Etiqueta: mujer (Página 1 de 3)

¿Y si el protagonista del viral de la BBC hubiera sido mujer?

Seguro que todos habéis visto el vídeo viral de Robert Kelly siendo interrumpido por sus hijos en medio de una entrevista en directo con la BBC.

¿Que no lo habéis visto? Eso lo solucionamos en un momento. No tiene desperdicio…

No vamos a entrar a debatir sobre la polémica que se ha creado en relación a los prejuicios raciales que muchos de nosotros hemos demostrado al pensar que “una niñera iba a ser despedida”… Donde la realidad es que esa mujer que aparece por detrás, ni es la niñera ni una asistenta, sino su pareja y madre de los niños. Dejando esa parte de lado, queremos enseñaros una posible realidad paralela.

Navegando por la red nos topamos con el maravilloso mundo de Internet. Él, experto en virales y memes, ha decidido dar una vuelta de tuerca a esta situación y recrear una parodia crítica, que provoca no sólo risas, sino reflexiones.

¿Qué hubiera ocurrido si el protagonista del vídeo de la BBC hubiera sido una mujer?

Infancia y transexualidad en “El bebé verde”

Roberta Marrero publica ‘El bebé verde –Infancia, Transexualidad y Héroes del Pop- donde desnuda un alma rota, víctima de una sociedad esclava de las apariencias y unas normas de convivencia heteronormativas.

Con esta obra quiere reflejar la corriente de visibilidad trans que en los últimos tiempos han permitido vislumbrar cierto halo de esperanza para una sociedad más permeable y tolerante. Pero el camino ha sido, es y seguirá siendo largo.

Muchos niños y niñas sufren bullying, acoso escolar e incluso familiar creando una capa de indefensión con la que enfrentarse al mundo por su condición sexual o simplemente por sentir que se encuentran en el cuerpo equivocado.

Ilustración de Roberta Marrero

Ilustración de Roberta Marrero

Esas crisis de identidad derivan en una disociación de la realidad que acarrea fuertes consecuencias ante el desamparo de la sociedad. El autoestima acaba hecho pedazos, pero en cierto modo, sirve como acicate para reconstruir, interiormente, un sistema dictatorial que te permite alejarte de los volubles estándares establecidos por una sociedad patriarcal basada en la imagen; la misma imagen que intentamos prostituir constantemente para encontrar el reconocimiento de los demás.

Todo ello supone un viaje para descubrir un nuevo mundo, conocer a gente que, como tú, sufre el acoso de la apariencia.

Ilustración de Roberta Marrero

Ilustración de Roberta Marrero

Esta artista, ilustradora, DJ, cantante y actriz ha querido visibilizar a través de esta autobiografía ilustrada, dicha crisis de identidad. La influencia que iconos como David Bowie, Patti Smith o Boy George han tenido en una vida donde ha tenido que estar buscando permanentemente su hueco. “Desde la infancia hasta la adolescencia vamos conociendo el mundo interior de este personaje “extraterrestre”, el bebé verde, que crece viendo negada constantemente su propia imagen, su alma, su personalidad, su yo más auténtico. ¿Cómo se sobrevive en un entorno tan hostil? No olvidando que “siempre tienes que ser tú misma, no importa el precio. Es la forma más alta de moralidad”.

Ilustración de Roberta Marrero

Ilustración de Roberta Marrero

El ‘bebé verde’, con prólogo de Virginie Despentes, es un viaje al centro de esa misma infancia incomprendida y ajena al mundo conocido. “Todos dijeron que era un niño, pero no, era una niña”.

H&M cuestiona: ¿qué significa ser una ‘dama’?

¿Qué define a una ‘dama’? ¿Te comportas como una señorita?

La nueva campaña de la colección de otoño 2016 de H&M ha creado un viral con el que invita a cuestionar o revolucionar este concepto, de la mano del hashtag #Ladylike y el dúo Lion Babe versionando el famoso tema de Tom Jones ‘She’s a lady’, pretende reformular lo que se supone que define a una dama.

