Etiqueta: mente

El calor durante las noches de verano, el peor enemigo para el estrés

A pesar de que el presente verano no está resultando especialmente caluroso, las noches son y seguirán siendo un calvario para muchas personas que pernoctan en diversas zonas de España potencialmente ‘calientes’. El insomnio se hace patente cuando ocurre esto provocando estrés en dos de cada cinco casos tal y como informan los centros Nascia, especializados en tratamientos contra el estrés.

Leer más

Yogasmo: la mejor corrida no lleva deportivas

En Malatinta ya os dejábamos caer hace unas semanas el potencial de la mente en la diversión sexual a la hora de alcanzar el clímax pero vayamos al grano, ya que en cuestiones de sábanas, lo que más importa es el cómo. ¿Queréis conocer formas de mejorar vuestras relaciones sexuales? Si la respuesta es no, escribidnos, conocemos psicólogos que pueden ayudaros; pero si la respuesta es sí, sacad las palomitas y sobre todo, las ganas de pasarlo bien.

Seguramente la mayoría de vosotros/as tiene el típico amigo/a quizás algo más místico o espiritual que la media, practicante de yoga con regularidad, asiduo al té y las infusiones en vez de tanta farmacia para curar malestares. ¿Alguna vez le habéis preguntado si ha experimentado algún orgasmo mientras practicaba yoga (fundamentalmente en el caso de las féminas)?

¿Qué pasaría si os contáramos que un grupo de 40 mujeres casadas volvió a recordar lo que eran los fuegos artificiales en la cama además de sentir mayor deseo, excitación, lubricación y orgasmos (75%), mejorar su digestión y el estado de ánimo, después de practicar diariamente durante 3 meses unas 22 poses de yoga? Casi podemos escuchar las risitas y los comentarios incrédulos desde aquí, pero esto no es magia como el anuncio del Herbal Essences, sino un estudio publicado en ‘The Journal of Sexual Medicine’ que dice que la práctica regular de yoga puede mejorar la vida sexual de la mujer, en parte por la mejora de la tonificación muscular de la pelvis y abdomen.

Con un poco de miedo a que nuestras clases de yoga se inunden de personas y necesitemos semáforos para organizar las esterillas en el suelo, queremos hablaros de cómo el yoga y el yogasmo (yoga + orgasmo) puede facilitaros la escalera el séptimo cielo.

Se dice, se comenta, que la práctica hace que líbido y deseo se incrementan considerablemente, el placer durante los encuentros sexuales no hace más que aumentar; se genera también un agudo aumento en testosterona -hormona asociada con el deseo sexual tanto en hombres como mujeres-. Científicos checos han mostrado cómo algunas de las poses del yoga generan picos en la actividad de las ondas cerebrales similares a los que ocurren en personas enamoradas.

El yoga ayuda a ejercitar la musculatura que interviene a la hora de alcanzar el orgasmo, surge de ahí el ‘yogasmo’, una versión picante del yoga centrada en estimular las zonas más relacionadas con el éxtasis sexual cuyo objetivo es trabajar los músculos que rigen los órganos sexuales, con el fin de estimularlos y hacerlos más fuertes.

Aunque no se pregone porque da un poco de vergüenza sentir un orgasmo en plena clase de yoga rodeada de personas y sentirte como el eyaculador precoz de American Pie, no es poco frecuente que esto ocurra, especialmente a las mujeres y en ciertas posiciones. Por un lado, la contracción de los músculos involucrados en el ejercicio puede ayudar a provocar el orgasmo, y por el otro, el estado de la mente en blanco contribuye; y és ésa es una de las claves, ya que una de las cosas que aprendemos a hacer en yoga es precisamente ‘desconectar’: olvidarte de los problemas de goteras con la maruja del quinto, la foto que acaba de subir tu ex con un ligue nuevo en Instagram, el estrés del trabajo y el tirano de tu jefe, la discusión que acabas de tener con tu pareja…

Curiosamente, el orgasmo activa la misma parte del cerebro que el dolor: la corteza cingulada anterior y la ínsula; el placer comienza con una desconexión del cerebro, ya que los impulsos nerviosos que se generan a través del roce de la piel o la estimulación del cuerpo pueden correr libremente hacia los centros de placer en el cerebro y disparar un orgasmo solo en el caso de que la amígdala esté desactivada, centro del temor y la ansiedad de este órgano, principalmente en el caso de la mujer  según la doctora Louann Brizendine.

