Etiqueta: identidad

¿Quién eres? Viaja a través de tu ADN

¿Qué cosas nos separan? ¿Cuáles nos unen?

¿Qué hace que algunas personas crean ser mejores que otras basándose en el lugar de origen o crianza?

En defensa de una raza o una nación muchos pueblos han sido perseguidos y masacrados en diferentes momentos de la historia; otros pueblos, por parecer insignificantes o prescindibles (¿para quién?) han sido ignorados y abandonados a su suerte en el peor de los momentos.

No es necesario mirar décadas atrás para darse cuenta de que esto sigue ocurriendo en la actualidad; sin  embargo, es curioso cómo, los motivos y las personas que propician una guerra, suelen ser bien distintos de los motivos y las personas que se juegan la vida en ellas, sin ir más lejos.

Nos preguntamos cuánto de fuerte debe ser el sentimiento de identidad o pertenencia que se puede generar en algunas personas en relación a su país de origen para juzgar, o incluso matar en honor del propio. A sabiendas de que se trata de una cuestión multicausal, nos visitan dos preguntas: ¿de dónde nace el sentimiento de superioridad? ¿De dónde nace el patriotismo?

Los creadores de este vídeo se lo preguntaron no sólo a ellos mismos, sino a 67 personas que decidieron participar en el siguiente experimento, y descubrieron algo fascinante que cambió sus vidas ¿Te atreverías a preguntar quién eres realmente?

Este vídeo es una campaña publicitaria lanzada por Momondo, un buscador de vuelos que nace con la intención de “hacer del mundo un lugar más abierto”, y su propuesta no nos parece un sinsentido; un viaje a través del ADN con el fin de descubrir nuestros orígenes, es capaz de desarmar algunos estereotipos o prejuicios. En términos de multiculturalidad, las barreras lingüísticas no son siempre las más difíciles de superar.

“No habría extremismo si la gente conociera su herencia histórica”, dice una de las participantes. “De algún modo todos podríamos ser primos, en el sentido extenso de la palabra”, sentencia uno de los genetistas, “pero en un sentido más concreto, tú tienes un primo en esta sala”, le revela a la joven kurda. Imagina que esa persona a la que estás juzgando por sus raíces o su apariencia pudiera ser, de hecho, tu familia -literalmente hablando-.

texto 3 o portada-minSi miramos el mundo que nos rodea y ampliamos el zoom, veremos un sinfín de conflictos en múltiples lugares del planeta, muchos de ellos, alimentados por motivos raciales o nacionalistas, al menos a pie de calle, ya que los motivos de las ‘altas esferas’ suelen ser bien diferentes, escondiéndose tras luchas de poder o argumentos políticos y económicos.

Este experimento invita a la reflexión, buscando más similitudes que diferencias entre las personas, independientemente del lugar en el que hayamos nacido. A pesar de ciertas diferencias culturales, nuestras necesidades físicas y emocionales no son tan diferentes.

Todos tenemos sueños y frustraciones, todos sufrimos cuando experimentamos la pérdida de un ser querido, buscamos ser amados y reconocidos por las personas de nuestro alrededor, sentir que formamos parte de algo, proteger a nuestro allegados. Todos somos humanos.

texto1-min

Un viaje a través del ADN permite acortar distancias, pero a veces sólo hace falta mirar a los ojos de la persona que tienes delante para poder conectar, para darte cuenta de que no estamos tan lejos unos de otros.

Del lugar del que nacen nuestras diferencias, nacen también nuestras similitudes. Y no hablamos sólo del ADN, sino del corazón.

texto2-min

Cuando los monstruos enseñan los valores a la sociedad

A todos nos encanta desde bien pequeños mancharnos las manos de cera, pero cuando eso se convierte en tu profesión, mola. Color, creatividad y un importante compromiso con los valores que damos a los más pequeños definen la obra de nuestra artista de este mes, Olga de Dios. Una ilustradora todoterreno que desde el principio tuvo claro lo que quería: contar historias que ayudaran a otros a entender mejor al mundo y la sociedad. Un trabajo que gracias a su estilo infantil consigue conectar de una manera sencilla con esas niñas y niños que demandan algo más que una pizarra digital en sus aulas.

Un estilo único e inconfundible y un compromiso con la educación y la diversidad, dan rienda suelta a los personajes con el sello Olga de Dios que, aunque puedan parecer “monstruosos“, en el fondo, son más que adorables. Por esto y por mucho más, hoy, MalaTinta habla con Olga de Dios.

¿Quién es Olga de Dios?

Soy una mujer de 35 años que vive con su novia en el madrileño barrio de Lavapiés.

¿Recuerdas cuando cogiste un lápiz por primera vez?

No tengo el recuerdo de una primera vez, pero sí recuerdo que desde muy joven, dibujar era algo que me apasionaba y a lo que dedicaba mucho tiempo.

En 2013 ganaste el Premio ‘Apila Primera Impresión’. Haciendo recuento de tu vida profesional y personal, desde ese momento, ¿qué dirías que te aportó conseguirlo?

A nivel profesional el Premio Apila significó para mí la oportunidad de iniciar mi carrera como autora de libros para la infancia. Personalmente ese premio supuso un empujón para lanzarme al vacío y arriesgar por lo que más me gustaba.

Trazos divertidos y colores llamativos dan vida a tu particular imaginario de monstruos, animales y personajes con vida y personalidad propia, ¿Qué te aporta la ilustración infantil en tu trabajo? ¿Por qué decidiste dirigir tu obra en esa línea?

A nivel creativo llevaba tiempo dibujando y creando personajes monstruosos, a nivel personal me surgió la inquietud de generar más referentes. Sentí que era necesario crear nuevas obras para acompañar a la infancia que ofrecieran referentes que yo no encontré de niña. Me apeteció tratar la diversidad desde puntos de vista optimistas, eso lo combiné con mis personajes y el resultado fue Monstruo Rosa, mi primera obra.

Ilustración perteneciente a la obra Monstruo Rosa de Olga de Dios editada por Apila Ediciones, 2013.

Ilustración perteneciente a la obra Monstruo Rosa de Olga de Dios editada por Apila Ediciones, 2013.

¿Piensas que en el mundo del arte, la ilustración es la gran desconocida?

Yo personalmente opino que en nuestro país las disciplinas artísticas están bastante desconsideradas. Hay poco respeto y valoración por el trabajo artístico, tanto a nivel social, económico como académico.

En España, después de ver mis libros, mucha gente me preguntan: ¿ y a qué te dedicas? Sobreentienden que crear libros no es un trabajo.

Dentro del mundo del arte considero que la ilustración va mejorando su posición, aunque sea lentamente. En nuestro país empieza a haber más museos y exposiciones sobre ilustración, en publicidad y en redes sociales cada vez encontramos más ilustración, en las escuelas de arte es una disciplina muy demandada, en las escuelas públicas hay muchas más solicitudes que plazas disponibles para estudiar ilustración. Además, en España se celebran cada vez más exposiciones, ferias y festivales dedicados a la ilustración. Lo que echo en falta es más apoyo institucional a este tipo de iniciativas que son las que generan conciencia, cultura y harían valorar más la profesión en el futuro.

¿Qué hay de ti en cada uno de tus personajes?

Mucho, mi trabajo es bastante visceral. Siento lo que hago como parte de mí y cuando creo un personaje me imagino siempre lo que piensan, lo que sienten y lo que le gustaría decir y hacer. Suena un poco paranoico, pero muchas veces hablo con mis dibujos y me río con ellos.

Ilustraciones pertenecientes a la serie 'Museo de CeraS' de Olga de Dios, 2014.

Ilustraciones pertenecientes a la serie ‘Museo de CeraS’ de Olga de Dios, 2014.

