Etiqueta: teatro (Página 1 de 2)

‘Drum Tao’, los samuráis de los tambores llegan a Madrid

En 2004  el grupo japonés Drum Tao llegó al mayor festival del mundo de las artes – el Festival Fringe de Edimburgo, casi como desconocido para el público. Aun así consiguieron lo insólito: agotaron hasta la última entrada y se convirtieron en el indiscutible éxito de taquilla. Se despidieron como numero 1 en ventas a pesar de ser su primera participación. Su envidiable estreno internacional les animó a empezar sus giras mundiales. Con una cosecha de más de siete millones de espectadores en 22 países y 400 ciudades , los samuráis de los tambores vienen por primera vez a Madrid, a la Sala Roja de Los Teatros del Canal con 7 funciones del 21 al 26 de marzo.

Los protagonistas entre los instrumentos son los tambores Wadaiko con sus impactantes medidas: pueden alcanzar un diámetro de hasta 1,7 metros y los mas grandes pesan 400 kilos. Al hipnótico show entre la tradición y la modernidad el grupo añade más instrumentos como las flautas de bambú, los shamisens (instrumento típico japonés de percusión) y los platillos. No menos impresionantes son los cuerpos atléticos de los artistas, entrenados con regímenes duros comparables a los de los samuráis. Todo afinado para alcanzar una percusión explosiva y un ritmo meditativo y frenético a la vez.

La tradicional percusión japonesa Wadaiko, o también conocida como Taiko, tiene sus raíces en China y Corea. Antiguamente, el Taiko era el acompañamiento tanto para las batallas como para las fiestas. Su ritmo canalizaba toda la fuerza del duro trabajo y suplicaba a los dioses con una voz atronadora. Ahora los samuráis de los tambores de Drum Tao le dan otra vuelta para entusiasmar a un publico cada vez más internacional.

‘El holandés errante’ de Wagner desembarca en el Real

Un capitán condenado a navegar por los océanos por toda la eternidad, esperando la redención del amor puro. ¿Podrá el amor romper la maldición? Еl tráiler de la ópera ‘El holandés errante‘ de Richard Wagner que desembarca en el Teatro Real de Madrid entre el 17 de diciembre y el 3 de enero es todo un manifiesto de intenciones.

HolErrante 2399El drama romántico basado en una obra de Heinrich Heine y también en una leyenda muy popular, se adentra de lleno en emociones y conceptos como el amor, la muerte, la pasión, la pureza, la maldición. “En plena tormenta, cuando el cielo y el mar se funden y confunden en la línea del horizonte con la tierra, se abría la posibilidad de que “lo otro” interfiriera con “lo real”, cuenta el director de escena Álex Ollé (uno de los seis directores artísticos de la compañía de teatro La Fura dels Baus). Pero para esta tormenta de calibre épico Wagner se inspiró en una experiencia propia muy real, según cuenta en su biografía Mi Vida. Desde Riga y al bordo del navío Thetis huían secretamente él y su esposa Minna para escapar de sus acreedores. Alcanzarían Londres y luego seguirían hasta París en 1839. La furia del oleaje y el viento junto con la impresionante soledad de los fiordos fueron recogidos en el rugiente y turbulento paisaje sonoro.

A la hora de buscar como “modernizar” la historia romántica para que sea más verosímil hoy, director artístico, escenógrafo y diseñador de vestuario se plantearon varias preguntas: Si algo así pudiera suceder hoy, ¿dónde y cómo sería? ¿Cómo sería el infierno? ¿En qué lugar un padre sería capaz de vender a su hija por dinero? ¿Dónde la vida tiene tan poco valor que la muerte, a su lado, no es necesariamente una mala opción? Después de rastrear varias posibilidades, vieron un documental sobre el puerto de Chittagong en Bangladesh y sus dudas se disiparon enseguida. Se encontraron con uno de los lugares más contaminados del mundo, conocido como “el Infierno en la Tierra”: un cementerio naval donde grandes barcos mercantes son desguazados en parajes desérticos frente a la inmensidad del horizonte.

