Meterse en un papel es un trabajo muy duro para cualquier actor. Conocer hasta el más mínimo detalle del personaje, sentir como si te encontrases en su piel, pensar como él y, en casos extremos, modificar tu cuerpo al extremo para encajar a la perfección en lo que el director espera de un profesional de la interpretación.

Leer más