Si no me encuentro seguro/a con mi pareja o estoy pendiente de todo lo que me queda por hacer al día siguiente, si no soy capaz de encontrar ese confort interno, puedo boicotearme a mí mismo/a; si no sé cómo callar a mi cabeza resultará mucho más complicado apagar el botón de la amígdala que permite que me relaje, excitarme al máximo y conseguir una fuerte erección o disfrutar como Sharon Stone en Instinto Básico, por ejemplo.

La mente es uno de los órganos más poderosos en cuestiones de sexo y más cuando hablamos de disfrutar o tener orgasmos: ayuda a intensificar el placer y alargarlo. La buena noticia es que igual que la mente influye en el estado de tu cuerpo, ocurre lo mismo al revés: tu cuerpo puede influir en el estado de tu mente, el deporte hace que el cuerpo esté más preparado por dentro y por fuera, y el yoga en particular, es uno de los nominados al Oscar en este campo. En cualquier caso, la mejora sexual es sólo uno de los múltiples motivos por los que prácticar esta técnica -y estilo de vida- ancestral.

El origen del yoga se relaciona con el culto al sexo, entendiéndose como un culto a la energía entre lo que destaca la intensificación y potenciación de la energía sexual, pero para ajustarse a la moral imperante de principios del siglo XX, los fundadores del yoga moderno en Occidente trabajaron para remover ‘el estigma tántrico’ y buscaron ‘sanitizar la disciplina’ para su aceptación.

Os animamos a que probéis el yoga -de la mano de un profesor para evitar lesiones- y, en particular, estas posturas o asanas que son los los sexejercicios más estimulantes: la Cobra, el Triángulo, la Torsión Media Espina, la Postura del Gato, el Barco (Navasana), la Mariposa, la Cuna, el Puente, el Ángulo Abierto (Upavistha Konasana), la Postura del Águila (Garudasana), Diosa Dormida (Baddha Konasana), la Guirnalda o Malasaña, entre otras.

Si no os gusta, ¿qué es lo peor que podría pasar? ¿Que se os ponga el culillo un poco más duro?

Mindfulness o cómo alcanzar el bienestar que necesitas

Seguramente llevas toda la semana trabajando, estudiando…sumergido en un ritmo a veces vertiginoso. Es posible que te veas incapaz de desconectar de la rutina. Y como no das más de ti, puede que trates de recuperar el tiempo que te falta en un fin de semana. Casi con toda seguridad podríamos decir que el lunes llegas otra vez más cansado de lo que ya estabas ¿puede ser? Ha llegado el momento de hacer un stop y  probar esta nueva técnica para conseguir bienestar con mayúsculas.

Bienestar entendido en su concepto más amplio. Y no, no nos referimos únicamente al cuerpo, miremos un poco más allá hasta llegar al lugar que más paz necesita: tu mente.

Print

Hablamos de mindfulness o más sencillo: atención plena. En pocas palabras: vivir el presente y prestar atención al momento exacto en el que estamos, con interés y sin juzgar. Ser conscientes de dónde estamos y dejar de lado la irrealidad que a veces se cuela en nuestra mente.

El mindfulness lleva alrededor de 30 años creciendo en Estados Unidos y poco a poco las empresas, las escuelas y universidades están implantando esta técnica. Los resultados son muy positivos: mayor rendimiento de los empleados, menor frustración entre los trabajadores y niños que mejoran su atención frente a los estudios. Estos últimos años se está implantando en nuestro país y creciendo progresivamente.

¿Cómo se practica el mindfulness?

Monica Esgueva, experta en mindfulness y coaching, recomienda que primero aprendamos  las técnicas con algún profesor bien formado y después lo practiquemos solos.

mindfulness_3La clave es la constancia: por ejemplo ejercitándolo unos veinte minutos al día. Poco a poco conseguirás ese estado de relajación que necesitas. En dos meses te resultará más sencillo enfrentarte a situaciones que antes te provocaban estrés. Habrás adquirido las herramientas necesarias para no desestabilizarte. Hay varias formas de practicar la atención plena, según la experta debemos entrenar sentados y con los ojos cerrados, pero también durante nuestras actividades cotidianas: “comer conscientemente, caminar atento a cada paso y a lo que nos rodea, practicar la escucha activa y evitar el multitasking continuo”. Debemos recordar que no somos ordenadores multitarea, nuestro cerebro un funciona así. Segmentemos: terminemos una acción y comencemos con la siguiente.

Pongamos en práctica la atención plena con el ejemplo de “comer conscientemente”: en el momento del desayuno concéntrate en lo que estás haciendo. No prestes atención al exterior. Estás sólo tú y tu café, tostadas o lo que vayas a tomar. Tienes que notar el tacto de los alimentos, el olor, cerrar los ojos y sentir. Después ya comenzarás tu desayuno, pero saboreándolo de verdad. Si lo pruebas vas a notar una diferencia abismal con respecto al resto de tus desayunos de esta semana. Y es que cada día estamos más automatizados y no reparamos en determinadas acciones. De esta manera vas a conseguir por un lado, estar más relajado  y por otro, una serie de beneficios más allá de lo que puedes imaginarte.

Beneficios de la atención plena

En palabras de la experta, el mindfulness nos ayuda tanto en el plano físico como emocional: “conseguimos no ser una víctima del estrés, evitando la vulnerabilidad de nuestro sistema inmunológico (que puede conllevar dolores musculares, trastornos digestivos y gastrointestinales, colon irritable y un largo etc.). También influye positivamente en la capacidad de regular las emociones dañinas, en la capacidad de concentración y atención, lo cual tiene un impacto directo sobre nuestra efectividad y rendimiento”

mindfulness_6

Mejorar el estado de personas que sufren depresión es otra de las “virtudes” del mindfulness. La explicación de Mónica Esgueva parece sencilla, pero recalca que no es magia y debe ejercitarse: “debemos estar en el presente sin quedar atrapados en rumiar pensamientos del pasado infinitamente y dejando de lado las preocupaciones y los escenarios catastrofistas de posible futuros”.

¿Dónde acudir?

Si vas a iniciarte en la atención plena, en Madrid hay centros especializados para practicarlo en grupo, y aprender a ejercitarlo correctamente, por ejemplo en Habitar el tiempoMeditare Espacio Holístico. Lugares donde podemos comenzar a trabajar nuestra atención en grupo y de la mano de un guía.

mindfulness_2Sentirnos bien con nosotros, y no sólo emocionalmente, aplicándolo a todas las facetas de nuestra vida. Mejorar como personas, en nuestros trabajos o en nuestras relaciones. Obtener resultados reales y reducir el estrés diario. La atención plena nos enseña a tomarnos la vida de otra manera, mirar los acontecimientos con perspectiva y poder tomar la decisión de no anclarte en tus pensamientos o sentimientos. Pero para llegar a este estado de relajación y “cero estrés” es necesario practicarlo a diario.

Todo esto nos ofrece el mindfulness. Porque el cuerpo y la mente deben vivir más conectados y con este ritmo es difícil conseguir la plenitud de nuestra atención. Esta técnica llega para repetirnos una y otra vez que vivamos el momento: ¡Carpe Diem! 

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén