Etiqueta: Marc Jacobs

La de Marc Jacobs y otras 6 orgías y juegos de alcoba

Marc Jacobs (Instagram)

Marc Jacobs (Instagram)

Mientras que algunos tratamos de perfeccionar la técnica del misionero, muchos otros se ven tan sobrados en estos derroteros que se atreven incluso a invitar a sus juegos de alcoba a una multitud. Se considera orgía cuando participan en el acto más de tres individuos, por lo que es fácil considerar que lo que hizo el diseñador Marc Jacobs el pasado fin de semana en su apartamento de Nueva York se acerca más a una manifestación con final feliz, ya que se contaron hasta 10 varones en faena.

Eso sí, aunque ahora le toque a él aguantar el chaparrón de las críticas -además de la envidia de muchos otros-, el modisto no ha sido la primera celebrity en montarse una bacanal como plan alternativo a una noche de sábado de cine y pizza. Veamos algunos de los casos más sonados que han ruborizado a los más castos…

Miley Cyrus

Miley Cyrus

Miley Cyrus

Miley Cyrus ha sabido romper con rotundidad con su pasado de modosita en la piel de Hannah Montana, para montárselo a lo grande viviendo la vida loca. Eso sí, tampoco se queja de que sus noches de pasión desenfrenada estén en boca de todos y mucho menos trata de ocultar su coqueteo con lo prohibido. Su pasado cumpleaños se celebró entre juguetes sexuales, una horda de strippers, un toro mecánico con forma de pene y una única prohibición: cohibirse. Obviamente, la fiesta fue un éxito.

Rihanna

Lovely-Rihanna-Wallpaper-rihanna-27194336-1280-800

La diva de Barbados no sabía qué hacer con su dinero, ya que estaba cansada de gastarlo en joyas y artículos de lujo. Decidió crear una habitación en su casa dedicada exclusivamente al sexo y a la práctica sadomasoquista, una inversión que le ha dado mucho juego, pero también disgustos. Hace dos años se filtró una imagen suya completamente desnuda teniendo sexo en plena orgía. En su defensa, no se encontraba en esta habitación, sino en un yate. Algo que tiene mucho más glamour, claro está.

Justin Bieber

tenpvtn9styuon3som6vvogfjkxcofz9hobgcnhf9eyyk7nbbbj4nb3zhwwrcdxa

Él tiene un máster en la materia. No le han pillado una, ni dos, ni tres… (me canso de contar, no sé como aguanta Justin el ritmo). El cantante tiene por costumbre celebrar un concierto glorioso en buena compañía y cuantos más mejor. En 2013 una de las prostitutas que recibió invitación a una de sus fiestas se olvidó de la clausula de confidencialidad y lo cascó todo. Pero todo. Según dice había un equipo de profesionales sólo para él. Lo mismo que sucedió meses después en Río de Janeiro, cuando la ‘comitiva del sexo’ fue vista entrando en su hotel. Hay muchas más.

Pamela Anderson

La actriz estadounidense Pamela Anderson promociona la nueva colección 2011 de la firma Bonita de Mas. La actriz estadounidense Pamela Anderson promociona la nueva coleccin 2011 de la firma Bonita de Mas.

Pamela Anderson no se avergüenza de su pasado, pero cuando uno se lo ha pasado tan bien como ella es difícil renegar de lo vivido. De hecho, presume de haber compartido lecho con multitud de personas en grupo en sus años como conejita de ‘Playboy’ en la mítica mansión de Hugh Hefner. Y como las palabras se las lleva el viento, también ha contado con pelos y señales sus años locos en un libro ‘How to make love a porn star’ en las que aparecen nombres como Bruce Willis (por haber intentado participar), Nicolas Cage (por ser rechazado por su mal aliento) o Marilyn Manson (por tener las puertas abiertas a estas fiestas).

Hugh Hefner

hugh-hefner

El dueño del imperio ‘Playboy’ ha sido acusado de infinidad de cosas, pero de tonto no. En su famosa mansión se celebraban las fiestas más desenfrenadas del mundo y conocido es que las invitadas pasaban un proceso de selección y no precisamente curricular. Jil Spauldin, una de sus exconejitas, se ha ido de la lengua (una vez más) asegurando que el magnate se llevaba una “comisión carnal por cada chica que acudía a sus veladas” y que siempre cuenta con un elenco de chicas dispuestas a ponerse a su servicio cuando la viagra comienza a hacer efecto.

Melanie Griffith

Melanie Griffith

La exmujer de Antonio Banderas también ha sabido saborear las mieles del sexo en grupo, tal y como ella ha narrado en su libro autobiográfico, donde explica su afán por excluir siempre ¿caras? nuevas a sus orgías. Una de las invitadas fue la actriz Tatum O’Neal, que años más tarde confesaría que en las fiestas de alcoba de Melanie Griffith no se escatimaba nunca en personal y drogas.

Kidult, el enemigo de las grandes marcas de moda

Kidult

Kidult

Si hay alguien que tiene la guerra firmada con el mundo de las grandes marcas de moda, sin duda, es el graffitero Kidult. Un activista encapuchado oculto tras un pasamontañas con el dibujo de una calavera que utiliza el graffiti como su personal medio de crítica al capitalismo, boicoteando los escaparates de las grandes firmas a nivel mundial. Por supuesto, cada vez que lo hace, los medios de todo el mundo se hacen eco de sus “gamberradas” o, como el las llama, de su ‘poesía urbana’. Y este mes, el graffitero ha vuelto a hacer de las suyas. Ha sido en la tienda parisina del barrio de Le Marais de A.P.C., cuando aparecía una gran pintada roja sobre toda la tienda en la que se leía “Niggas”. Al otro lado de la tienda, también se podía leer la definición del término que, como ya sabéis, tiene grandes tintes racistas. La razón no era otra que criticar a la marca por usar dicha palabra en el desfile de la colección masculina presentada el pasado mes de Enero. Concretamente, el diseñador de la colección mostró durante el desfile una pancarta en la que se ponía “Los últimos niggas de París” y, más tarde, este se excusó diciendo que los looks presentados eran una combinación de los guettos y la famosa película El último tango en París. Aunque, evidentemente, muchos no lo vieron de esa forma y dicho acto le costó perder alguna de sus colaboraciones, como la que tenía con la marca de botas Timberland.

Pero esta es sólo la última víctima de una larga lista de enemigos de este parisino con residencia en Nueva York. Las fachadas de las tiendas de Marc Jacobs, Celine, Maison Martin Margiela, Kenzo, Christian Louboutin o Chanel, son algunos ejemplos de sus sabotajes más sonados. Desde el año 2012, este particular vándalo graffitero ha dejado sus reivindicaciones en multitud de tiendas de todo el mundo. Y es que, una de las mayores obsesiones de Kidult es la defensa del graffiti como una expresión callejera. De hecho, en muchos de los videos publicados por él mismo, aboga por la prohibición del graffiti para eliminar esa visión cool que le han dado las grandes marcas con un único fin comercial y tomarlo simplemente como un medio de protesta. Esta fue la razón principal del ataque a la marca Kenzo, cuando en la campaña de la fragancia Flower Tag  una modelo pintaba un muro con un spray. Como no podía ser de otra manera, Kidult no tardó en actuar saboteando en una sola noche varias tiendas de la marca en París con la palabra TAG . «Si les gusta el graffiti, sencillamente les doy lo que más les gusta», afirmaba el graffitero. Algo parecido ocurrió con Maison Martin Margiela, cuando pocos días después de lanzar su colaboración con H&M, la sede belga de la famosa casa de moda despertó con un corazón gigante con la palabra “Love” y la frase “OUR MISERY NOT YOURS”, al lado. “Todas estas tiendas han usado el graffiti como herramienta comercial para sacar más dinero y ser cool sin saber nada sobre la cultura” decía sobre sus actos. Chanel es otro de sus blancos favoritos y el pasado año Kidult decoró una de sus vitrinas como si anunciara «rebajas para el día de la crisis» con descuentos del 50 y el 70%,  ironizando los elevados precios en plena crisis mundial.

Aunque sin duda, el duelo que tuvo con Marc Jacobs se lleva la palma. Todo empezó en mayo del 2012, cuando Kidult atacó la tienda de Marc Jacobs situada en el Soho de Nueva York poniendo en grandes letras la palabra “ART”. Jacobs, ni corto ni perezoso, hizo una foto a la fachada, la estampó en una camiseta con el titulo “Art by Art Jacobs” y la empezó a vender por el módico precio de 686 dólares. Por su lado, Kidult hizó su versión de la camiseta titulada  “Not Art by Kidult” por 6,89 Euros en la tienda online del graffitero. Un año después, el artista volvió a actuar en la tienda de París poniendo en letras verdes el número 686 y más tarde posteando en su página de Facebook “680? 689… 689?! Por cuánto vas a vender esto? #kidultarmyparis”. La respuesta fue de 430 dólares y, además, imágenes del staff vistiendo las nuevas gorras 686 publicadas en las redes oficiales de la firma.»La reapropiación del graffiti por estas marcas me lleva a luchar por devolvérnoslo. En el fondo de este conflicto yace la brutal oposición entre dos visiones diferentes; la comercial y la libre y reivindicativa que yo defiendo», añadía en una manifiesto en su web.

Aunque no sólo los escaparates son sus víctimas, también los logos y campañas de las firmas son satirizados por Kidult, estampándolos en camisetas, pegatinas, carteles o a través de sus videos. Aunque claro, luego esta la parte que afirma que este artista solo busca la fama a través de sus actos para también hacer caja con ellos. Sea como fuere, este graffitero sabe como enfadar a las marcas con su extintor de pintura.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén