Etiqueta: teatro (Página 1 de 2)

‘La Verità’, danza, acrobacia y teatro onírico sombra de Dalí

Leer más

Degenera2, una obra que enseña más allá de la piel

¿Alguna vez te has preguntado qué te hace sentir mujer?

¿Alguna vez te has preguntado qué te hacer sentir hombre?

¿Alguna vez te has preguntado qué ocurriría si te sintieras amb@s, o ningun@?

El género es un constructo social, algo que se construye socialmente, más allá del cuerpo y de la mera apariencia física. Y así es como nace Degenera2 (Degenerados), una obra de teatro experimental que no deja indiferente.

Leer más

Lina Morgan hace parada en el Metro La Latina para quedarse

Este 27 de marzo se celebra el Día Mundial del Teatro, una excusa perfecta para homenajear a Lina Morgan, una de las grandes estrellas de las tablas de nuestro país que nos dejó el pasado 19 de agosto de 2015 a los 78 años tras varios años luchando contra una larga enfermedad. Su figura se ha convertido en un símbolo del teatro patrio, motivo por el cual la Comunidad de Madrid y el Teatro de La Latina han llevado a cabo un proyecto para rendir un especial tributo a su diva, a través de un original mural que a partir de este lunes ya se puede visitar en la citada parada de Metro.

Leer más

‘Drum Tao’, los samuráis de los tambores llegan a Madrid

En 2004  el grupo japonés Drum Tao llegó al mayor festival del mundo de las artes – el Festival Fringe de Edimburgo, casi como desconocido para el público. Aun así consiguieron lo insólito: agotaron hasta la última entrada y se convirtieron en el indiscutible éxito de taquilla. Se despidieron como numero 1 en ventas a pesar de ser su primera participación. Su envidiable estreno internacional les animó a empezar sus giras mundiales.

Leer más

‘El holandés errante’ de Wagner desembarca en el Real

Un capitán condenado a navegar por los océanos por toda la eternidad, esperando la redención del amor puro. ¿Podrá el amor romper la maldición? Еl tráiler de la ópera ‘El holandés errante‘ de Richard Wagner que desembarca en el Teatro Real de Madrid entre el 17 de diciembre y el 3 de enero es todo un manifiesto de intenciones.

Leer más

Derramar esa primera gota que lo cambie todo…

La primera gota, la difícil, es de sangre… a veces nos la arrebatan sin permiso por la fuerza, pero en otras ocasiones, alguien logra con suma habilidad que la entreguemos de forma voluntaria, plenamente conscientes, para impulsar ese cambio que lo transforme todo. Así es cómo el espectador cede su primera gota durante esta historia, desde el papel de mudo testigo de un íntimo trasvase emocional entre dos desconocidos que derraman heridas y concepciones morales ante nuestros ojos.

En un entorno frío y desapacible, dos personalidades, dos caras de la moneda quizá no tan opuestas, desgranarán, gota a gota, algunas de las miles de capas que envuelven la esencia del ser humano. Soledad, obsesión, sufrimiento, pérdida… ‘La primera gota’ habla de esa incombustible búsqueda de empatía, de la necesidad de ser comprendido, del deseo de abrir a la fuerza los ojos ajenos, de la capacidad de manipular, de la comodidad de ser manipulado…

Pero también habla de incoherencias, casualidades y transiciones personales; y, sobre todo, del cambio, expresado a través de la intensidad y los giros de guión que Aitor Gata, autor y director de esta historia– ya os hablamos de otra de sus obras, ‘Cometiendo Aciertos’– sabe plasmar con naturalidad sobre escenario.

Los actores Dion Cordoba (For) – en una interesante y destacable interpretación de un personaje con múltiples ángulos- y Asier Iturriaga (Javier) – encarnando el papel de involuntario rehén, canal de expresión del primero- cargan con gran agilidad el peso de la obra sobre sus hombros y exponen con destreza la tensión, fragilidad e incluso humor que irán definiendo poco a poco ambos personajes, dibujándose uno frente al otro, gracias a sus luchas pero también a sus encuentros.

Con una original escenografía, en plena sincronía con la intensidad de la trama, esta obra permite al espectador observar este proceso de cambio desde distintas perspectivas: en primera persona, desde la cercanía -física y emocional- con sus protagonistas, pero también mirando a través de un objetivo que permite contemplarlos desde diversos enfoques, con esa diversidad de puntos de vista con la que nos miran y miramos a los demás a diario y que permite comprobar que la realidad ofrece distintas composiciones.

“El dolor es acción. Si no haces nada, no eres nada”, así que en Malatinta te proponemos que pases a la acción, que apuestes por poner esa primera gota que lo cambie todo. Durante los miércoles de octubre, a las 20.30h, Nave 73 ofrece una interesante alternativa para todos aquellos que buscan propuestas creativas diferentes.

‘Amores Minúsculos’ o la ley del “cuando menos lo esperas”

Alfonso Casas (Foto: Lara Mazagatos)

Alfonso Casas (Foto: Lara Mazagatos)

Los ‘amores minúsculos’ son los que aparecen en nuestras vidas sin buscarlos, sin intención de dejar huella ni de enseñarnos grandes lecciones… y terminan quedándose más tiempo del que esperábamos, superando cualquier expectativa propia o ajena. Es justamente lo que ha ocurrido con la obra de teatro que Los Zurdos idearon como una aventura de dos semanas, y ha resultado ser un éxito de crítica y público un año y medio después de su estreno en Nave 74. Tras pasar por el Teatro Lara y después de cosechar innumerables alegrías igualmente inesperadas -candidatura a Mejor Espectáculo Revelación en los pasados Premios MAX– ocupa cartel estas semanas en el Teatro Nuevo Apolo, nada menos.

Tanto es el interés que provocan las inquietudes amorosas de este grupo de casi treintañeros, que los planes de la producción pasan por estrenar en Barcelona, donde transcurre la historia original, creada en formato cómic (Edicions de Ponent) por Alfonso Casas, a quien entrevistamos en Malatinta Magazine hace casi un año. El propio ilustrador nos contaba entonces que Amores Minúsculos era el trabajo que más orgullo y alegrías le había proporcionado hasta la fecha, seguramente sin imaginar que un año después las historias de Nacho, Jaime, Eva, Laura, Carlos y David seguirían provocando emociones de todo tipo en decenas de espectadores cada fin de semana.

Es probable que parte del éxito de las tres pequeñas historias que se cuentan en ‘Amores Minúsculos’ se deba precisamente a la fácil identificación que nos provoca la normalidad, la verosimilitud y las pocas pretensiones con las que sus protagonistas enfrentan sus existencias. Estos jóvenes, desde el poco lustre de sus vidas, son chicos entusiastas e ilusionados que se hacen diariamente propósitos incapaces de llevar a cabo, se engañan a sí mismos (que no a los demás) con testimonios sobre lo que sueñan para sus vidas hasta toparse por accidente con algo que se lo desmonta… (¿te suena?) Se rodean de excusas y discursos autoprotectores como el “estoy muy bien sola”, interpretando papeles prototípicos según lo que creen que el sexo opuesto (o el propio) esperan de ellos, para terminar gustando a quien menos imaginan cuando se relajan y son ellos mismos. Ávidos de respuestas en un mundo tan inseguro y diferente al de una generación criada con expectativas amorosas a base de VHS de Disney, van a descubrir por ellos mismos sus propias historias reales de amor, con mucha menos poesía, pero más verdad que las de Eric y Ariel o Bella y Bestia. Más o menos con las mismas dosis de realidad que respiran las viñetas de Alfonso Casas, cuyos exitosos golpes de sinceridad en las redes están sirviendo de un necesario contrapunto a las tazas de Mr. Wonderful.

Cartel de Amores Minúsculos

Cartel de Amores Minúsculos

A pesar de reflejar una realidad indiscutiblemente veinteañera, es palpable que el boca a boca ha convencido a todo tipo de público de acudir a las salas. La experiencia de ver en escena a los actores de ‘Amores Minúsculos’ hace comprender que sus mensajes llegan a todas las edades por igual. Las carcajadas más sonoras ante el gay intentando hacerse el machote o la contable que se pregunta quién puede querer poner lavadoras entre semana provienen inconfundiblemente de gargantas entradas en años, que empatizan perfectamente con la situación, sin necesidad de tener un perfil en Tinder.

La alternancia semanal de dos elencos consigue, precisamente, una frescura y una adrenalina que se sienten de cerca, a pesar de la majestuosidad del Nuevo Apolo. Destacan en particular el encanto arrollador de Nacho –interpretado por Pelayo Rocal, nuevo fichaje de la producción-, la tierna inseguridad del personaje de Jaime –Pablo Castañón– y la chispa histriónica de Laura –Rebeca Plaza-, sin duda, la favorita del público. La honestidad de los actores llena una producción pequeña pero intensa, en la que no hace falta más atrezzo que el que suele acompañar a esta generación en su vida real: un cuaderno, un móvil, una sudadera del Bershka, unas gafas de pasta, un táper o un croissant. Y los dibujos de Alfonso Casas.

Amores Minúsculos se representa del 22 de noviembre al 7 de diciembre en el Teatro Nuevo Apolo.

Entradas disponibles en: www.entradas.com y www.atrapalo.com

Más información en: www.amoresminusculos.com

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén