Etiqueta: Estados Unidos (Página 2 de 6)

Pony Reinhardt reinventa el tatuaje

El mundo de los tatuajes está de suerte. Los animales han invadido el taller de la artista Pony Reinhardt y han llegado para quedarse. Desde Estados Unidos, llega vía redes sociales el trabajo de esta tatuadora que están causando sensación en todo Portland. Incluso la Galería Nacional de Arte de Smithsonian ha recogido una muestra fotográfica de las obras de la artista. Y todo tiene una sencilla explicación.

Leer más

Golemecha, el Golem de Garret Kane que cobra vida

Cada vez más, los artistas están más concienciados con la naturaleza, el medio ambiente y la necesidad de regresar a lo que es natural y propio del ser humano. Ya se ha demostrado, desde diferentes campos y a través de estudios documentados, que lo artificial y lo que no guarda relación con los ciclos naturales de la vida resulta dañino para el hombre.

Leer más

La sencillez floral de Owen Mann

Poco queda ya para la eclosión de la naturaleza en total plenitud. En unas semanas, los campos estarán llenos de flores de todo tipo y los transformarán en sendos arco iris que irradian luz y esplendor. El vivo colorido bañará de alegría los paisajes naturales y muchos disfrutarán paseando y contemplando un año más la belleza del lugar que nos rodea.

Leer más

Tiempo de Halloween, tiempo de lo macabro

Tempus fugit. Esta locución tomada de las Geórgicas de Virgilio es la que mejor resume el paso de la vida humana en la Tierra. Todo cambia, todo pasa, todo se marchita, todo muere, todo desaparece, pero el único que permanece inmutable es el tiempo. El juez supremo que pone cada cosa en su lugar, el maestro que da las mejores lecciones de vida, el médico que sana las peores heridas, el tiempo es eso. La vida pasa porque el tiempo pasa y no espera a nadie. El tiempo perdido ya no se recupera, el tiempo por vivir es el que hay que aprovechar al 100%. La muerte es la única que puede parar momentáneamente ese reloj, pero éste seguirá marcando las horas cuando ya ninguno de nosotros estemos aquí.

[photomosaic ids=»46189,46190,46191″]

El interés por el paso del tiempo y la muerte ha sido una de las constantes desde tiempos ancestrales. No se concibe el segundo sin el primero. Los ritos funerarios, el interés por la vida más allá de la muerte, la presencia de los espíritus… todo y cada uno de ellos están presentes en el inconsciente humano. A lo largo de los siglos, cada uno de ellos se ha ido adaptando al avance de la sociedad pero sin perder su esencia primigenia. Todas las artes han recogido esta preocupación vital de muy variadas maneras. La escultura, se puede decir, está presente de forma constante a través de lápidas, sepulcros, nichos… e incluso representaciones. El interés que suscita esta temática se enlaza con la obsesión con lo tétrico, lo dantesco, lo fúnebre, lo horrible, lo desagradable. Y es esta fuente de emociones la que ha atraído a algunos artistas estadounidenses por el sendero del arte que, durante estos días, inspira mayor curiosidad o acercamiento por parte del público general.

[photomosaic ids=»46192,46193,46194,46195,46196″]

Sin duda alguna, uno de los exponentes actuales del arte macabro por excelencia es el artista americano Chris Kuksi. Nacido en el estado de Kansas, su tranquila y solitaria niñez en torno a estos parajes le dio alas para poder desarrollar una imaginación sin límites, que supo gestionar inteligentemente, hacia el mundo de las artes. El Barroco es uno de sus estilos favoritos y el que mayor influencia ha ejercido en su obra, tanto a nivel conceptual como manual. Muchas veces ha declarado que su alma pertenece a ese tiempo perdido y que se siente fuera de lugar en el mundo actual. Por ello, sus obras son capaces de trasladar al detallismo y magnificencia de ese momento artístico a todo aquel que las contempla. Sus esculturas son una clara muestra de ellos y de su interés por el libro del Apocalipsis. Lo tétrico abunda en mucha de sus obras con representaciones de esqueletos que recuerdan el interés por el después de la muerte que suscitó el Barroco y el Juicio Final, donde todas las almas volverán a albergar los cuerpos que una vez tuvieron.

[photomosaic ids=»46197,46198,46199,46200,46201″]

Otro de los artistas cuyas creaciones no pasan desapercibidas es, sin duda alguna, Jeremi Rimel. Bajo el pseudónimo de Miscreation Toys, es capaz de dar vida a una verdadera legión de horripilantes muñecos bebés convirtiéndose en la pesadilla de cualquier niña de corta edad. Su interés por los objetos reciclados y un interesante manejo del vinilo le han convertido en uno de los escultores de obras del horror más conocido de las redes sociales. La calidad de las texturas y de los acabados le encumbra como uno de los artistas del espanto que, desde luego, consigue que el espectador no se quede indiferente antes sus obras.

[photomosaic ids=»46202,46203,46204,46205,46206,46207″]

Por último, Scott Radke es uno de esos escultores que, dentro de lo macabro, suscitan un mayor sentimiento de ternura ante las figuras que crea. Tal vez sea por la ausencia de elementos que lo pueden convertir en algo más nauseabundo, lo que determina una impronta mucho más delicada y más en línea con lo gótico y lo romántico, hace que sus obras sean muy demandadas y queridas por el público. Realizadas a mano en epoxi y acrílico, cada una de ellas parece desprender un lejano aire de similitud con los títeres y marionetas a las que sólo les falta los hilos. La casi amabilidad que incitan estos personajes les aleja de lo perturbador o desagradable y acerca al espectador a un mundo lúgubre mucho más accesible.

Cualquiera puede convertirse en Presidente

Si algo nos ha enseñado el cine y la televisión es que Estados Unidos es el país de las libertades. Repetido como un mantra en infinidad de títulos, la frase ha calado como axioma en ‘la sociedad americana’ que observa al mundo con altanería desde su púlpito capitalista. Cualquier ciudadano, desde un repartidor de pizzas hasta un multimillonario empresario inmobiliario, puede convertirse en presidente de la mayor nación del planeta, por lo que tampoco resulta exagerado que un perro logre ser elegido alcalde de Cormant como ha sucedido recientemente con Duke, el simpático can que arrasa en este pequeño pueblo de Minnesota.

 

Pues bien, a Trump y Hillary Clinton les ha salido un duro competidor en el arduo y eterno camino hacia el despacho oval: Alice Cooper.

A sus 68 años, el último icono y superviviente del hard rock y heavy metal ha decidido postularse a presidente de los Estados Unidos de América con un rotundo eslogan: A Troubled Man For Troubled Times.

Como hombre de campaña, Cooper cree firmemente que el espectáculo debe continuar. Para su nueva gira ha rescatado su tema Elected, una suerte de parodia que ya utilizó en 1972 en contra de la candidatura de Richard Nixon y que vuelve a aprovechar en su particular carrera hacia la Casa Blanca.

El mismo hombre que hacia ‘rodar’ la cabeza de una mujer con una guillotina o se sometía a descargas en una silla eléctrica en sus directos tiene claro que él debe ser el elegido, para ello ha creado un manifiesto con 10 medidas difíciles de igualar por los otros candidatos y que a buen seguro le harán arañar un buen puñado de votos. Entre sus medidas está devolver a Brian Johnson al frente de AC/DC o estampar el rostro de Groucho Marx en los billetes de 50 dólares, además de contar con una amplia gama de merchandising en su página web http://www.votealicecooper.com/

 

Sea como fuere, parece ser que nadie está contento con los principales candidatos, que cuentan con poco respaldo popular, como quedó demostrado recientemente cuando el colectivo anarquista Indecline repartió en varios lugares del país estatuas desnudas y caricaturizadas del magnate.

De momento la teatralidad de Alice Cooper no ha sido importada a nuestro país y, aunque contamos con diputados como Felisuco o Toni Cantó, la cosa no ha llegado a mayores.

La alegría sutil de la pintura de Afrémov

La vida del artista nunca resulta un camino de rosas. Cuando no hace más de un par de siglos el devenir artístico era considerado como una profesión más dentro del conglomerado de actividades de una ciudad, en la actualidad se conforma como un difícil sendero en el cual poder alcanzar una forma de vida digna desarrollando una habilidad que se reconozca como novedosa o no usual. Cuando la chispa creativa se convierte en un hobby y el hobby en tu forma de sustento es cuando llega el verdadero reto de mantenerse en un mercado en el que resulta difícil sostenerse sin esas premisas mencionadas. Sólo hay que recordar cómo muchos pintores que fueron rechazados por las masas se convertirían en los más cotizados después de muertos e incluso habiendo vivido en la indigencia. La vida, en muchas ocasiones, parece poner obstáculos hacia lo que parece ser una vocación irremediable.

[photomosaic ids=»43518,43519,43520,43533″]

El artista bielorruso Leonid Afrémov tuvo que luchar contra las circunstancias del destino y de su condición religiosa para poder encontrar la estabilidad profesional. Nacido en Vitebsk en 1955, se graduó en la Escuela de Bellas Artes fundada por el mismísimo Marc Chagall en 1921. Trabajó como diseñador y escenógrafo teatral durante gran parte de su juventud e incluso llegó a diseñar propaganda comunista durante los años de la influencia rusa sobre la Europa Oriental. Pero su ascendencia judía marcó muy pronto un fuerte rechazo que no le permitiría participar ni ser miembro de organizaciones ni asociaciones culturales o artísticas del país.

[photomosaic ids=»43521,43522,43523,43532″]

Además, el grave accidente de la central nuclear de Chernóbil determinaría su marcha del país natal hacia Israel junto con su familia. Al instalarse en el territorio judío también notó el profundo rechazo hacia todo lo que procedía de los países de influencia comunista, lo que determinó que emigrara de nuevo ya entrado el nuevo siglo hacia Estados Unidos donde, actualmente, reside.

[photomosaic ids=»43524,43525,43526,43531″]

A pesar de esa vida de rechazo continuo, ya fuese por su origen o su identidad religiosa, la obra de Afrémov es un auténtico dechado de alegría y color. La energía que irradian sus luces, tonos anaranjados, las gamas de amarillos, reflejan una capacidad de superación ante las adversidades que le aporta una fuerza especial que llama poderosamente la atención. La luz se convierte en el elemento más importante de su obra, ya que a pesar de la naturaleza melancólica de algunas de ellas hay cierta sensación de esperanza en esos juegos lumínicos donde una realidad mejor es posible.

[photomosaic ids=»43528,43527,43529,43530″]

No importa la temática que desarrolle, ya sean atardeceres en la orilla del mar, noches a la luz de las farolas en pleno corazón urbano, músicos tocando instrumentos, vistas de lugares conocidos… todos ellos son el resultado de una superación particular, de un afán de no rendirse ante las adversidades y de una lección de vida donde la sonrisa, la alegría y la fe en un futuro mejor están presentes y donde la fuerza del espíritu humano deja una honda huella a través de la energía que transmite su obra.

Diseños geométricos que enganchan

La máquina de Joe Freedman recuerda los juegos de círculos de hace más de dos décadas para realizar bonitos diseños geométricos a lápiz o a color.

Página 2 de 6

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén