No es ningún secreto el juego que da la gama de colores de Pantone a diseñadores y fotógrafos de todo el mundo. Ya hemos visto multitud de proyectos creados con la pantonera como base, desde paletas culinarias que nos muestran la riqueza cromática de los alimentos, hasta el famosa obra fotográfica de la artista Angélica Dass titulada Humanae, en la que el color de piel de 80 personas se convertía en una particular escala Pantone para plasmar todas las tonalidades de las personas según su procedencia. Y ahora, el diseñador gráfico Andrea Antoni, vuelve a usar este recurso para buscar la armonía cromática en los paisajes de todo el mundo.

Para ello, el artista sostiene en cada imagen una de las páginas del abanico Pantone con las que pone de manifiesto el uso y la combinación del color en el mundo real. ¿El resultado? Armónicas y estudiadas imágenes que buscan evocar la propia respuesta emocional del artista a través de la escena. “Las imágenes reflejan la manera en la que veo el mundo o el recuerdo que tengo de algunos lugares”, afirma Antoni. “Algunos de ellos muestran las sensaciones que evocan estos lugares en mí”. Porque no todas representan la realidad 100%, ya que aunque entre su selección siempre se representan los colores originales, el artista elige deliberadamente y omite ciertas muestras de color para aumentar el grado de contraste y dar mayor énfasis a cada composición.

Sin duda, un interesante trabajo que afortunadamente podemos seguir de cerca en Instagram, donde cada semana cuelga imágenes nuevas y que siguen más de 60.000 personas de todo el mundo. Y tú, ¿te apuntas a mirar el mundo a color?