Etiqueta: true blood

Las series con más «ambiente» de la televisión

‘Queer as Folk’ marcó un antes y un después en la comunidad LGTB. Han pasado 15 años desde que los chicos de Pittsburgh se despidieron de la audiencia. Pero Daniel Lipman, escritor y productor de la misma, confirmaba un posible Reboot en el Festival de Televisión de Austin hace unas semanas.

queerUSA

«Estamos abiertos a ello. Eso sí, dependiendo del sentido del reboot. Creo que lo interesante sería explorar cómo son nuestros personajes, ahora con 40 años, mezclándolos con una nueva generación y viendo cómo va. Por ejemplo, que pasaría con Gus, el hijo de Brian y Lisa que ahora tendría la edad de Justin, 17, si fuese gay. Qué diferente sería su visión de la vida respecto a la de su padre. Ese tipo de cosas sería lo interesante de explorar»

queerUKShowtime aún no se ha pronunciado en cuanto a la propuesta, aunque no cabe duda de que sus seguidores han sentido esa chispa de esperanza. Y hablamos de una serie que fue un hito en la pequeña pantalla, un punto de inflexión para la comunidad gay que por primera vez sentía que alguien pensaba en ellos, y también por el riesgo que asumía a la hora de narrar las aventuras y desventuras de un grupo de jóvenes (Brian, Justin, Michael, Emmett, Ted, Ben, Lindsay y Melanie) con problemas para adaptarse a un mundo hostil, abordando temas homosexuales sin censura y combinando a partes iguales el drama, el sexo y la comedia. No debe uno olvidar sin embargo que el verdadero pionero fue Russell T. Davies. Si bien su ‘Queer as Folk‘ (1999) con acento British no llegó a una tercera temporada, su contundencia fue suficiente como para captar la atención de Lipman y  de la televisión norteamericana. Ahora, prepárate para descubrir a cuatro directores que no dejan indiferente a nadie. La ocasión lo merece.

Russell T. Davies

5wyuWivfEs el responsable de romper todos los moldes con la trilogía ‘Cucumber‘, ‘Banana‘ (foto de portada) y ‘Tofu‘ (un documental) en el canal británico Channel 4. Y no hablamos de una ensalada tropical donde los pepinos y los plátanos combinan en una explosión de sabores afrodisiacos, sino de lo que el protagonista se encuentra en un supermercado.

Henry Best (Vincent Franklin) es un cuarentón cascarrabias que está pasando por esa fase tan crítica en la que toda pareja teme caer; ¡la monotonía, la falta de comunicación, la crisis sexual, la debacle! Una comedia desternillante e inteligente que nos acerca a la vida moderna como sólo sabe hacer un inglés, con elegancia.

Alan Ball

A-dos-metros-bajo-tierra-(Six-Feet-Under)19Aunque ha llovido mucho desde que Alan rodó ‘A dos metros bajo tierra‘ (HBO), es imposible no mencionarle como referente. Recordamos con añoranza a un jovencito Michael C. Hall (‘Dexter’) en el papel de David, el hombre serio, religioso y gay aún en el armario que debía encargarse de la funeraria familiar tras la muerte de su padre.

skarsgard-true-blood

¿Y qué hay de los sueños eróticos de Jason Stackhouse en ‘True Blood‘? (HBO) El fucker con cabeza de chorlito (¡y muy buen corazón!) que con sólo probar una gota de sangre vampírica, para su asombro y desconcierto, se sumergía en sueños húmedos, completamente lúbricos con el vampiro Eric, el rubio oxigenado con los años de Matusalén en cada pata (capítulo 7×02).

Y Lafayette, el personaje con más flow. Ese eyeline waterproof perfectamente delineado que ni las folclóricas (¡Faraona!), ese pañuelo a lo Celia Cruz, ese movimiento de cabeza a lo Mariah Carey. Nadie, absolutamente nadie, freía las chuletas en el bar de Sam como Lafayette. Desprendía arte por todos sus poros. Los chorretones sudorosos producto de los calores de la freidora no hacían mella en su estilismo.

Ryan Murphy

Empezó con ‘The new Normal’ (NBC) la comedia que narraba la vida de una pareja gay y la madre de alquiler que traería al mundo a su hijo. Después continuó con ‘Glee‘ (FOX), la relación entre Kurt Hummel (Chris Colfer) y Blaine Anderson (Darren Criss), así como la locura contagiosa de Brittany Pierce (Heather Morris) y Santana Lopez (Naya Rivera).

American-Horror-Story-poster-AsylumNo olvidamos la serie antológica ‘Amerian Horror Story‘ (FX) en cuya segunda temporada ‘Asylum‘ el personaje de Sarah Paulson, con motivo de su relación lésbica, queda atrapado en el diabólico manicomio bajo el yugo de la madre Jude; o el cameo de Matt Bomer en ‘Freak Show‘ (sufrió la muerte más sádica, cruel y desconcertante que existe, a manos del perturbado, maldito, niño de mamá y loco del pueblo Dandy); y por otro lado a Lady Gaga, el icono de la comunidad LGTB que participará junto a Bomer en la nueva ‘American Horror Story: Hotel‘. Y dice su director que será más sangrienta que sus antecesoras. ¿MORE? Tiembla mundo.

the-normal-heart-poster-matt-bomer-36988192-1024-1516

Murphy terminó por todo lo alto cosechando premios con ‘The normal heart‘, la película para televisión de HBO basada en la obra de teatro del mismo nombre escrita por Larry Kramer, que narra la crisis del VIH durante la década de los años 80 y de como un grupo de activistas y médicos intentaron concienciar al país para contar la verdad sobre la epidemia y recibir la ayuda que merecían, cuando el país giraba la cara hacia el lado contrario al creer que el problema no era suyo. Mención especial para Joe Mantello, Mark Ruffalo (lo borda y le damos un millón de aplausos) y para Matt Bomer, claro que sí, Globo de Oro a mejor actor de reparto. Taylor Kitsch, Jim Parsons, Jonathan Groff, Julia Roberts, Denis O’Here y Alfred Molina completan el film.

Jenji Kohan

¡Por fin! Una mujer. No hay más que ver a la susodicha, la escritora de ‘Weeds’, con sus gafas de pasta vintage, su pelo multicolor al viento, sus vestidos sacados de una película de Almodóvar y el ingenio que desprende en cada uno de sus guiones, cada cual más sorprendente, nos deja a todos sin palabras con su ‘Orange is the new black‘, el drama carcelario que narra la historia real de Piper Kerman como broche de oro final.

Sex, Drugs and… TRUE BLOOD!

Coge una coctelera y mete unos cuantos de personajes mitológicos como vampiros, hombres lobo y hadas, le añades un poco de violencia y una pizca de sexo. No, no nos hemos colado en la sección de Cocinarte, sino que estos son los ingredientes principales de una de las mejores series de culto de los últimos años: True Blood.

La serie, que empezó su andadura a finales del verano del 2008, fue la primera del director Alan Ball, después de su gran éxito Six Feet Under.  El canal americano de televisión HBO, le dio carta blanca al director para idear una serie, sin imponer temática y este, después de leer el libro Dead Until Dark, y gracias a la cita que incluía la portada “Tal vez tener un novio vampiro no es tan buena idea”, se decidió a realizar la adaptación en forma de serie de los volúmenes escritos por Charlaine Harris.

De esta forma, HBO se subió al carro de las adaptaciones vampíricas y dio el sí, quiero, sin pensárselo.

[photomosaic ids=14638,14639,14640,14641,14642,14643]

Todos los seguidores de la serie ya saben que, la temporada que se estrena el próximo domingo 22 de julio, será la última. Siete temporadas que han dado mucho de sí, desde que Billy apareció en el pequeño pueblo de Lusiana, Bon Temps.

La serie, tiene como punto de partida, la convivencia forzada entre vampiros y humanos y cuando, los primeros salen a la luz como personajes reales, desmitificándose como seres de historias de terror.

Dentro del grupo de los vampiros, hay dos bandos, los que quieren una convivencia pacífica, formando parte de la sociedad, y los que, al contrario, quieren regirse por sus normas, reglas y estamentos sociales que, durante siglos, han estado cumpliendo.

Para los vampiros más pacíficos, han creado una bebida a base de sangre artificial llamada True Blood, bebida que da nombre a la serie, calmándoles su sed de hincar colmillos a diestro y siniestro.

Mientras van transcurriendo los capítulos y las temporadas, a parte de los chupasangre, van apareciendo seres mitológicos, com licántropos, hadas y brujas, entre otros muchos, dando lugar a una serie con más tintes de telenovela que de fenómenos paranormales.

Mucho ha sido criticado el rumbo que ha tomado la serie; mientras que las dos primeras temporadas seguían los acontecimientos que recogían los libros, las siguientes fueron tomando ciertas licencias televisivas hasta llegar a la sexta y última emitida.

Algunos la han tildado de absurda y que sus altos índices de audiencia, tiene una audiencia media de cuatro millones de espectadores, se debe al morbo del sexo casi explícito que se muestra pero, en su defensa, hay que justificar que, sin el respaldo de una gran audiencia, una serie no se mantiene como lo ha estado haciendo hasta ahora True Blood y, además, creando un universo alrededor de ella.

Si algo destaca la serie, es lo que nos encontramos nada más darle al play. Su intro, es una de las mejores valoradas; con una canción interpretada por Jace Everret y titulada Bad Things, nos presentan escenas de la América más profunda, tradicional y rancia, que se puede encontrar, acompañada del country.

La cabecera, fue rodada entre Louisina, Chicago y Seattle durante cuatro días y con un equipo de producción específico que viajó de ciudad en ciudad hasta que dieron con lo que buscaban. Deléitate con una de las cabeceras mejor valoradas de la televisión actual.

Esta cabecera, mostraba los temas principales del que partía la serie: diferencias sociales, racismo y problemas arraigados en la sociedad americana en pleno siglo XXI. Con unas tramas con tintes paranormales, la serie se centraba, en sus inicios, en temas como el racismo o el poder entre clases sociales pero, mientras ha ido avanzando, han ido diluyéndose, dejando paso a mundos de fantasía, incluso a ciertos puntos de romanticismo que es lo que menos ha engatusado a los fans.

Pero si de algo se caracteriza True Blood es por la cantidad de escenas sexuales que contiene. Desde la primera temporada, se ha mostrado sin pudor los esculturales cuerpos de sus protagonistas, siendo dos de sus protagonistas masculinos, Alexander Skarsgärd y Ryan Kwanten, los más deseados tanto para el público femenino como el masculino, enzarzados en escenas sexuales que, en ocasiones, han resultado bastante grotescas. Además, no se han librado de ser motivo de burla, como ocurrió en Family Guy.

[photomosaic ids=14644,14645,14646,14647,14648,14849]

Este ha sido uno de los puntos más criticados de la serie, en su país natal, Estados Unidos ya que, han mostrado sin ningún tipo de pudor, escenas homosexuales, lésbicas e incluso, asesinatos en pleno coito en una sociedad que temen más a los cuerpos desnudos que a la violencia con armas. 

Pero, como ya hemos comentado antes, a True Blood o se la ama o se la odia y, eso, lo saben muy bien el departamento de marketing de la cadena que, ha creado un mundo alrededor de la serie. A parte de la edición en DVD, blu-ray, en edición simple, deluxe, de la deluxe puedes encontrar infinidad de productos relacionados con la serie. ¿Quieres un muñeco al estilo Pop! de los protagonistas? Pues los tienes. ¿Quieres el delantal que lleva Sookie en el Merlotte’s Bar? Todo tuyo. ¿Tienes sed de sangre? Pues puedes hacerte con un pack de seis botellines de True Blood.

Además, dentro de la expansión del universo de la serie, la compañía de videojuegos EA, lanzó una versión de uno de sus videojuegos estrellas, The Sims, con el subtitulo True Blood, donde puedes crear tu propia ciudad Bon Temps y, de la cual, ya lleva tres expansiones.

[photomosaic ids=14650,14651,14652,14653,14654,14655,14656,14658,14659,14660]

En nuestro país, la serie se emite por la plataforma de pago Canal Plus y, como es habitual en este canal, la promoción que le da a las series es digna de admirar. Hemos visto como han estado promocionando la season finale de Games Of Thrones estos días; pues esto no es nuevo. Antes del inicio de la serie, Plus, lanzó una campaña viral a través de la ya inactiva web sangrefresca.com ( ya no se encuentra operativa ) que incluía diferentes spots de la bebida de la que tomaba nombre la serie, todo aderezado con un toque de humor.

Aquí os dejamos con uno de ellos más que interesante:

Pero, volvemos a la actualidad, con las incógnitas de qué nos depara la última temporada. Según su creador, Allan Ball, una vuelta a los orígenes de la serie, con [ojo spoilers] la muerte de uno de los protagonistas principales en el primer capítulo de la temporada y con un final que no dejará indiferente a los seguidores. De esto último, su creador, es más que experto ya que, el final de su obra maestra, Six Feet Under, esta considerada entre el top 3 de los mejores finales de la historia de las series.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén