Que la esencia de los elementos es más perceptible y apreciable en pequeñas porciones parce ser el lema de  Stéphanie Kilgast, una artista que es capaz de reproducir con total perfección comida en miniatura y que ha decidido crear pequeñas delicatesen que podrían caberte en un bolsillo.

Esta creadora cuenta con una importante formación artística y arquitectónica. Fue precisamente durante sus estudios cuando descubrió el mundo de las miniaturas artesanales y desde entonces son muchos los países que han sido testigos de sus esculturas culinarias a pequeña escala, como Polonia, China….

Equilibrio de colores, fiel representación de detalles y matices, la sutileza de la minuciosidad… las pequeñas esculturas de  Kilgast se configuran como toda una diminuta expresión de homenaje al placer de comer a escala 1:12.

Una de las mejores pruebas de esta oda al deleite gastronómico es su proyect PetitPlat Food, un proyecto creado en 2008 en el que ofrece un sinfín de ejemplos de réplicas culinarias en miniatura. Panes, pasteles, tartas, vegetales, pescados… todos cuentan con su representación en esta web.

Sin embargo, para esta artista, la minibelleza tiene múltiples aplicaciones también en joyería, no sólo con delicias comestibles sino desde otras facetas, como la ‘joyería de sirena‘, en forma de corales en miniatura, la ‘galaxy jewelry‘, como ejemplo de su afición a la ciencia o desde un prisma más urbano, a modo de pequeños skyline para llevar en el cuello.

Este año  Stéphanie Kilgast realiza todo un reto llamado ‘2015 Art Challenge’: esculpe a diario una fruta o un vegetal con el fin de desarrollar su creatividad a la vez que aprende sobre la diversidad de la naturaleza.

La inmensa belleza también puede encontrarse en los elementos diminutos y esta artista lo ha demostrado. En su web encontrarás no sólo tutoriales sino diversos objetos para adquirir en su tienda para todos los gustos. No te los pierdas.