Desde 2014 tu trabajo se ha dedicado casi exclusivamente a la creación literaria, ¿piensas que se puede vivir de contar historias?

Pienso que cualquier persona debería poder vivir dignamente de su trabajo, siempre que este no perjudique a los demás.

En el caso del sector literario es bastante complicado vivir de crear libros, el porcentaje de beneficio que se destina a las autoras y autores es ínfimo. Creo que la industria del libro necesita reestructurarse, adaptarse a los nuevos medios y valorar más a quienes crean el “producto”.

En un momento en el que el Estado destina 72.5 millones de euros menos a becas y ayudas al estudio y el gasto en libros se reduce casi a la mitad en 4 años, ¿piensas que la situación puede mejorar o la cultura es la gran olvidada?

Creo que tenemos que mejorar muchas cosas, entre otras la conciencia y valoración social por la cultura. Pero es un poco la pescadilla que se muerde la cola. Si no se invierte en educación difícilmente se valorará la cultura, ni se generará capacidad crítica en las siguientes generaciones. En el último año he visitado bastantes colegios públicos presentando mi trabajo y mi profesión a niñas y niños de infantil, he conocido a muchas educadoras y educadores que me han manifestado las dificultades a las que se enfrentan cada día en su trabajo fruto del recorte presupuestario y la falta de medios. Es vergonzoso.

Este año decidiste publicar tu trabajo bajo la licencia Creative Commons, ¿qué te llevó a dar este paso?

Mi último libro ‘Pájaro Amarillo’ lo hice para trasmitir a la infancia lo valores positivos del movimiento de cultura libre y decidí empezar a publicar con licencia cc.

Pretendo diferenciar así claramente mi obra de su explotación comercial. Si te interesa leer mi libro puedes descargarlo libremente en mi página web, si te interesa comprar una edición impresa en papel con tapa dura puedes hacerlo a través de la editorial o las librerías.

Otro de los motivos que me lleva a ceder libremente mi obra es facilitar el trabajo a profesionales de la educación a la hora de compartirlos y trabajar con ellos en sus clases. En mis visitas a colegios muchas educadoras me contaban que ellas habían puesto de su biblioteca personal libros para las aulas, decidí que poniendo a su disposición una versión libre en pdf facilitaba esta labor. Muchas aulas paradójicamente disponen de pizarras digitales pero no de presupuesto para comprar libros.

Permitir la obra derivada de mi trabajo fue motivado por las  familias que requieren de adaptaciones de los libros para que sus peques puedan disfrutarlos y que el mercado comercial pocas veces tiene en consideración.

Por ejemplo, una adaptación a pictogramas de uno de mis cuentos es algo que surgió espontáneamente con mi primer libro ‘Monstruo Rosa’, una familia decidió adaptarlo a pictogramas para su peque con autismo y compartirlo en Internet para que otras familias lo disfrutaran, eso es una obra derivada y este tipo de licencias lo contemplan.

‘Monstruo Rosa’, ‘Pájaro Amarillo’, ‘Buscar’ y así, una infinidad de publicaciones que ya han visto la luz con la marca Olga de Dios. Trabajos que han conseguido enseñar valores como el respeto, la diversidad o el cuidado del planeta a los más pequeños ¿piensas que todos los artistas tienen un compromiso con la sociedad?

Yo creo que cualquier ser humano debería sentir un compromiso con su entorno y ser responsable. Cualquier persona se puede convertir en un agente de cambio en su entorno, a la escala que sea.  En el caso del arte entre otras cosas lo considero una herramienta de comunicación muy potente y útil para trasmitir valores críticos de cambio y mejora de nuestra sociedad. Creo que tenemos muchos ejemplos de artistas contemporáneos que trabajan en esa línea y llegan a mucha gente.

Libros publicados Olga de Dios

¿Qué queda de esa Olga de Dios que se manchaba las manos con las temperas?

Yo siento que en esencia soy la misma persona que era de niña. Hago las mismas cosas que son básicamente dibujar e inventar historias. Solo que, ahora, gracias a la educación recibida y a mi dedicación he podido profesionalizar mi trabajo y llegar a más gente.

Para terminar la entrevista nos encantaría saber ¿qué te traes entre manos?

Hago varias cosas al mismo tiempo, compagino siempre el trabajo en mi próximo libro con otras actividades de ilustración. Este año estoy ilustrando los programas de actividades infantiles de La Casa Encendida, el próximo saldrá en septiembre. También colaboro con mis colegas de la Escuela de Arte Diez en proyectos colectivos, acabamos de terminar de ilustrar un calendario solidario y estamos ideando una nueva publicación colectiva.

colectiva.

Yonca y la lucha de la propia identidad

Impactantes, bellas, pero a la vez intrigantes, con estos adjetivos podríamos definir el trabajo de la fotógrafa que os presentamos hoy. Desde Estambul nos llega Yonca Karakas, una fotógrafa “peculiar”, cuya obsesión por la definición de “identidad” y su denominación de “antisocial” han dado vida a su más que interesante trabajo. Colores pastel y su “belleza” creppy conforman su mundo en el que los sueños se hacen protagonistas.

Porque nos encanta la peculiaridad, la belleza rara y, sobre todo, los colores pastel, hoy, MalaTinta habla con Yonca Karakas.

¿Quién es Yonca?

Yonca es la hija pequeña de una familia de siete hijos. Soñadora y muy emocional. Venir de una familia numerosa me ha ayudado a entender a la gente de mil maneras distintas. Siete personas totalmente distintas  y siete maneras de pensar. Al ser tantos me he sentido arropada en cada momento de mi vida, por lo que nunca he sentido la necesidad de tener amigos.

'BAŞLANGIÇ' - Yonca Karakas

‘BAŞLANGIÇ’ – Yonca Karakas

Cuando estaba en secundaria soñaba con ser ingeniera genética, ya que me apasionaba la idea de la clonación que, durante ésa época no para de sonar por todos lados, pero al poco se me pasó. Me di cuenta que para tener esa profesión había que estudiar muchísimo, así que me olvidé. Tras olvidarme de la genética, llegué a la escuela de cine. Creo que el cine es un regalo enorme, es como un universo alternativo, el cual podemos experimentar, por lo que por todas estas razones dirigí mis estudios superiores a la fotografía y al cine, cuando me quise dar cuenta ya estaba disparando mi cámara sin parar.

Al principio, me aburría bastante, pero me di cuenta que la fotografía me permitía reflejar mi propia fantasía y ficción, por lo que comencé a hacerlo. Siempre elijo la localización, diseño, ropa, pelo, maquillaje que llevarán los modelos en el shooting, sino lo hago siento que no tengo el control y por lo tanto que el trabajo no me pertenece. Mis sesiones están basadas en mis sueños, mi vida diaria…Soy de esa clase de personas que la sociedad denomina “antisociales”, ya que no bebo, no fumo y rápidamente me aburro cuando salgo por ahí con mis amigos. Eso sí, siempre veo instantáneas en todos los lugares a los que voy. Normalmente me encuentro a mi misma mirando a extraños y cambiándoles en mi mente su pelo y poniéndoles multitud de objetos encima (risas), es un trabajo realmente ¡¡agotador!!. Mi familia siempre me dice que soy como Vicky de la serie de dibujos animados Vicky el vikingo; por que me paseo sola diciendo ¡¡Tengo una idea!!.

Si alguien te preguntada sobre tu trabajo, ¿cómo lo definirías?

Creepy characters” en colores pastel. A pesar de parecer estar en paz, se encuentran en entornos muy perturbadores. Luces brillantes. pieles blancas, mejillas sonrosadas y ambientes muy suaves caracterizan mi obra, ayudando a dar signos de paz. Sin embargo, si los miras con más detenimiento, te puedes dar cuenta de que los personajes no mantienen ningún tipo de contacto visual con nosotros, no sonríen, no tienen ninguna similitud con ninguna persona que podamos conocer. Generalmente me encuentro con éste tipo de comentarios escritos por los usuarios de la red en mis fotografías.

¿Piensas que la gente hoy en día está más interesada en la fotografía que años atrás?

Sin lugar a dudas, sí. En cada momento compartimos con nuestros seguidores de la red lo que comemos, lo que llevamos puesto, donde trabajamos, etc…mostrando que esto nos hace más felices.Una enorme tontería que nos genera satisfacción y que nos sirve como una herramienta totalmente hedonista. Al final, Huxley tenía razón, no necesitamos un hermano mayor, por ahora…

Tu trabajo está lleno de misterios y rodeado por un ambiente de colores pastel, ¿cómo afrontas un proyecto?

Cuando planeo una sesión de fotos, nunca pienso en lo que voy a hacer o qué debería hacer o qué tema debería elegir, simplemente suelo improvisarlo todo sobre la marcha. Por ejemplo una simple, pero excitante escena de mis sueños, una palabra que me llega a la mente de alguien a la que se la escuché o una idea de mi sobrina. Creo al cien por cien, en que el arte no debe basarse en los tópicos sociales o en la propia responsabilidad con la sociedad, sino en la manera de declararte tú mismo.

Gehinnom – Molec´s Home’, ‘King of Heaven and Golden Generation’ tienen un mismo nexo, ése extraño personaje que aparece como un álter ego, ¿quién es?  

‘Gehinnom – Molec´s Home’, ‘Kingdom of Heaven’ son series que realicé una tras otra, puede entenderse que son trabajos muy parecidos, pero sus nombres (cielo e infierno) responden la pregunta. Si fuera un altera ego, te aseguro que no sería el mío. Sin ninguna identidad es la definición perfecta para éste personaje. Generalmente pienso que nuestras identidades nos limitan. Sin embargo, me gustaría anunciarlo como “me gusta el color de éste artista” ésta frase está creada para sentirnos que pertenecemos a algún lugar, supongo. Ése sitio al que pertenecemos y nos hace sentir seguros, sin miedos.

Por todas estas razones, el tener una identidad y que nos reconozcan por tal nos hace sentirnos con temor, con miedo. Actualmente estoy trabajando en el tema de la “no identidad”. Un tema que puede sonar, quizás, oscuro y realmente me asusta el tema, pero de alguna otra manera me siento más libre y feliz…es como pensar en la NADA.

¿Qué piensas que te aporta el uso de la comida en tus fotografías?

Buena pregunta, la verdad, es que nunca me lo he planteado antes, creo que a partir de ahora voy a tener que encontrar una respuesta.

¿Crees que es importante conectar con los modelos cuando realizas una sesión o, por el contrario, les marcas cada una de las cosas que deben hacer?

La conexión entre modelo-fotógrafo, por supuesto, es muy importante para el resultado final. Cuando digo “conexión”, no me refiero a tener que hablar con ellos durante horas, sino intentar conocerles, ya que decirles lo que deben sentir es prácticamente imposible.

S H A B B A T S H A L O M - Yonca Karakas

S H A B B A T S H A L O M – Yonca Karakas

Si a cada paso que diera sonara una canción, ¿qué sonaría?

Pienso que una de Röyksopp

¿Algún proyecto en mente?

Por el momento no tengo un proyecto definitivo, sino muchas pequeñas ideas, pero que aún no he conseguido terminar. Cuando sienta que están preparados, entonces estarán preparados.

¿Te veremos algún día por España?

No lo sé, pero me interesa mucho España. La mayoría de las preguntas y likes de mis redes sociales provienen de los españoles, además, la mayoría de mis fotografías las publican medios españoles, por lo que siento una enorme energía que no debo descuidar.

'BAŞLANGIÇ' - Yonca Karakas

‘BAŞLANGIÇ’ – Yonca Karakas

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén