Cuando la casa venezolana de ron premium Ron Diplomático, considerado uno de los mejores del mundo, le propuso a Toni Cabal, uno de los perfumistas más famosos en España, crear un perfume de lujo inspirado en el destilado, éste enseguida aceptó el reto. “Es un proceso complicado, ya que hemos trabajado con más de doscientos ingredientes. Tienes que ir combinando, descartando y refinando para conseguir un buen resultado.

Las fragancias de alta gama llevan entre 15 y 25 por ciento de esencia pura y en nuestro caso son 25 por ciento, a los que añadimos alcohol puro de caña de azucar”, nos cuenta Toni Cabal en una íntima cata-presentación en el espacio gastronómico Convite Madrid. El resultado se llama ‘Rum Spirit‘ y se asocia al instante con Ron Diplomático, ya que se basa en las notas de cata de su Reserva Exclusiva. “Las principales notas son la naranja amarga, el café, el chocolate y, cómo no, el azúcar quemado en su versión menos dulce, para conseguir un perfume lujoso que fuese totalmente ‘ungendered’ o sin género”, nos comenta el experto, propietario de la empresa Fragrance Science y Drops.

Un camino complejo para el que el perfumista necesitaba aportarle carácter propio, para ello, el perfumista también ha utilizado ingredientes más exóticos como el jazmín sambac de la India y la resina del árbol benjuí de Sumatra, con maderas secas de fondo. El resultado es un perfume de lujo sin género que se engloba en una tendencia cada vez más en auge: crear experiencias efímeras en el “aquí y ahora”. Porque Rum Spirit, al menos de momento, no se va a vender. De hecho toda la creación, frasco incluido, se concentró en una sola noche.

Elaborado de forma artesanal, Ron Diplomático ya ha colaborado con artesanos “de alta gama” como el maestro chocolatero Ricardo Vélez, los panaderos Panic, los artesanos del cuero Steve Mono y con Borja Martín, sastre de Scalpers.