Modelos y personalidades reconocidas se ofrecen para ponerle cara a este spot. Anuncio en el que la compañía trata de ‘merendarse’ los protocolos que se supone que debe cumplir una mujer para parecer una señorita de cara a la sociedad, dejando de asumir una serie de normas implícitas que parecen invisibles pero que, en tiempo real, suponen motivo de sanción y crítica cuando no son respetadas.

ladylike-min (1)Pelos en las axilas, culos grandes y con celulitis, arrugas, cero maquillaje, comportamientos “poco femeninos”; transexuales, lesbianas, heteros, etnias y colores diferentes se encargan de dar visibilidad a la ruptura de la identidad, del género y las etiquetas.

ladylikefin-min¿Qué define el género?

¿Quién tiene derecho a cuestionar si sientes como mujer u hombre?

¿Alguien tiene el poder suficiente como para clasificarte en una escala de medición?

¿Quién te define a ti como persona? ¿Quién decide si tú estás bien o mal?

ladylike3-min Hablamos de estereotipos físicos y mentales, de normas de comportamiento social. Hablamos de la manera de caminar, de la forma de comunicarse, de orientaciones sexuales y, por supuesto, de la forma de vestir. Hablamos de prejuicios que lo único que hacen es coartar la libertad personal en vez de desarrollarla.

No es la primera vez que H&M revoluciona las redes tratando de “luchar contra los estereotipos del mundo de la moda occidental” (aunque no aparezca nadie feo) y en favor del bienestar; sin embargo, nos preguntamos si realmente mantiene esa coherencia de respeto hacia ‘la persona’ en todos sus ámbitos, o si simplemente es un lavado de cara social.

Quizá otro día hablemos sobre ello pero hoy, al menos, vamos únicamente a invitarte a mirar la prenda y no la etiqueta.

¿Acaso la etiqueta no es lo primero que cortas cuándo te compras algo? Entonces, ¿por qué no hacerlo fuera de la tienda también?

15 papeles inolvidables de mujeres en el cine

Duras, resistentes, tiernas, débiles, convincentes, sensibles, independientes, vulnerables… todas las dimensiones de la mujer se han plasmado con firmeza y cada vez con mayor relevancia en el celuloide. Sin embargo, las cifras hablan por sí mismas: sólo un 30,9% de los papeles son interpretados por actrices, poco más del 23% de las películas cuentan con una protagonista femenina y, si analizamos los sectores profesionales, sólo el 7% son directoras, el 19,7% son escritoras y el 22,7% son productoras: tuvieron que pasar 87 ceremonias de los Óscars hasta que la primera realizadora obtuviera una estatuilla (Kathryn Bigelow con ‘En tierra hostil’).

Si a estos relevantes datos -del Instituto Geena Davis sobre género en los medios en 2014- añadimos que muchas de ellas son objeto de una sexualización totalmente irrelevante para la trama- expuesta dos veces más que un hombre bajo un componente sexual (ropa ajustada, desnudez, atractiva…) y que la mayoría de las actrices cuentan con salarios más bajos, sufren una ‘prejubilación’ forzosa al cumplir los cuarenta años… podemos hacernos a la idea de que aún queda mucho camino por recorrer en esto de la igualdad de género en la industria del cine.

Hoy, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer queremos no sólo poner el acento en la necesidad de seguir avanzando en este aspecto sino también realizar un más que merecidísimo reconocimiento a todas las mujeres del cine recordando algunos de los papeles más inolvidables de la historia cinematográfica. No están todas las que son pero sí son todas las que están. Sería una tarea imposible resumir en tan sólo unas líneas aquellos personajes que han marcado nuestra memoria colectiva, pero algunas de ellas son claramente ineludibles y dignas de recordar en el día de hoy.

1. Vivien Leigh (Scarlett O’Hara) ‘Lo que el viento se llevó’,1939

Si alguien grita con el puño en alto “A dios pongo por testigo…” cualquiera podría finalizar dicha promesa con la vehemencia qu merece… Muchas son las frases que han esculpido este mítico personaje de mirada pícara y espíritu luchador. Caprichosa, coqueta, calculadora y obstinada, la mujer de acento sureño imaginada por la escritora Margaret Mitchell otorgó la fama a una Vivian Leigh que alcanzaría gracias a ella relevancia mundial y su primer Óscar. Leigh revalidaría ambos méritos años después con otro de sus míticos personajes: Blanche DuBois en ‘Un tranvía llamado deseo’.

2. Bette Davis (Margo Channing) ‘Eva al desnudo’, 1950

Egoísmo, ambición y una sólida trama definen a la perfección a esta pieza de Joseph L. Mankiewicz. La inigualable Davis, tan sublime como siempre, mostró talento, ingenuidad y belleza a partes iguales. Anne Baxter compartió protagonismo con una de las actrices que dejará rotundas huellas en la historia del cine con sus más de cien películas entre las que se incluyen joyas como ‘La loba’ y ‘¿Qué fue de Baby Jane?’.

3. Audrey Hepburn (Holly Golightly) ‘Desayuno con diamantes’, 1961

Al igual que su antecesora, son muchos los papeles y los méritos humanos por los que esta actriz será recordada. Sus incontables premios Bafta, Globos de Oro…  compartieron espacio sobre la estantería con otros reconocimientos como la Medalla Presidencial de la Libertad o el Premio Humanitario Jean Hersholt por sus acciones solidarias. La dulzura y fragilidad de su rostro dieron forma a sólidas interpretaciones, pero sin duda todos la recordaremos con aquel icónico vestido que lució bajo las órdenes de Blake Edwards y su íntimo tarareo de ‘Moonriver’.

4. Diane Keaton (Annie Hall) ‘Annie Hall’, 1977

Inspirada, según cuentan, en las propias vivencias de la actriz y en la relación que Keaton y Woody Allen mantuvieron, ‘Annie Hall’ se configura como una de las míticas películas del director hollywoodiense que consiguió cuatro estatuillas a la mejor película, director, guión y actriz principal. Relaciones sentimentales, personajes neuróticos, ruptura de las habituales estructuras narrativas… esta pieza es una de las imprescindibles para todo cinéfilo.

5. Sigourney Weaver (Ellen Ripley) saga ‘Alien’, 1979

No se podría concebir ‘Alien’ sin Sigourney Weaver.  Y todo ello, a pesar de que el personaje de la teniente Ripley estuvo pensado para ser interpretado inicialmente por un varón. Gracias al acertado cambio de opinión de Ridley Scott, hoy contamos con una de las heroínas icónicas del cine de ciencia ficción que rompió romper con los habituales roles de género y que promete seguir dando guerra con una nueva entrega.

6. Whoopie Goldberg (Celie Johnson) ‘El Color Púrpura’, 1985

Sólo ella pudo ofrecer con tal naturalidad esa gigante, expresiva y tierna sonrisa que el personaje de Celie Johnson deja de reprimir cuando la vida comienza a darle un pequeño respiro en una trayectoria marcada por la intolerancia y la represión. Spielberg convenció para este papel a una Whoopie Goldberg que se sentía incapaz de realizarlo y que, según ha confesado en alguna entrevista, llegó a advertirle algo así como “si al final no lo hago bien, no te enfades, yo ya te lo he avisado”. ¿El resultado? Uno de los papeles más delicados de la historia del cine.

7. Meryl Streep (Karen Blixen) Memorias de África, 1986

Su nombre podría encabezar numerosas entradas de esta lista de reconocimientos con las innumerables mujeres memorables que a encarnado a lo largo de su carrera. ‘La decisión de Sophie’, ‘Kramer contra Kramer’, ‘Los puentes de Madison”… esta versátil maestra de la interpretación ha creado magia en cada uno de sus papeles pero siempre será recordada por interpretar a la escritora danesa narradora de historias inspiradas en tierras africanas.

8. Glenn Close (Marquesa de Merteuil) ‘Las amistades peligrosas’, 1988

“Practiqué la indiferencia y aprendí a sonreír mientras bajo la mesa me clavaba un tenedor en el dorso de la mano”. A veces basta una línea de texto para definir con exactitud toda la dimensión de un personaje. Glenn Close consigue paralizar y enamorar al espectador en cada una escenas de la cinta de Stephen Frears dedicada al amor imposible y al poder de las apariencias en la que una mujer de sólido carácter se abre camino a golpe de manipulación en un mundo dominado por los hombres.

9. Susan Sarandon y Geena Davis (Thelma y Louise) ‘Thelma y Louise’, 1991

Imposible elegir a tan sólo una de las dos. Inseparables no sólo en el título sino también en reconocimientos, tal y como ocurrió con sendas nominaciones a los Oscars, BAFTA y Globos de Oro- Davis y Sarandon marcaron un antes y un después en el cine tras meterse bajo la piel de estas dos mujeres que se embarcaron en una road movie por pura casualidad del destino y que se convirtió en todo un canto a la libertad.

10. Frances McDormand (Marge Gunderson) ‘Fargo’, 1996

La dulzura y falsa fragilidad de esta jefa de polícía de un recóndito pueblo cuya cotidianidad invernal se ve interrumpida por un curioso suceso fueron la fórmula perfecta para convertir este film de los hermanos Coen en una película de culto y, ahora, en una serie de televisión. Todos aprendimos una interesante moraleja: nunca subestimes a una mujer, y menos, a una embarazada.

11. Audrey Tautou (Amélie) ‘Amélie’, 2001

Su original estética colorista y naïf, una protagonista obsesionada con hacer felices a los demás, las calles de París engalanadas con las notas de una sublime banda sonora… la segunda película francesa más taquillera de todos los tiempos cuenta con peso relevante en la historia del cine con nombre de mujer.

12. Ellen Page (Juno) ‘Juno’, 2007

Ensalzada por crítica y público y con una interminable lista de premios otorgados a su protagonista, Juno narra la historia de una joven adolescente embarazada que se someterá a los crudos dilemas propios de la situación (adopción, aborto…) desde las líneas de un interesante guión a cargo de Diablo Cody y la dirección del entonces aún novel, Jason Reitman.

13. Noomi Rapace Lisbeth Salander, saga ‘Millelium’, 2009

De madre sueca y padre español, Rapace fue capaz de dar vida a uno de los personajes más atractivos femeninos de la literatura de las últimas décadas. Lisbeth Salander, una hacker nada convencional, fuerte y con capacidad para superar cualquier dramática dificultad en una complicada vida, se erige como una contemporánea y sugerente heroína.

14. Natalie Portman (Nina Sayers)  ‘Cisne Negro’, 2010

Danza clásica, obsesión, competencia… fluyen a ritmo psicológico en esta cinta de Darren Aranofsky en la que Portman muestra bajo las notas de Tchaikovsky sus habilidades no sólo interpretativas -que ya manifestó con firmeza en ‘Closer’  o’León, el profesional’- sino también como bailarina, aunque contó con una doble para las escenas más complicadas.

15. Las ‘mujeres Almodovar’

Muchos son los personajes inolvidables que fluyen con esa extraña mezcla de naturalidad, extravagancia y originalidad en  las películas del director manchego en cuyo universo fílmico la mujer cuenta con la vital e ineludible trascendencia que sólo Almodóvar es capaz de otorgar. Cualquiera de sus musas puede incorporarse sin pedir permiso en esta lista: Ramona de Penélope Cruz en ‘Volver’, Manuela y Agrado de Cecilia Roth y Antonia San Juan en ‘Todo sobre mi madre’ o cualquiera de los encarnados por Marisa Paredes y Carmen Maura. Bienvenidas todas ellas.

Muchos son los nombres que faltan: Jane Fonda en ‘Klute’, Gloria Swanson en ‘El crepúsculo de los dioses’, Jodie Foster en ‘El silencio de los corderos’, Marina Golbahari en ‘Osama’, Hillary Swank en ‘Million Dollar Baby’, Inma Cuesta y María León en ‘La voz dormida’… pero los nombres propios de mujer en el cine son imposibles de mencionar y reconocer en su totalidad.

Si bien durante estos últimos años estamos siendo testigos de un auge de los personajes femeninos que brillan con fuerza propia en papeles anteriormente monopolizados por los hombres- Daisy Ridley en ‘Star Wars: El despertar de la Fuerza’, Sandra Bullock en ‘Gravity’ o Charlize Theron en ‘Mad Max: Furia en la carretera’-, lo cierto es que aún  hay mucho camino por recorrer, pero lo importante, como siempre, es nunca parar y seguir caminando con paso firme.

 

‘It’s me and you’: Ropa feminista para mujeres reales

Detrás de It’s me and you se esconden Mayan Toledano y Julia Baylis, dos jóvenes diseñadores de ropa “feminista”. Y es que, bajo dibujos en forma de besos junto con su lema estrella “feminist” y mensajes como “don’t touch” o “criying in bed”, nos recuerdan la importancia de la visibilidad, el respeto y el amor.

Una foto publicada por @its_meandyou el

Entre sus productos podemos encontrar cómodas sudaderas, pins, camisetas y prendas interiores de aire naif muy girlies en colores pastel que celebran la nostalgia de ser una niña, con el objetivo de transmitir un mensaje que supere a la ropa en sí misma, a través de vídeos, instalaciones y fotografías.

Una foto publicada por @its_meandyou el

Si queréis conocer más de esta marca no os perdáis su cuenta oficial de Instagram. Allí encontraréis unas maravillosas imágenes de Petra Collins, quien captura a mujeres reales, entre las que podemos encontrar a las modelos Barbie Ferreira o Diana Vera.

Una foto publicada por @its_meandyou el

Una foto publicada por @its_meandyou el

Una foto publicada por @its_meandyou el

Una foto publicada por @its_meandyou el

‘Armas de destrucción pasiva’. La realidad de la ciudad más peligrosa del mundo para la mujer

Omar Jerez lo ha vuelto a hacer. El siempre polémico artista ha contado por segunda vez con la también artista del performance Julia Martínez para dar forma a su última intervención. Su primer trabajo conjunto ‘Il corriere della camorra, la que hace tan sólo unas semanas os hablábamos en MalaTinta, en la que desafiaban a la camorra italiana ya nos dejó con la boca abierta. Ahora, bajo el título ‘Armas de destrucción pasiva’ vuelven para denunciar las “misteriosas” desapariciones o feminicidios de Ciudad Juárez, una ciudad sin ley que parece ser invisible ante los ojos del resto del mundo.

30.000 mujeres desaparecidas desde 1970 y cerca de 500 muertes dan forma a la historia de la ciudad más peligrosa del mundo si eres mujer. Una ciudad que ve cómo poco a poco van desapareciendo sus habitantes femeninas ante el terror del resto. Madres que luchan por saber más sobre sus hijas desaparecidas y cuya respuesta son amenazas, el exilio en el paso fronterizo con Ciudad Juárez o la ejecución incluyendo a familiares directos por un sicario. Agentes del F.B.I que se han inmerso en Juárez para investigar los feminicidios, al poco tiempo han sido asesinados. Parece ser que nada se puede hacer para denunciar o poner punto y final a unos crímenes “aparentemente” misteriosos que significan una sentencia de muerte para todo aquél que se atreva a interponerse entre asesino y víctima.

Verdaderas aberraciones cometidas por hombres. Las autopsias de los cuerpos hallados determinan homicidio doloso. Cadáveres de mujeres encontrados que reflejan haber sido violadas en múltiples ocasiones, mutilación del seno extirpado a mordiscos, mechones de pelo arrancados, la mayoría de ellas estranguladas y otras muchas víctimas de un infarto por el pánico. Los feminicidas, como así se les conocen, llevan con ellos a un médico para que las reanime y así seguir violándolas hasta que finalmente mueren por un segundo infarto.

Una realidad verdaderamente espeluznante a la que se enfrentan los juarenses a diario y a la que quisieron hacer frente Omar Jerez y Julia Martínez. Para ello, llevaron a cabo dos performances en una ciudad “llena de cómplices que secuestran , asesinan, torturan y violan a mujeres con total impunidad. Adentrarse en ella es casi un suicidio, ya que indagar sobre esta oleada de muertes y esclarecer qué sucede, te convierte en sospechoso y no eres bienvenido.”, nos cuenta Omar Jerez en conversación con MalaTinta.

“Ciudad Juárez está invadida de carteles de mujeres desaparecidas. Con el tiempo, adquieren un elemento decorativo que trasforma el paisaje en rostros con la misma indiferencia que podría ser el nombre de una calle.” narra Jerez. Enfrentándose al miedo, los dos artistas crearon dos carteles ficticios en su conjunto pero con fragmentos de desaparecidas reales con distintas características. Un cartel en el que se mostraba a una chica desaparecida de corte indígena y el otro reflejaba a una chica de rasgos caucásicos. En ambos se especificaba fecha de su desaparición, color de pelo, zona en la que se la vio por última vez, número de contacto y una recompensa económica en caso de dar una pista fiable.

Pero, ¿por qué decidieron usar chicas desaparecidas con rasgos dispares?. “Tanto Julia como yo especulamos que existe un tinte racista en los feminicidios, ya que desaparecen mujeres de escasos recursos, trabajadoras de las maquiladoras, con rasgos similares y un patrón repetido en el procedimiento. Pegamos por el centro de Juárez dos carteles ficticios con rasgos de desaparecidas reales al unísono con José Luis Castillo, que es padre de la niña Esmeralda Rincón Castillo desaparecida el 19 de mayo de 2009, colocando el cartel real de su hija entremezclado con los nuestros, pero nada importaba. Da igual que coloquemos nuestros carteles ficticios o el de Esmeralda Rincón Castillo que es una desaparecida real, la indiferencia, el dedo acusador. Tener una hija desaparecida en Juárez te conlleva a ser acusado de traficante de drogas, ser torturado para que dejes de buscar a tu hija o que te entreguen un hueso cuatro años después que no corresponda a tu hija”, declaraba Jerez. Una bizarra rutina para unos padres que viven en la constante duda de qué habrá sido de su pequeña.

Aunque todo pareciera inútil, no se rindieron. Omar y Julia decidieron intentarlo una vez más. En esta ocasión, convocaron a mujeres de Juárez para que leyeran un texto ficticio, basado en testimonios reales que han sucedido anteriormente y que muchas de las madres allí reunidas había sufrido.

“Mi nombre es Marisela Fuentes, el 16 de enero seré secuestrada , me llevarán a una casa para ser violada, torturada y mutilada por 12 hombres.

Mi familia denunciará mi desaparición 24 horas después, pero les dirán que tienen que esperar 72 horas, y les dirán que lo más seguro es que me fui con mi novio o que estoy de fiesta con mis amigos. Pero la fiesta consistirá en que me torturaran hasta la muerte.

Cuatro años después, le entregarán  a mi familia un hueso diciendo que se trata de mi. ¿Cómo es posible que de 204 huesos que tiene el ser humano solo entreguen uno?”

El mismo día de la performance desapareció una chica en Ciudad Juárez y dos días después la chica apareció asesinada casi calcado al texto ficticio que leyeron mujeres en el centro de Juárez”, comenta Jerez.

Una historia de terror. Dolor. Muerte. Pero sobre todo una historia real. De sufrimiento ante la duda de si mañana serás tú o tu hija quién dirá adiós sin decirlo. ¿Puede que todo sea casualidad en Juárez? ¿Puede que todos hagan oídos sordos? De verdad, ¿importa Ciudad Juárez?.

DSC_3157

Ser mujer libre ¿tiene un precio?

Consigue un buen trabajo, sí, quizá tengas que currártelo un poco más para demostrar que eres buena, especialmente si quieres ascender, pero no importa, eso tiene más mérito. No te olvides de ser independiente, pero no demasiado, eso intimida a muchos hombres, a muchos de ellos les gusta sentir que les necesitas, que tienen que protegerte, llevar la iniciativa está bien, pero no siempre. Sé una mujer de provecho, estudia, trabaja y ten vida social. Consigue el éxito profesional sin descentrarte de tu vida personal, pero por favor ten recogidita la casa, una buena mujer debe demostrar que puede llevar un hogar y hacer comidas decentes a sus hijos el día de mañana. ¡Ah! No te olvides de ser una fiera en la oficina, pero también en la cama, aunque estés cansada, ya sabes lo que se dice “una señora en la calle y una puta en la cama”, así te aseguras de que no se va con otra, que ya sabes que hay mucha pelandrusca suelta por ahí. Sobre todo a medida que pasan los años, te están saliendo arruguitas y tu culo no es el que era. Hablando de tu culo ¿has ido a spinning tres veces esta semana? Deberías hacer algo con tu aspecto, últimamente andas un poco desarreglada, mira cómo tienes las uñas y… ¿Qué te pasa en las cejas? ¡Parece un mapache durmiendo la siesta! ¿Así cómo se van a fijar en ti? Normal que estés soltera todavía, como sigas así se te va a pasar el arroz. Tienes que ser un poco más femenina, eres demasiado dura, tienes demasiado carácter, deberías mostrarte un poco más frágil, hazte la dura, hazte de rogar, las chicas demasiado abiertas sólo gustan para un ratito…¿No te da miedo quedarte sola? ¿No sabes si quieres tener hijos? Mira a tu alrededor, la mayoría de tus amigas ya están comprometidas… ¿Cuál es el problema? ¿Qué pasa contigo? 

Hola mujer liberada del Siglo XXI, ¿te suena? Tienes –al menos en teoría- los mismos derechos que los hombres pero eso tiene un precio. Mejor deberíamos llamarte Superwoman, te hablamos a ti, la que siempre tiene que demostrar un poquito más para conseguir que se la reconozca, ya sabemos que a ti eso no te preocupa, estás acostumbrada, has asumido cómo son las cosas y puede que incluso le hayas cogido el gustillo a eso de tener que currártelo un poco más, tiene más mérito. Pero venga, dinos la verdad… ¿No estás hasta los mismísimos ovarios? Este vídeo recoge 48 cosas que las mujeres escuchan a lo largo de su vida, y los hombres no.

Es frecuente encontrar mujeres brillantes, inteligentes, fuertes, exitosas social y profesionalmente que encuentran muchas dificultades en su vida sentimental, que se minimizan como una ventana de Windows y acaban condicionando todas sus  decisiones en función de la opinión de su pareja, creando cierta dependencia emocional por miedo a intimidar a sus parejas masculinas, para evitar que estos no se sientan intimidados.

Hablamos del lenguaje, no hacemos sólo alusión a poner una arroba o poner una “x” al final de algunas palabras para referirnos a ambos sexos, sino a la importancia de cómo hablamos sobre la mujer y cómo nos contamos las cosas nosotras mismas. Nos referimos a que no tendrías por qué trabajártelo un poquito más por el mero hecho de ser mujer. Que una mujer se acueste con muchos tíos no significa que sea una puta. El principal “responsable” de una infidelidad no es la amante, sino tu pareja.

Hablamos de que no deberían enseñarnos a llevar una ropa menos sugerente para evitar ser violadas por la noche, sino que debería enseñarse a respetar a una persona independientemente del tamaño de su falda. ¿Llevar escote da derecho a un hombre a poder babear encima de tu canalillo en el metro mientras te mira con cara lasciva? “En el fondo deberías sentirte halagada”, tal vez sea eso o tal vez sea que existen halagos y “halagos”. Siguiendo esa lógica, una persona que tenga una llamativa enfermedad en la piel y lleve bañador  ¿te da derecho a señalarle por mostrarlo y no ocultarlo? Está claro que a todas las personas nos llaman más la atención unas cosas que otras, podemos estar más o menos de acuerdo con la estética de alguien pero la intencionalidad, responsabilidad o culpa que con frecuencia otorgamos a las mujeres no facilita el camino a la igualdad. Condenar el aspecto de la chica increpada en primer lugar en vez de la actuación de la persona que abusa nos atrapa en un callejón sin salida.

Sí, nos movemos en una sociedad de apariencias pero ¿no os parece que está enfocada hacia la mujer un poquito más? Contad los anuncios de ropa o cosmética orientados a lamujer y al hombre. Ese interés en retocar a la mujer para gustar, como si estuvieran creadas para “ser elegidas”¿No os huele a sumisión? Salta la alarma de la desigualdad: cuando existe una postura sumisa implica siempre otra posición dominante; el perro dominante de la jauría siempre tiene prioridad y come más que los demás. ¿De verdad existen los mismos derechos? Publicidad engañosa.

Como bien se quejan estas niñas, Nos enseñan a ser princesas y castigan a las princesas malhabladas. ¿Quieres ser una princesa? ¡Estupendo, tienes derecho y no hay problema! Pero sé princesa porque tú quieres, porque te gusta lo que ello conlleva como ya contamos anteriormente pero no porque tengas que serlo o porque se supone que es lo que la sociedad te empuja a hacer.

Si pensáis que estamos exagerando mirad las cifras de mujeres maltratadas y decidnos que eso ocurre en una sociedad en la que de verdad se respetan los derechos de la mujer, sin asumirla como objeto de propiedad. Por supuesto que no todos los hombres lo hacen, existen hombres maravillosos que respetan a la mujer al máximo, pero unas cifras tan elevadas ¿no os dan que pensar?

No vayamos a los extremos, los extremos siempre se tocan. No entendamos la idea de defender los derechos de las mujeres machacando los de los hombres, eso no es feminismo, concepto discutido y re-discutido por los siglos de los siglos. El feminismo implica tomar conciencia de las cosas del día a día en las que muchas veces pisoteamos, incluso “sin querer”, los derechos de la mujer, sometiéndola a la tiranía de una sociedad patriarcal en la que siempre ha existido una supremacía del hombre sobre la mujer no siempre fácil de aceptar.

Los hombres también escuchan muchas cosas que las mujeres no, y que no tendrían por qué escuchar, pero eso no debe ser algo con lo que justificar lo que ellas deben aguantar. Ambas situaciones son productos del mismo problema. Se trata de respetar la diferencia y superar la dicotomía hombre-mujer para poder ver más personas en vez de tetas versus penes, y eso sólo se consigue trabajando juntos.

Ser una “mujer liberada” no debería tener que pagarse, nos toca, no porque lo merezcamos, sino porque no tenemos por qué merecerlo, porque es un derecho, no por ser mujer, sino por ser persona.

La liberación tiene un precio que no debería existir y decir que un esclavo debe pagar el precio para comprar su libertad es asumir que no es libre por el mero hecho de ser.

Página 1 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén