Etiqueta: True Detective

El icónico filtro ‘True Detective’

Más comúnmente de lo que podamos negar, los títulos de crédito son la ocasión perfecta para introducir al espectador en el contexto imaginario de lo que está a punto de visionar. El tono, el lenguaje y la ambientación del contenido en cuestión, deben estar presentes desde el primer minuto. Hay créditos que recordamos con más cariño, otros que no recordaremos nunca y otros que pasaron sin tener mucho que ver con la serie a la que encabezaban, pero es innegable que ellos son, de entrada, el primer gancho que domina y atrae a las tinieblas a esa especie cada vez menos extraterrestre comúnmente llamada “seriefilo”, cuyo especimen base típico suele posicionarse bastante a menudo acurrucado en su inexcusable noche de serie, sofá y mantita.

truedetective 1Hace cuestión de un año, fuimos testigos de uno de los mayores booms seriéfilos con el estreno de True Detective. Su intro, totalmente oscura y perturbadora se extendía, sonorizada con la canción Far from any road (The Handsome Family), a lo largo de más de un minuto y medio impasible y serena, ajena a la premura habitual con la que solemos toparnos en esta parte de cualquier producción televisiva.

Dirigida por el australiano Patrick Clair (cuyo estudio ‘Elastic’ es también responsable de títulos de crédito de Halt and cathc fire, o algunas app movil de Juego de Tronos) la intro de True Detective se convirtió en pocos días en una pieza icónica que ocupó desde conversaciones, hasta extensas entradas en internet, pasando por vídeos a modo de tutorial para conseguir los efectos de la intro o ilustraciones del fandom imitando las imágenes de la cabecera con sus propias fotografías.

Pero ¿de dónde viene esta técnica adoptada por Clair?

El autor ha confesado en varias ocasiones que su inspiración básica para esta técnica de la doble exposición viene directamente de Richard Misrach, fotógrafo americano responsable de uno de los proyectos fotográficos sobre el desierto más importantes hasta la fecha.

Ese filtro tan True Detective más acertadamente podría apodarse “filtro Misrach”, puesto que sus fotografías de la colección “Petrochemical America” y “Cancer Alley” de la Louisiana más gris, fueron la base directa para la realización de la intro de la primera temporada de la serie. Las desoladoras imágenes de Misrach son usadas en True Detective como paisajes en movimiento; paisajes que juegan un papel clave, fusionándose con los personajes y representando en gran parte la turbia psicología de estos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero Patrick Clair no solo bebe de un vaso. Aneta Ivanova, Antonio Mora y sobre todo David Maisel (quien haya visto el primer capítulo de la segunda temporada sabrá que hablamos de verdad…) son otros de los nombres que han sonado con fuerza para llevarse el pódium de esa inspiración tan depresiva que emana de True Detective por todos sus poros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2-man-ray-demain1932
Pero si nos remontamos a otros tiempos, bajo el contexto de realidad que baña True Detective resulta curioso, cuanto menos, que en su cabecera converjan este efecto de la doble exposición y el juego del color (blanco/negro o colores opuestos contrastados), características habituales de los fotógrafos surrealistas: los juegos de siluetas, de los dobles fondos o directamente de los objetos duplicados, dando paso al libre albedrío de la imaginación. ¿Casualidad?

Con el boom de la intro de True Detective, era inevitable pensar que la oleada de plagios e imitaciones llegaría en algún momento. Y no tardó. Desde Saramago (tanto en su libro –El hombre duplicado– como en la adaptación cinematográfica del mismo –Enemy-) hasta el disco «triunfito» Manuel Carrasco, pasando por un spot de BMW o por la reina del pop contemporáneo Taylor Swift; todos ellos han caído en el ‘guilty pleasure’ de copiar la estética detectivesca creada por Nic Pizzolatto y Cary Fukunaga e introducida magistralmente por el ya mencionado Patrick Clair.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La segunda temporada de la serie ya ha comenzado y es, de momento, igual de interesante y excepcionalmente realizada que la primera. Para los conservadores, diremos que su cabecera sigue la misma técnica que la de la primera temporada y sigue siendo igual de depresiva … e igual de buena. La técnica de la doble exposición adopta ahora una forma más colorista y contrastada. Abrimos debate acerca de si el tema musical escogido para esta segunda temporada es el adecuado o no. Si la cabecera de la primera temporada se tornaba gris para dejar protagonismo al tema musical, aquí los papeles se alternan y la cabecera y sus tonos rojos resaltan mucho más frente al tema de Leonard Cohen que en este contexto (el de intro), nos lo van a perdonar, aburre hasta a las piedras.

Eso sí, poco se ha hablado de la secuencia final con el tema Lera Lynn, y rompemos una lanza en su favor, porque más que una secuencia televisiva es un mismísimo videoclip. ¡Vaya!…parece que todo sigue en su sitio en True Detective. Es decir, sobresaliente de principio a fin. ¡Que siga!

La estética mística de ‘True Detective’

Estamos a tan solo un capítulo para el final de la primera temporada de la serie y tan solo habiendo emitido 7 episodios True Detective ya se ha hecho un hueco bastante grande en la mente y el corazón de todo seriéfilo amante del thriller policiaco que se precie.

Su guión, brillantemente escrito, y unas interpretaciones muy por encima de cualquier cosa vista hasta la fecha en televisión, han dado su fruto. El recientemente oscarizado Matthew McConaughey, Woody Harrelson a cargo de interpretar a Rust Cohle y Martin Hart , dos agentes venidos a menos, interrogados por los nuevos militantes del cuerpo de policía al parecer por su pasada relación con un truculento caso de asesinato. El punto de partida de True Detective es eso precisamente, el caso de un asesinato, aunque el verdadero caso sean Rust, Martin y esos 17 años que transcurren desde dicho crimen y la época en la que son interrogados.

True Detective puede recordar a otras series pasadas como Twin Peaks o la más reciente The Killing.
Es cierto que las tres son series donde se parte de un asesinato que desencadena el resto de sucesos de la trama. Sin embargo, es destacable mencionar que no es el asesinato lo que quizá hace a las tres series hermanas. Todas se basan en personajes, policías (unos más excéntricos que otros…) que investigan un caso de asesinato, pero lo que deriva de éste es bien diferente si ahondamos en la trama de cada una de las tres. Caer en la comparación por el mero asesinato en sí, sería un craso error. Por otro lado, hay algo por lo que sí podrían ser trillizas, y es por la fuerza que en ellas tiene la estética en clave de misticismo que rodea todos los hechos de la historia. Twin Peaks, la serie que presentó una nueva fórmula narrativa, con espacios y una realización mucho más cinematográficos de los vistos hasta la fecha. The killing, por su parte, hizo de Seattle el tercer personaje protagonista de la trama principal: Holder, Linden, Seattle. Y la lluvia. La inolvidable lluvia.

[photomosaic ids=»9748,9750,9747,9749″]

En True Detective, igualmente llama la atención cómo además de un guión y unas interpretaciones sobresalientes, destaca un ambiente lleno de matices, de ambientes áridos, de una oscuridad que se respira aún en la luminosidad de esos terrenos inmensos llenos de marismas y pantanos propios de Luisiana, región de dura historia, en la que se asientan geográficamente los pilares de True Detective y cuyo misticismo ya ha sido lugar de inspiración audiovisual de otras series y películas como True Blood o The Big Easy.

En cada una a su manera, pero en las tres el agua es un elemento estéticamente imprescindible. El paisaje de True Detective bien podría ser un cuadro de las marismas dibujadas por William Henry Buck, las pinturas de Debra G. Derouen, o incluso de ilustradores como Jay Maggio o Jeoffrey Bishop, por la soledad de sus elementos, más allá de los tonos que puedan adquirir.

[photomosaic ids=»9754,9753,9755″]

[photomosaic ids=»9756,9759″]

[photomosaic ids=»9757,9758,9761″]

Buscando fotos de Jay Maggio, ha aperecido ésta del conejo y el pájaro. No significa nada. Pero es curioso como ambas juegan con el simbolismo.

[photomosaic ids=»9751,9752″]

A falta del último capítulo y de saber cómo termina la primera temporada de la serie, sólo nos queda esperar y seguir leyendo las mil y una teorías que circulan por la red. Tampoco está de más echarle un vistazo a algunas páginas de ilustraciones de la serie creadas por los propios fans. ¿Lo mejor? hay de todos los estilos y colores. Algunas son, de verdad, increíbles.

[photomosaic ids=»9762,9763,9764,9765,9766,9767,9768,9769,9770,9771,9772,9773″]

‘True Detective’ la nueva apuesta de HBO

Este pasado domingo, además de entregarse los Globos de Oro ocurría otro acontecimiento importante, al menos seguro que lo fue para HBO. Y es que mientras se entregaban los premios más famosos del cine y la televisión, tenía lugar en dicha cadena el estreno de True Detective. Sabido es por todos que las audiencias son un tema bastante peliagudo … pero hasta ahora todo apunta a que será el ‘serión’ de la temporada para HBO (con permiso de Juego de tronos)

No era una noche fácil, todo hay que decirlo. Ya se sabe que las ceremonias de los Globos de Oro y de los Oscar son palabras mayores. Sin embargo, ni más ni menos que 2.3 millones de telespectadores fueron los que se quedaron con True Detective el domingo, superando al primer día de Juego de tronos (que consiguió 2.2 millones) y haciendo de este estreno el más seguido de los últimos 4 años, cuando Boardwalk Empire superaba los 4 millones de espectadores el día que su episodio piloto vio la luz.

A simple vista, True Detective no parece estar encaminada a narrar exclusivamente el caso de un asesinato. Constantes saltos temporales marcan el ritmo de la historia, que comienza en el presente con ambos policías argumentando una investigación ocurrida hace 10 años y cómo fue se desarrolló la relación entre ambos entonces.

Matthew McConaughey y Woody Harrelson son los encargados de dar vida a estos dos policías, Martin Hart y Rust Cohle. Sin embargo, dos nombres llaman la atención detrás de las cámaras: Nic Pizzolatto y Cary Fukunaga, guionista y director respectivamente.

Pizzolatto, exclusivamente conocido por ser el guionista de dos de los episodios de la magistral serie The Killing (AMC) parece que ahora se ha lanzado a la piscina con esta nueva apuesta, también policial.  Lo cierto es que tan sólo por haber escrito el maravilloso episodio final de la primera temporada de The Killing, por nuestra parte ya tiene el crédito suficiente o como mínimo, un voto (muy grande) de confianza. Por otro lado, Cary Fukunaga ha dirigido varios  títulos de entre los cuales destaca Jane Eyre, en 2011, con Mia Wasikowska, Jamie Bell y Sally Hawkins entre el reparto.

True Detective fue concebida en principio como un libro, pero Pizzolatto afirma que una vez comenzó a escribir la historia y las diferentes subtramas iban saliendo a la luz, empezó a ver que sería más inteligente llevarla a la televisión. Así, 8 capítulos serán los que conformen la primera temporada. HBO, por su parte, ha comunicado que de haber una segunda ésta estaría basada en un nuevo caso y sus protagonistas no serían los mismos.No sabemos si tendrían tanto éxito como la pareja formada por McConaughey y Cohle, ambos insuperables dando los primeros pasitos de sus personajes, aunque nos queda mucho por ver de sus respectivas historias y de la que tienen en común.

Por último, si no os entran ganas de ver la serie con esta cabecera… ¡es que algo va mal!

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén