Etiqueta: lifestyle (Page 1 of 3)

Ideas eficaces que nunca tuviste en cuenta para hacer nuevas amistades

Hacer nuevos amigos cuando una persona es joven es un estado casi natural que va surgiendo a medida que vamos quemando etapas de nuestra vida. Pero cuando se llega a una edad adulta, la situación cambia y por lo general no nos volvemos tan sociables

Leer más

Septum: historia (y milagros) del piercing fetiche de los hipster

Septum puede ser una palabreja para aquellos que no estén familiarizados con el mundo piercing. Por ello, explicamos que se refiere al pendiente que se sitúa en la zona nasal, aunque este término viene del latín -septo-, refiriéndose al cartílago que divide la fosa nasal. Eso sí, pese a lo que se crea popularmente, el septum se realiza en una pequeña porción de piel sensible justo al finalizar el tabique nasal.

Leer más

El estilo de Lewis Hamilton es igual que una caja fuerte: de difícil combinación

Lewis Hamilton es un hortera. Ya está, ya lo hemos dicho. Alguien debía plantarse y sincerarse al respecto. Como amigos íntimos -casi como hermanos- del piloto de Fórmula 1, no podíamos guardarnos este secreto a voces que tanto se comenta por los mentideros del cuore y pocos se atreven a confesar.

Leer más

La mejor vinoteca del mundo ofrece una copa por 7000 euros

7000 euros por una copa de vino. “Es el precio por zambullirse en la historia”, dice para Malatinta Thomas Cabrol, fundador y propietario junto con su esposa Anne de la vinoteca N5 en Toulouse. La botella de Madeira 1675 iba al borde de un barco que se hundió cerca de las costas holandesas en 1735. La presión y las bajas temperaturas del agua han “salvado” al vino durante más de tres siglos. Una decena de botellas fueron rescatadas en 1982 y tres de ellas salieron a subasta en 2016. El tesoro luce orgulloso en una pequeña “cámara acorazada” encima de la barra. Si alguien quiere llevársela, deberá abonar 100.000 euros, o “solo” 45.000 si se la abren en el bar. Gracias al sistema Coravin que permite extraer el vino sin abrir la botella, el Madeira también se puede pedir por copa.

Leer más

La verdad oculta: ¿Qué realidad esconden las redes?

Instagram. ¿Qué coño le pasa a la gente con Instagram? Sí, en serio. Está bien eso de subir fotos y tal, pero vamos a ver… No sé vosotros, pero yo encuentro perfiles tremendamente ego particulares -con muuuchos seguidores-.

Leer más

¿Y si el protagonista del viral de la BBC hubiera sido mujer?

Seguro que todos habéis visto el vídeo viral de Robert Kelly siendo interrumpido por sus hijos en medio de una entrevista en directo con la BBC.

¿Que no lo habéis visto? Eso lo solucionamos en un momento. No tiene desperdicio…

Leer más

9 razones que demuestran que eres un viejo a los 30 años

Ponte en situación. Se inventa la máquina del tiempo y tienes la oportunidad de decirle a tu ‘yo’ pasado cómo te sientan ahora las pocas fiestas que te pegas. Eso de dos días de resaca y uno culpándote por haber aceptado salir a quemar la noche y que te apetecen más planes culturales, cenas románticas o estar en casa bajo la mantita viendo una peli que una buena juerga. Seguro que tu jovencísimo yo se ríe de ti en tu cara, si está en plenas facultades físicas y mentales por esos excesos que de joven te divertían y de mayor son tu peor pesadilla. Pero, ¿qué pasa cuando cumplimos los 30 años?

Seguro que los que ya han rebasado esta barrera exageran, porque a dos semanas de festejar mis 30 primaveras no noto nada distinto y mis amigos siguen pegándose esas fiestas míticas hasta bien entrada la madrugada. Lo sé, porque me lo cuentan al día siguiente o lo veo en las redes sociales. Aun así, vamos a recopilar lo que sucede en nuestras vidas cuando nos convertimos en treintañeros y la fiesta ya no se nos da tan bien como antes:

1. Para ti, el concepto de salir de fiesta cambia. Antes era emborracharte hasta perder el conocimiento y cazar todas las presas que se atrevan a cruzarse por tu camino. Ahora, sales a cenar de tranquis con tus amigos y te crees que eres una criatura nocturna. Llega la hora de salir del restaurante y tu opción principal es regresar al hogar, pero a veces cedes por el qué dirán.

2. Haces un gran esfuerzo por llegar a la segunda copa después de una cena con amigos.

3. Si antes lo dabas todo en la tarima hasta que los miembros de seguridad del local decidían que el espectáculo que ofrecías no era apto para todos los públicos, ahora cuidas tu preciada copa desde la barra. Desde el tendido se ven mejor los toros…

4. Eso si no te duermes entre canción y canción…

5. Antes quedar con tus amigos era tan simple como bajar arreglado al punto de encuentro habitual y esperar a que el resto llegue. Ahora una quedada de amigos está más planificada que el calendario electoral. Se necesita un Google Calendar para cuadrar a todo el mundo y, aun así, sabes que siempre habrá bajas de última hora con la excusa de un dolor fantasma.

6. Miras a la juventud con desprecio. Te da igual qué hacen exactamente, si beben sin control, se pasan de graciosos o ligan demasiado… tu visión ha cambiado y todo te escandaliza, a pesar de que hace no tantos años tu eras uno más y los que hoy tienen 40 te miraban igual de mal a ti. En el Rey León lo llamaban el ciclo de la vida, aquí simplemente envidia de la lozanía juvenil.

7. Ahorras pasta. Esto viene unido a lo explicado antes, dado que dos copas son tu límite. A pesar de que nuestro paladar se vuelve más exigente y preferimos marcas reconocidas, cambias calidad por cantidad. No importa, la resaca está a la vuelta de la esquina de igual modo. De joven te tomabas brebajes misteriosos de líquido verde con una masa extraña con forma de cerebro, ahora te decantas por un gin tonic con mistura para parecer más sofisticado. ¡Trampa!

8. Si eres de los pocos que tienes ganas de salir de fiesta a pesar de tener ya más de 30, tranquilo, el plan termina igual para los fiestero y los no fiesteros a esta edad: en casa. Por mucha fiesta que tu cuerpo pida, tus amigos poco a poco irán marchándose con la excusa de que al día siguiente hay que ir a comer a casa de los suegros o a comprar a Ikea menaje del hogar.

9. Tu look también cambia. Enseñar chicha ya no es la máxima de un vestido, ahora prefieres mostrar con moderación y dotar a tu estilo de esa elegancia que nunca te ha caracterizado.

Page 1 of 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén