7000 euros por una copa de vino. “Es el precio por zambullirse en la historia”, dice para Malatinta Thomas Cabrol, fundador y propietario junto con su esposa Anne de la vinoteca N5 en Toulouse. La botella de Madeira 1675 iba al borde de un barco que se hundió cerca de las costas holandesas en 1735. La presión y las bajas temperaturas del agua han “salvado” al vino durante más de tres siglos. Una decena de botellas fueron rescatadas en 1982 y tres de ellas salieron a subasta en 2016. El tesoro luce orgulloso en una pequeña “cámara acorazada” encima de la barra. Si alguien quiere llevársela, deberá abonar 100.000 euros, o “solo” 45.000 si se la abren en el bar. Gracias al sistema Coravin que permite extraer el vino sin abrir la botella, el Madeira también se puede pedir por copa.

Leer más