Para Álex Ollé la música de Wagner es “la perfecta banda sonora de una película”. La hipnótica puesta en escena de La Fura utiliza impactantes vídeos y juegos con la luz, pero el espectáculo se ha creado de una forma muy tradicional, según cuenta el escenógrafo Alfons Flores.

El personaje del holandés errante se encuentra en la delgada línea roja entre lo real y lo fantasmagórico. Condenado por el Diablo a vagar por los mares, cada siete años él llega a tierra firme para buscar su última – y única – posibilidad de salvación, el amor. Pero os avisamos, sólo funciona el amor más puro. Nada menos tendría poder contra la maldición.

“Cuando alguien a veces me dice que no entiende de ópera, le respondo que no hace falta saber nada. Lo glorioso de la música es dejarse llevar. Vivir algo que no has vivido antes. Que el compositor te lleve de la mano y que tú te dejes y disfrutes”, dice el director musical Pablo Heras-Casado.

La ópera se retransmitirá en directo y de forma gratuita para todo el mundo en Palco Digital y Facebook Live el 23 de diciembre. Habrá emisión de diferido en el canal de tv Mezzo y France Television. El día 27 de diciembre se retransmitirá en directo de Radio Clásica de RNE y en los países de la Unión Europea de Radiodifusión.

HolErrante 5112

Fotos Javier del Real

Derramar esa primera gota que lo cambie todo…

La primera gota, la difícil, es de sangre… a veces nos la arrebatan sin permiso por la fuerza, pero en otras ocasiones, alguien logra con suma habilidad que la entreguemos de forma voluntaria, plenamente conscientes, para impulsar ese cambio que lo transforme todo. Así es cómo el espectador cede su primera gota durante esta historia, desde el papel de mudo testigo de un íntimo trasvase emocional entre dos desconocidos que derraman heridas y concepciones morales ante nuestros ojos.

En un entorno frío y desapacible, dos personalidades, dos caras de la moneda quizá no tan opuestas, desgranarán, gota a gota, algunas de las miles de capas que envuelven la esencia del ser humano. Soledad, obsesión, sufrimiento, pérdida… ‘La primera gota’ habla de esa incombustible búsqueda de empatía, de la necesidad de ser comprendido, del deseo de abrir a la fuerza los ojos ajenos, de la capacidad de manipular, de la comodidad de ser manipulado…

Pero también habla de incoherencias, casualidades y transiciones personales; y, sobre todo, del cambio, expresado a través de la intensidad y los giros de guión que Aitor Gata, autor y director de esta historia– ya os hablamos de otra de sus obras, ‘Cometiendo Aciertos’– sabe plasmar con naturalidad sobre escenario.

Los actores Dion Cordoba (For) – en una interesante y destacable interpretación de un personaje con múltiples ángulos- y Asier Iturriaga (Javier) – encarnando el papel de involuntario rehén, canal de expresión del primero- cargan con gran agilidad el peso de la obra sobre sus hombros y exponen con destreza la tensión, fragilidad e incluso humor que irán definiendo poco a poco ambos personajes, dibujándose uno frente al otro, gracias a sus luchas pero también a sus encuentros.

Con una original escenografía, en plena sincronía con la intensidad de la trama, esta obra permite al espectador observar este proceso de cambio desde distintas perspectivas: en primera persona, desde la cercanía -física y emocional- con sus protagonistas, pero también mirando a través de un objetivo que permite contemplarlos desde diversos enfoques, con esa diversidad de puntos de vista con la que nos miran y miramos a los demás a diario y que permite comprobar que la realidad ofrece distintas composiciones.

“El dolor es acción. Si no haces nada, no eres nada”, así que en Malatinta te proponemos que pases a la acción, que apuestes por poner esa primera gota que lo cambie todo. Durante los miércoles de octubre, a las 20.30h, Nave 73 ofrece una interesante alternativa para todos aquellos que buscan propuestas creativas diferentes.

‘Amores Minúsculos’ o la ley del “cuando menos lo esperas”

Alfonso Casas (Foto: Lara Mazagatos)

Alfonso Casas (Foto: Lara Mazagatos)

Los ‘amores minúsculos’ son los que aparecen en nuestras vidas sin buscarlos, sin intención de dejar huella ni de enseñarnos grandes lecciones… y terminan quedándose más tiempo del que esperábamos, superando cualquier expectativa propia o ajena. Es justamente lo que ha ocurrido con la obra de teatro que Los Zurdos idearon como una aventura de dos semanas, y ha resultado ser un éxito de crítica y público un año y medio después de su estreno en Nave 74. Tras pasar por el Teatro Lara y después de cosechar innumerables alegrías igualmente inesperadas -candidatura a Mejor Espectáculo Revelación en los pasados Premios MAX– ocupa cartel estas semanas en el Teatro Nuevo Apolo, nada menos.

Tanto es el interés que provocan las inquietudes amorosas de este grupo de casi treintañeros, que los planes de la producción pasan por estrenar en Barcelona, donde transcurre la historia original, creada en formato cómic (Edicions de Ponent) por Alfonso Casas, a quien entrevistamos en Malatinta Magazine hace casi un año. El propio ilustrador nos contaba entonces que Amores Minúsculos era el trabajo que más orgullo y alegrías le había proporcionado hasta la fecha, seguramente sin imaginar que un año después las historias de Nacho, Jaime, Eva, Laura, Carlos y David seguirían provocando emociones de todo tipo en decenas de espectadores cada fin de semana.

Es probable que parte del éxito de las tres pequeñas historias que se cuentan en ‘Amores Minúsculos’ se deba precisamente a la fácil identificación que nos provoca la normalidad, la verosimilitud y las pocas pretensiones con las que sus protagonistas enfrentan sus existencias. Estos jóvenes, desde el poco lustre de sus vidas, son chicos entusiastas e ilusionados que se hacen diariamente propósitos incapaces de llevar a cabo, se engañan a sí mismos (que no a los demás) con testimonios sobre lo que sueñan para sus vidas hasta toparse por accidente con algo que se lo desmonta… (¿te suena?) Se rodean de excusas y discursos autoprotectores como el “estoy muy bien sola”, interpretando papeles prototípicos según lo que creen que el sexo opuesto (o el propio) esperan de ellos, para terminar gustando a quien menos imaginan cuando se relajan y son ellos mismos. Ávidos de respuestas en un mundo tan inseguro y diferente al de una generación criada con expectativas amorosas a base de VHS de Disney, van a descubrir por ellos mismos sus propias historias reales de amor, con mucha menos poesía, pero más verdad que las de Eric y Ariel o Bella y Bestia. Más o menos con las mismas dosis de realidad que respiran las viñetas de Alfonso Casas, cuyos exitosos golpes de sinceridad en las redes están sirviendo de un necesario contrapunto a las tazas de Mr. Wonderful.

Cartel de Amores Minúsculos

Cartel de Amores Minúsculos

A pesar de reflejar una realidad indiscutiblemente veinteañera, es palpable que el boca a boca ha convencido a todo tipo de público de acudir a las salas. La experiencia de ver en escena a los actores de ‘Amores Minúsculos’ hace comprender que sus mensajes llegan a todas las edades por igual. Las carcajadas más sonoras ante el gay intentando hacerse el machote o la contable que se pregunta quién puede querer poner lavadoras entre semana provienen inconfundiblemente de gargantas entradas en años, que empatizan perfectamente con la situación, sin necesidad de tener un perfil en Tinder.

La alternancia semanal de dos elencos consigue, precisamente, una frescura y una adrenalina que se sienten de cerca, a pesar de la majestuosidad del Nuevo Apolo. Destacan en particular el encanto arrollador de Nacho –interpretado por Pelayo Rocal, nuevo fichaje de la producción-, la tierna inseguridad del personaje de Jaime –Pablo Castañón– y la chispa histriónica de Laura –Rebeca Plaza-, sin duda, la favorita del público. La honestidad de los actores llena una producción pequeña pero intensa, en la que no hace falta más atrezzo que el que suele acompañar a esta generación en su vida real: un cuaderno, un móvil, una sudadera del Bershka, unas gafas de pasta, un táper o un croissant. Y los dibujos de Alfonso Casas.

Amores Minúsculos se representa del 22 de noviembre al 7 de diciembre en el Teatro Nuevo Apolo.

Entradas disponibles en: www.entradas.com y www.atrapalo.com

Más información en: www.amoresminusculos.com

‘Cometiendo aciertos’ en La Escalera de Jacob de Lavapiés

No hay mejor reconocimiento que el aval del público y la obra ‘Cometiendo aciertos’ está firmemente afianzada no sólo por sus inmejorables críticas sino también el éxito en taquilla en la escena madrileña ya que lleva dos años consolidándose en el circuito off de la capital. Tras pasar por Bululú 2120 y La Escalera de Jacob La Latina, ahora visita el escenario de esta sala cultural alternativa en el barrio de Lavapiés.

resumen-escalera-de-JacobLa trayectoria de una vida podría descomponerse en inolvidables instantes eternos. Momentos de cotidianidad, rutina, pasión y miedo que definen como una huella natural, a veces dulce y otras amarga, la trayectoria de nuestras relaciones y experiencias personales. ‘Cometiendo aciertos’ te invita a ser un anónimo testigo directo de seis de esos instantes.

Bajo un título que revela algunas de las claves de la obra -la propia contracción y el desafío de lo inesperado- esta obra nos ofrece una sugerente propuesta escénica que pretende llamar la atención de los intransitables caminos en los que convertimos las historias de amor hoy en día a través de una historia fragmentada.

En estas pequeñas piezas de un puzzle, en las que el espectador ejerce el relevante papel de cometiendo aciertosgenerar el nexo de unión de una trama con ruptura temporal, resuenan risas, lágrimas, conversaciones cotidianas, naturalidad y también drama. Y todo ello bajo la magia que emerge de la experiencia del microteatro en el que el espectador participa de forma directa en la intimidad de los personajes y descubre cara a cara cómo afrontan sus pasiones y rupturas, sus celos y la inestabilidad de los sentimientos.

Testigo directo de los encuentros pero también cómplice de los desencuentros, el público es protagonista esencial de esta obra dirigida por Nini Dols. Escrita y también protagonizada por Aitor Gata, junto a Oihane P. Etxebarria, Ana Mayandia, Raquel Feijoo, Jorge Millán y Gonzalo Calleja, ‘Cometiendo aciertos’ te espera ahora en ‘La Escalera de Jacob’ de Lavapiés, los domingos de septiembre y octubre a las 20.30h. Puedes reservar tu entrada en este enlace. ¡No te la pierdas!

‘Cometiendo aciertos’ en La Escalera de Jacob de La Latina

La trayectoria de una vida podría descomponerse en inolvidables instantes eternos. Momentos de cotidianidad, rutina, pasión y miedo que definen como una huella natural, a veces dulce y otras amarga, la trayectoria de nuestras relaciones y experiencias personales. ‘Cometiendo aciertos’ te invita a ser un anónimo testigo directo de seis de esos instantes.

ineriorBajo un título que revela algunas de las claves de la obra -la propia contracción y el desafío de lo inesperado- ‘Cometiendo aciertos’ nos ofrece una sugerente propuesta escénica que pretende llamar la atención de los intransitables caminos en los que convertimos las historias de amor hoy en día a través de una historia fragmentada.

En estas pequeñas piezas de un puzzle, en las que el espectador ejerce el relevante papel de generar el nexo de unión de una trama con ruptura temporal, resuenan risas, lágrimas, conversaciones cotidianas, naturalidad y también drama. Y todo ello bajo la magia que emerge de la experiencia del microteatro en el que el espectador participa de forma directa en la intimidad de los personajes y Interior 2descubre cara a cara cómo afrontan sus pasiones y rupturas, sus celos y la inestabilidad de los sentimientos.

Testigo directo de los encuentros pero también cómplice de los desencuentros, el público es protagonista esencial de esta obra dirigida por Nini Dols. Escrita y también protagonizada por Aitor Gata, junto a Oihane P. Etxebarria, Ana Mayandia, Raquel Feijoo, Jorge Millán y Gonzalo Calleja, ‘Cometiendo aciertos’ te espera en ‘La Escalera de Jacob’, anterior espacio Off de La Latina, los domingos de junio (excepto el 14) y los viernes de julio, a las 20.30h. Reserva tu entrada en este enlace.

Mauricio Colmenero, de ‘facha’ a drag queen en ‘Priscilla’

Mauricio-ColmeneroSi existe uno de los personajes de ficción más controvertidos de la televisión española ese es el interpretado por Mariano Peña, Mauricio Colmenero. Patriótico hasta la médula, xenófobo, putero y un CABRÓN –con mayúsculas–, pero siempre con mucho desparpajo. Estos calificativos bien podrían ejemplificar a una persona odiada, pero su personaje siempre ha sido uno de los más queridos por la audiencia. Pero ahora el actor, presumiblemente, cosechará una crítica similar como nueva estrella de la pluma, la lentejuela, la licra, las pestañas postizas, los pelucones y el maquillaje al extremo como protagonista de Priscilla, reina del desierto.

A partir del próximo 2 de octubre, el Teatro Nuevo Alcalá tirará la casa por la ventana. Cerca de tres millones de euros es el presupuesto con el que cuenta este musical a ritmo de temas disco en el que, además de Mariano Peña, darán rienda suelta a sus alocadas melenas multicolor Jaime Zatarain, Christian Escuredo y David Muro, que esta semana han presentado su nuevo trabajo al público con una gran expectación. Y no es para menos. El elenco está formado por 40 artistas y aparecerán en escena con cerca de 500 trajes a full color, 200 pelucas, tocados y sombreros, así como 250 zapatos y, agárrense los machos, cerca de un kilo de purpurina al mes.

1024x768_cartel-770x577

[photomosaic ids=”19297,19298,19299,19300,19301,19302,19303″]

Pero si algo destaca de su puesta en escena será el mítico autobús de nombre Priscilla, en el que viajan tres reinonas por el desierto australiano con la única intención de cumplir sus sueños y alegrando los días a aquellos con los que se cruzan. Remake a la española del musical que se estrenó en Sidney en 2006 en el West End londinense, no sólo hará bailar al público de Madrid al ritmo de divas del pop como Madonna, Tina Turner, Donna Summer o Gloria Gaynor, sino que además lo harán simultáneamente en otras partes del mundo como Seúl, Atenas y Manila, como así han anunciado en una rueda de prensa su director, Dean Bryant, los productores ejecutivos, Marcos Cámara y Juan José Rivero.

[photomosaic ids=”19304,19305,19306,19307,19308,19309,19310″]

Eso sí, este festival drag convertido en musical no sólo reposará en la capital española, sino que también viajará por distintos puntos de la geografía española “al menos durante dos temporadas más”. Y para aquellos que deseen empaparse un poco de este mundo de fantasía sobre tacones y purpurina pueden comenzar viendo desde la comodidad de sus salones la película homónima dirigida por Stephan Elliot en 1994, que se hizo con un Oscar a mejor diseño de vestuario. Y es que si algo es de subrayar además del hecho de que Mauricio Colmenero se mete a drag, es que lo hace con estilazo y buen ritmo.

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén