Una cafetería en la que todos los males tienen cabida y Luis, un protagonista ingenuo, nos abrirán los ojos ante los efectos perjudiciales del consumo diario de azúcar. “Yo me cuido mucho. Yo como muy bien. Siempre desayuno el zumo de naranja que anuncia el niño por la televisión”, un zumo que su protagonista, ignorante, da por hecho que no contiene azúcar, pero ante su asombro, su compañero de viaje le abrirá los ojos haciéndole ver que cada mañana ingiere 20 gramos de azúcar cuando bebe el aparentemente nutritivo y saludable zumo de naranja.

Leer más