Etiqueta: estrés

5 situaciones que pueden provocarte estrés y estropear tus vacaciones

Las vacaciones son el momento más esperado del año para desconectar y descansar, o al menos ese es el objetivo que tienen en mente prácticamente todas las personas que iniciarán este verano su período vacacional. Pero aunque la desconexión sea el principal objetivo, existen algunas situaciones empeñadas en estropear la relajación y amenazan esa tranquilidad con la aparición del estrés.

Leer más

5 consejos para desconectar el móvil y disfrutar de tus vacaciones

Cada vez dedicamos más tiempo al móvil y de una manera más descontrolada. De hecho, prestamos tanta atención a estos dispositivos que ya existe una definición cuando se convierte en adicción: nomofobia, miedo irracional a no tener cerca nuestros ‘smartphones‘. Un problema que afecta a nuestra vida social, personal y profesional y que podríamos evitar haciendo un uso responsable de nuestros dispositivos. 

Leer más

Tu vida y tu tiempo son… ¿Tuyos?

Madruga, prepara el desayuno, arréglate en condiciones, no te olvides de la crema (ya tienes una edad). ¡Corre! Llegas tarde y hay atasco. Da lo mejor de ti en el trabajo, no flaquees ni un segundo, tienes que estar a la altura y dar la talla. Cuando salgas del trabajo vete a hacer alguna actividad: gimnasio lunes y miércoles, los martes pintura. Los jueves tocan cañas con los compañeros. Da igual que estés agotad@ un poco cansad@, es importante cultivar la mente, el cuerpo y la vida social.

Viernes 14.30h de la tarde, sales de la oficina. Vete a casa, come, siesta rápida (si te da tiempo), y otra vez corriendo para no llegar tarde al curso ese al que te apuntaste hace dos meses para seguir mejorando profesionalmente. Además esta noche tienes una cita, por fin has conseguido quedar con esa persona que te tiene la cabeza loca… ¡Ponte guap@ y prepara tu mejor sonrisa, que tienes que darlo todo! El sábado levántate, recoge la casa y haz la compra, no has tenido tiempo en toda la semana y tienes la nevera vacía. Pero no te duermas en los laureles, luego tienes esa comida de amigos que habíais planeado hace dos semanas, ¡y pinta que se va a liar la cosa!

Por supuesto no te olvides de la familia, ¡la familia es importante! Comes con ellos el domingo, y no, no importa si te quieres quedar en la cama durmiendo un rato más y tocarte las narices en casa o hacer lo que te dé la gana : hay que cumplir. A última hora, después de preparar ‘tuppers’ para toda la semana (hay que cuidar la alimentación), puedes leer o ver esa película de culto de la que todo el mundo habla últimamente.

Añade un trasbordo de metro a mitad del día y una carrera extra si necesitas tener dos trabajos porque en uno te pagan poco. Multiplica todo esto por dos si tienes un hijo y reduce la atención hacia ti mismo en un cincuenta por ciento.

texto estrés-minY ya si eso, si te da tiempo, párate, coge aire, respira. Y si te queda energía o neuronas para algo, decide lo que es realmente importante para ti y en qué quieres invertir TU tiempo. Piensa y haz lo que realmente te apetece hacer (a ti) con TU vida. ¿O no era así?

¿Luego nos preguntamos por qué tenemos estrés? Lo raro es que no suframos un infarto a los 35. Nos sentimos obligados a cumplir con todo y  con todos, menos con nosotros mismos. Al final va a resultar que nuestra vida es de todos, menos nuestra.

Ha llegado el momento de empezar a ocuparnos de nosotros y de nuestros objetivos. Ha llegado la hora de dedicarnos el tiempo que queremos, el que merecemos. ¿O acaso sólo se merecen nuestro tiempo los demás?

texto estrés2-min

Disimula y elimina ojeras y bolsas

Guapos, feos, altos, bajos, delgados, menos delgados… pero todos tenemos ojeras. Sí, algunos más marcadas que otros, pero es un rasgo que la mayoría de nosotros tenemos siempre o, sino es siempre, muchos días del año.

mujer-con-ojeras

Algunas de las razones por las que nos aparecen las ojeras y las bolsas son: la falta de sueño, estrés, genética, alcohol, tabaco, abuso del sol… por lo que, para tratar de reducirlas, podemos comenzar por intentar dormir al menos 7 horas diarias y cuidar mucho nuestra exposición al sol y, siempre que estemos expuestos al sol asegurarnos de ponernos crema con una alta protección.

31

En segundo lugar, llevar una dieta sana y equilibrada y mantenerse bien hidratado, esto es beber al menos dos litros de agua diarios, son dos de los principales pasos para que no nos aparezcan bolsas.

Por otro lado, existen algunos remedios caseros que te contamos a continuación:

  1. Manzanilla: Prepara una infusión con dos bolsitas de manzanilla, cuando esta esté fría empapa dos algodones y aplica sobre los párpados y las bolsas de tus ojos unos 10-15 minutos mientras estás relajada en el sofá. Al quitarlos verás que tendrás un aspecto más descansado en tus ojos.9-tips-que-te-ayudarán-a-pasar-mejor-los-días-de-tu-menstruación-3
  2. Pepino: Seguro que esto del pepino ya lo habéis escuchado o leído alguna vez. Corta dos rodajas gruesas de pepino y colócalas en tus párpados durante 10 minutos. Es importante que el pepino haya estado en la nevera al menos una hora antes de ponértelo.  Debido a sus propiedades refrescantes te ayudará a descongestionar la zona de los ojos, ¡notarás el resultado enseguida!
  3. Hielo: Depende de si aguantas esta temperatura pero el resultado nunca falla. Coloca un hielo en cada párpado durante cinco minutos. El frío estimula la circulación, por lo que conseguirás desinflamar esta zona, haciendo desaparecer el aspecto cansado de tus ojos. Un consejo para aguantar mejor el frío es envolver el hielo en un paño.
  4. hielo-cubo-todo-frio (1)Limón: Funciona muy bien para aclarar las ojeras, si quieres lo puedes incluir en cualquiera de los trucos anteriores.el-limon-es-bueno-para-el-reflujo-gastrico-o-erge
  5. Fresas: Machacamos cuatro fresas bien frías, ayudándonos con un poco de agua hasta obtener una crema homogénea. Colocamos sobre los párpados cerrados y dejamos actuar durante media hora y luego aclaramos con abundante agua fría.

Otros consejos para tratar de disminuirlas y acabar con ellas son:

–          Lavarse la cara por las mañanas con agua fría. ¡Además esto te ayudará a despertarte!

lavas-la-cara-con-vinagre

–          Realizar ejercicio a primera hora. El ejercicio matutino acelera la eliminación de líquidos, por lo que mejora el aspecto de las bolsas.

Running

–          Cena ligera y sin sal. A la hora de cenar trata de hacerte una cena a base de verduras al vapor y sin abusar de la sal ya que esta solo te ayudará a retener líquidos, es decir, aumentará tus bolsas.

3473_agridulce_1319187184

–          Dormir con la cabeza más alta que el cuerpo. Esto hace que la retención de líquidos se acumule menos en la zona facial, por lo que dormir con uno o dos almohadones te ayudará a despertar con mejor cara.

–          Aplicarse una crema específica para esta zona mañana y noche. Es importantísimo meter esta crema en nuestra rutina diaria, y es clave la forma de aplicarla. Se debe aplicar dándonos toquecitos con las yemas de los dedos alrededor de los ojos.

contorno

¡Aplica estos remedios y consejos en tu día a día y verás cómo enseguida obtendrás resultados!

10 recetas exprés anti-preocupaciones

Jueves por la mañana. Llegas a la oficina y mientras tu cerebro todavía sigue procesando tus legañas, de repente te enteras de que estás metido en un marrón de tres pares de narices por culpa de la ******** de la secretaria, ésa que no sólo no ayuda sino que era la guay del insti pero ahora es la radio-patio de la empresa y no hace más que despotricar sobre ti en cada esquina, lo que no ayuda a mejorar tu fama de impuntual y rarito antisocial por no invitar a botellines en tu cumpleaños. Después de la discusión con tu pareja ésta sigue sin responderte al whatsapp porque el otro día te ganaste el premio al cenutrio del año… ¡Por favor que llegue ya el fin de semana! Pero no, no cantes victoria: olvídate de las cañas este sábado que no tienes un duro para pagártelas, y encima todavía no has acabado los trabajos de ese máster que prometía ser tan maravilloso -pero que no lo es-, y con el esperabas mejorar un montón para que tu jefe se aprendiera tu nombre en medio de un proceso de reducción de plantilla -lo cual no ha ocurrido-. Sólo te falta tener goteras en casa y escamas por la cara para experimentar lo que algunos llaman felicidad. ¿Felicidad?

Imagínate que pudieras tomarte una pildorita para dejar de preocuparte, una pastillita -legal- al estilo Matrix que te ayudara a dejar todas tus paranoias mentales en el mismo sitio en el que te limpias los pies al entrar en casa. ¿Lo harías?

Nosotros no somos farmacéuticos pero sí somos expertos en complacerte así que hemos decidido ayudarte y te vamos a dar recetas exprés para poder darle al botón de OFF y desenchufar sin necesidad de cortarte las venas a base de ver a la Esteban o Mercedes Milá por televisión.

1. Lo primero que debes conocer es un proverbio de origen desconocido que dice algo así como: Si un problema tiene solución, ¿para qué preocuparse? Y si no la tiene, ¿para qué preocuparse? Qué fácil es decirlo, ¿verdad? ¡Cómo se nota que no somos nosotros los que tenemos ese percal montado! Pero si te paras a pensarlo tiene bastante razón, si tratas de mantener la cabeza fría es posible que seas mucho más capaz de encontrar una solución que si te dejas invadir por los miedos; ayuda más pensar en construir y en tratar de encontrar soluciones a las cosas que regocijarte en lo malo  o seguir poniendo pegas. Haz una lluvia de ideas -ya tendrás tiempo de descartar las que son inviables-, contrasta con gente de confianza para obtener otros puntos de vista y decidir, imagina que un amigo te está pidiendo consejo y háblate como le hablarías a él para ganar objetividad…

2. Priorizar. El que mucho abarca poco aprieta. Es mejor dedicar un poco de tiempo a organizarse y estructurar un plan de acción que ponerse a hacer sin ton ni son. ¿Qué es lo importante y urgente? ¿Qué es lo que puede esperar? No siempre lo urgente es importante y viceversa.

3. ¿Y si no le gusto? ¿Y si me echan? ¿Y si me deja? ¿Y si…? ¿Y si viene la nave de Independance Day y se carga nuestro bar preferido? ¡Pues qué putada! Pero si pasa, va a pasar igual, te preocupes por ello o no. Quedarnos estancados en el ‘y si’ no sólo nos roba energía sino que provoca que seamos menos resolutivos. Si eres un huevo y te van a hacer tortilla, va a ocurrir te preocupes por ello o no, así que no permitas que condicione tu día a día.

4. Lo que nos lleva a predecir el futuro. Si Aramis Fuster o Encarna Gracia no aciertan, tú tampoco. Adelantarnos es útil sólo si tratamos de encontrar formas de salvar los posibles peros que podamos encontrarnos en el camino. Además, si vas a sacar la bola de cristal cuando tengas un nubarrón en la cabeza, es posible que tiendas a recordar sólo lo que salió mal, pero céntrate en encontrar momentos similares en los que hayas salido con éxito de la situación; si rebuscas seguro que lo encuentras y te ayudará a focalizar en estrategias útiles.

5. Hechos. Hace 38 grados pero es posible que haya tormenta así que voy a abrir el paraguas ahora mismo. ¿Lógico? Basarse en suposiciones es siempre eso: suponer. Es más fiable basarnos en hechos concretos a la hora de predecir y para actuar en el presente.

6. Envidiosina, la madre de toda oficina. Te importa más lo que opina la gente cuando no valoras o te importa poco lo que opinas tú. ¿Conoces esa canción de ‘A quién le importa‘? Cuando nos preocupa tanto lo que digan los demás, pregúntate por qué te preocupa tanto a ti. Céntrate en lo que tú tienes que hacer, sal de corrillos y deja que el tiempo coloque a cada uno en su lugar.

7. Frena, para. Si ves que entras en bucle y no paras de pensar en algo de forma obsesiva, frena. Desde ahí te va a ser muy complicado encontrar la salida del laberinto así que ha llegado el momento de parar de pensar (sí, se puede) y hacer actividades diferentes: haz algo que te distraiga, ponte una película, vete a correr, apúntate a un taller de encaje de bolillos, mírate vídeos de Remi Galliard por internet o visita a ese amig@ tan salao’ que siempre te hace reír. Si ves que la cosa se pone fea, dedica un tiempo concreto al día para pensar en ello, en serio, márcate un horario y oblígate a concentrarte únicamente en eso durante ese tiempo.

8. Seguro que no todo es malo. Enfádate, llora, patalea si realmente lo necesitas. Pero… ¿te vas a quedar permanentemente en ese estado? ¿Vas a permitir que te salgan miles de arrugas por fruncir el ceño o que tu día de viaje sea una mierda porque la agencia de viajes se ha equivocado? No merece la pena y si te centras en mirar lo malo, te vas a perder lo divertido.

9. ¿Qué puedes hacer TÚ? No podemos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor ni sacar hilos para manejar a las personas de nuestro alrededor, pero sí podemos intentar manejar lo YO pienso, lo que YO siento, lo que YO hago.

10. Relativiza. ¿De verdad es tan importante? ¿Qué es lo peor que puede pasar? Tus problemas importan, ¡claro que importan! Pero la verdad es que está demostrado que incluso si estamos hablando de algo grave como por ejemplo padecer una enfermedad, el cuerpo responde biológicamente mejor cuando nuestra actitud mental se mantiene positiva. Como el anuncio de Martini decía… La suerte es actitud (gitana bailando), y en parte no se equivocaba.

Si Bob Marley se hizo famoso mundialmente cantando ‘Don’t worry, be happy’… No es sólo porque sea pegadiza.

Ejecutivos y otros grafiteros de nueva hornada

Los años no pasan en balde y aquellos gamberrillos que se divertían haciendo pintadas en los muros de su barrio ahora ocupan puestos de responsabilidad en las mejores empresas. Esto entraría en la lógica, pero que sean los hombres de negocios los que hagan el camino inverso ya desconcierta un tanto. Esto es al menos la iniciativa que se está llevado a cabo a partir de este lunes 7 de abril en Madrid.

Trajeados, con maletín y bien repeinados. Esta es la icónica estampa de un hombre de negocios. No obstante, no deja de ser una persona con inquietudes que puede verse afectado por su dinámica y caer en las garras del temido (y cotidiano) estrés. Para paliar sus efectos, el artista Suso33 ha organizado un taller que se extenderá durante cuatro días por las tardes en el espacio 1001 atmosphera de Madrid.

Tras su paso por museos y galerías de renombre como el Reina Sofía, CaixaForum o el Thyssen-Bornemisza, este maestro del spray impartirá un cursillo exprés en el que estos altos ejecutivos tendrán como única preocupación mancharse y dar rienda suelta a su imaginación. «Entiendo que es un perfil al que, en principio, no le puede interesar mucho el grafiti, y por eso me resulta interesante ver qué surge», sugiere Suso33 para la agencia Efe

Además explica que el taller consta de dos partes “una teórica, en la que los participantes conocerán a grandes rasgos los estilos y técnicas del grafiti; y una práctica, en la que pasarán a la acción y podrán practicar con aerosoles en una actividad que pretende ser distendida, que no estrese y que sirva para pasarlo bien”. A mancharse sea dicho.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén