¿Habéis pensado alguna vez qué pasaría si los animales en lugar de ser delgados y esbeltos fueran redondos? ¿Tendrían las mismas facilidades para cazar y sobrevivir?. Estas fueron las preguntas que se hicieron Kyra Buschor y Constantin Paeplow cuando comenzaron con el concepto Rollin Wild. Una idea que comenzó como una serie de cuatro clips que gracias a la Academia de Cine de Baden-Wuerttemberg  se hizo realidad en 2012.

Engordar y convertir en globos a uno de los mayores depredadores de la selva o a los renos de Santa Claus reportaron éxito y buenas críticas, que llevaron a estos jóvenes animadores a fundar Flying Stone. Una compañía que piensa “engordar” a todo el que se ponga por medio y que hará de Rollin Wild todo un éxito.