La vida no sería lo mismo sin los emojis. Sin duda, estos pequeños dibujitos han cambiado la forma en cómo nos comunicamos. Porque si antes queríamos poner algo así como “¡mierda!”, ahora podemos ahorrarnos la palabra y poner un refinado excremento marrón con ojos y una gran sonrisa. Y eso, es más elegante y mucho más expresivo. La gitana bailonga, los monitos vergonzosos o las mil y una caras amarillas son una nueva forma de expresarnos hacia el mundo gracias a su incuestionable capacidad de transmitir información de forma rápida y sintética. Y es que, para que os hagáis una idea, según la empresa Swyft Media, uno de cada siete mensajes que circulan por redes sociales incluye un emoticono e incluso el prestigioso Diccionario Oxford decidió por primera vez en 2015 que la palabra del año fuera el emoticono Face with tears of joy, vamos, lo que viene siendo la carita que llora de la risa del Whatsapp. Y aunque los emoticonos tienen ya tienen unos cuantos añitos, ha sido ahora, con la llegada del whatsapp y la mensajería instantánea cuando estos se han convertido en un verdadero medio de comunicación universal.

Leer más