Durante estas semanas de calor intenso, en los países del norte y centro de Europa, han circulado varios artículos y vídeos con recomendaciones, nada más y nada menos, tomadas de los españoles. Parece ser que, en las casas de nuestros vecinos europeos, carecen de cualquier tipo de equipamiento adecuado para pasar los intensos días de calor que el verano nos está regalando. Entre esas recomendaciones llamaba especialmente la atención que se hiciera referencia a la “siesta” como uno de los remedios para hacer frente a las altas temperaturas. ¿Siesta? Será para los afortunados que pueden disfrutar de una jornada intensiva. Para el resto de los mortales la jornada laboral termina 8 o 9 horas después de haberla iniciado. Incluso más. Se nota que nuestros vecinos no terminan de comprender cómo funcionan aquí las cosas. O es que toleramos el calor mejor que ellos…

Leer más