El joven diseñador japonés Takayuki Fukusawa estableció su firma de diseño ekoD Works en 2012. Desde entonces sus metas han sido claras, crear un mundo lleno de “arte y diseño pero con humor” y está claro que lo ha conseguido.

dentro3Desde ya sus primeros trabajos ha mostrado más que interés por expresar el mundo con un filtro de humor, algo que cada vez es más difícil de encontrar. Allá por 2012 creó el jarrón Chu-lip. Un simple jarrón/maceta multiusos pero con un giro divertido y sencillo. Precisamente este diseño fue una de sus inspiraciones para las ilustraciones por las que obtuvo el premio Internacional de Japón en el 2013.

En cambio, no empezó a dar qué hablar hasta la aparición de su línea de camisetas. Una colección que juega con la ilusión óptica de mostrar generosos escotes hiperrealistas por medio de una técnica de mapping impreso. El fundador de ekoD afirmaba  “el mundo interior de las cabezas de muchos, se  pone al descubierto a la luz del día con estas camisetas”. Supongo que aquí encontramos a un acérrimo fan de Niestche.

Y este mismo verano no nos ha vuelto a decepcionar con su picardía personal. Su nueva propuesta son unos collares, con los que vuelve a jugar con los escotes femeninos. Puedes encontrar desde un asalariado buceador, un paracaidista, un astronauta, hasta un escalador.

[photomosaic ids=»18950,18949,18948,18947″]

Si bien una gran parte de sus proyectos mantienen una estética que para muchos puede resultar un tanto pervertida (a la par que divertida), está claro que Fukusaka consigue desafiar las normas y no dejar indiferente a nadie.

slider