¿Alguna vez te ha pasado ir a un museo y morirte del aburrimiento, porque no tienes ni idea de lo que estás viendo?, seguramente te haya ocurrido más veces de las que puedes recordar y, por eso, te niegas a pisarlo. Pues si es así, olvídalo. Ya no necesitas ser un ilustrado del arte, ni haberte empapado en las largas clases de historia del arte. Ahora, llega ‘Smartifyla aplicación que te hará disfrutar del arte como nunca antes.

Un sistema que aprende por sí mismo

Una aplicación que al estilo ‘Shazam’ con una simple fotografía nos dará en segundos toda la información de la obra que hemos capturado en ese mismo momento. Pero, quizás te preguntarás si la imagen que estas tomando en ése mismo momento no es buena, ¿cómo la app será capaz de reconocer lo que estás viendo?. Esto es posible gracias a que Smartify compara la fotografía que has tomado, no con una principal en alta resolución, sino con muchas imágenes de todo tipo que han sido procesadas e identificadas previamente. El software es capaz de determinar cual de las imágenes identificadas en sus servidores corresponde con la muestra que ha tomado el usuario y de esta manera el resultado es fiable al cien por cien.

¡La app de Black Mirror para puntuar personas es real!

Además es un sistema “inteligente”, ya que una vez ha sido capaz de identificar una imagen correctamente, el programa agrega un “punto positivo” a la búsqueda, lo que acelera y mejora su capacidad de identificar resultados.

Tu red social de arte

Con la idea de poder ampliar nuestros conocimientos en el mundo del arte y poder compartirlos; Smartify te permite crear una biblioteca de imágenes que has ido visualizando y “capturando” para más tarde poder disfrutar nuevamente de ellas o, incluso, poder compartirlos con tus contactos y recibir sugerencias artísticas en función a tus gustos.

La aplicación también nos permite escanear una obra a partir de fotografías en postales, periódicos, revistas, carteles, etc…por lo que no tendremos que estar delante de la obra para conocer toda su historia.

Los clásicos Disney reconvertidos en obras de arte