Clásica, contemporánea, moderna… La danza es arte en mayúsculas y sin embargo a menudo nos olvidamos de ella, relegándola a un segundo plano, por detrás de otros artes más mayoritarios como el cine o la música. Una expresión que no necesita más que el cuerpo humano y su movimiento en el espacio para expresar cualquier emoción y que acompañado de música, se convierte en algo sublime, para deleite de muchos.

Este año la Compañía Nacional de Danza (CND) cumple su 35 aniversario y lo celebrará dando un empujón a esta disciplina con numerosas actividades en la capital del 3 al 19 de Octubre en los Teatros del Canal dónde les han acogido en otras tantas ocasiones.

Dirigida actualmente por José Carlos Martínez, la CND ha decidido recordar a dos figuras enormes de la danza en nuestro país: María de Ávila Tony Fabre, en dos galas que se celebrarán los días 18 y 19.  María de Ávila, fallecida recientemente este 2014, dedicó toda su vida a la danza y en 1983 fue nombrada Directora de esta misma compañía. Además de ella o de Nacho Duato,  si algún director es recordado en especial ese es Víctor Ullate, primer director de la Compañía en 1979, y que este año se involucrará llevando a escena a su nuevo ballet Imposible Danza, una compañía alternativa creada por ex miembros de la CND y dirigida por él mismo.

Un programa de 16 días que incluirá piezas de coreógrafos tan míticos como Balanchine o William Forsythe y piezas más contemporáneas de Mats Ek y Ohad Naharin. Además de presentarse un proyecto pedagógico que patrocina la Fundación Loewe llamado Aprendanza donde se creará una ópera hecha de principio a fin por niños.

Y es que a parte del vestuario, la interpretación y por supuesto la técnica, la danza a veces baila más de lo que se pueda explicar, sin apoyarse en diálogos cuenta historias y sólo con el cuerpo como instrumento, moldea el aire haciendo a los bailarines volar. En Madrid, este octubre, tenemos la gran oportunidad de disfrutarlo en directo.