buen skater, como una parte inferior laminada, correas de skate ocular o embellecedores exteriores de Duraflex.

Además,  Element donará el 1% de las ventas de esta colección de bolsas y mochilas a uno de sus Element Skate Camps para ofrecer a los más jóvenes una oportunidad de acceder al mundo natural y disfrutar de todas esas experiencias que han inspirado a Element de muchas maneras.

 

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén