Rubia oxigenada, facciones delicadas, delgadez asegurada, víctima de la moda y con moral fácil de doblegar. Estos atributos bien podrían ser los de la muñeca más popular de Mattel, Barbie, pero en este caso tratábamos de describir a Paris Hilton sin entrar demasiado a valorar su tórrido pasado y su gusto por grabar sus peripecias sexuales para luego hacerse la sorprendida cuando es lo más visto en internet.

Portada de la revista 'Odda'

Portada de la revista ‘Odda’

Paris Hilton ha sido considerada en numerosas ocasiones toda una muñeca, pero ahora la controvertida heredera de 34 años se ha convertido en una muy real, metiéndose en la ‘piel’ de la archiconocida Barbie. Paris ha probado suerte ya como muñeca hinchable –acción que le dio fama a nivel mundial–, como muñeca de cera –en su incursión cinematográfica en La casa de cera donde dejó claro que lo suyo no es la interpretación– y ahora como nueva estrella de la casa Mattel.

La propuesta ha venido de la mano de la revista Odda, que ha contado con la belleza de la heredera del imperio hotelero Hilton para protagonizar una curiosa sesión fotográfica. Como parte de una edición especial de la publicación, Paris se rodea de Kens desnudos –que por cierto no están tan bien depilados como sus homólogos de plástico, pero sí son igual de atractivos– y cientos de artículos en color rosa chicle, el tono fetiche de Barbie.

Las imágenes han sido compartidas por la propia Paris Hilton en su perfil de Instagram para animar las ventas de la citada publicación. “Soy una chica Barbie en el mundo de Barbie”, escribía la polifacética dama de rubios cabellos en su perfil, seguido por cerca de cuatro millones de personas. Esto dio pie a un debate entre sus fans. Unos alababan su nuevo trabajo fotográfico, otros reclamaban una segunda parte de La casa de cera para ver a Paris de nuevo sufrir de mentirijilla, mientras que muchos otros simplemente se preguntaban dónde está la diferencia entre la Barbie de juguete y la real.