Resultados de buscar: "reina Isabel II" Página 2 de 3

Rihanna se cabrea por lucir más «blanca» en Photoshop que con Fenty Beauty

Rihanna sería mucho más bella blanca”. Esta afirmación le ha costado caro a un usuario de Twitter, que trató de complacer a la cantante de Barbados con una serie de fotomontajes que no han sentado nada bien a la artista. Alex Gracious quería presumir con su ídolo de su pericia con las técnicas de retoque fotográfico y la citó en la conocida red social cuando compartió una colección de instantáneas modificadas digitalmente para cambiar la morena tez de Rihanna en una más pálida.

Leer más

Collage de ‘plebeyos’ para retratar a príncipes y ‘dioses’

Para aquellos que ocupan su tiempo buscando la foto perfecta para editar un artículo concreto saben lo tedioso que es esta búsqueda. En ocasiones, ni el mejor banco de imágenes es capaz de ofrecerte esa instantánea que anhelas por encima de cualquier cosa y que muestra en un golpe de visto todo lo que el redactor ha escrito con mimo. Esta tarea incluye indagar por el acervo que colecta la agencia de imágenes ‘Getty‘, que ha demostrado a través de su última iniciativa que en ocasiones la solución no está solo en buscar, sino también en crear.

getty-images-principe-carlos-mis-gafas-de-pasta

Lo ha hecho con la creación de rostros conocidos que cada día acaparan cientos de titulares por todo el mundo a través de imágenes de otros personajes completamente distintos. El resultado es asombroso, porque con delicadeza son capaces de reconstruir el popular rostro del eterno heredero al trono británico, el príncipe Carlos, con partes de la fisionomía de otras personas populares y anónimas, como así se muestra en la parte derecha de cada collage.

En el siguiente vídeo podrás ver cómo se ha realizado este impresionarte proceso creativo:

A este minucioso trabajo no solo se ha prestado el hijo de la reina Isabel II de Inglaterra, también el mismísimo Papa Francisco, la dirigente alemana Angela Merkel o el Dalai Lama. Un arduo trabajo de cerca de cuatro meses con el que, desde Getty, deseaban demostrar que la foto perfecta a veces no existe y los editores deberían dejar volar su imaginación si quieren complacer a sus superiores.

Por cierto, otro artista colocó a estos mismos personajes en un trono muy peculiar (el water) por si deseas echarle un vistazo…

getty-images-angela-merkel-mis-gafas-de-pasta

getty-images-papa-francisco-mis-gafas-de-pasta

getty-images-dalai-lama-mis-gafas-de-pasta

Barbie Letizia ya tiene su propio Ken: el rey Felipe VI

Las niñas de todo el mundo han soñado alguna vez con ser princesas y expresaban sus deseos más profundos jugando con su Barbie con la ilusión de que Ken fuese algún día un príncipe azul. Algo que quizá ha llegado tarde, porque el príncipe ya es rey y encima está cazado por otra ‘muñequita’, la Barbie Letizia. Pero lo importante es que se ha vuelto a demostrar la fascinación que esta compañía siente por los miembros de la realeza, volviendo a convertir en muñeco articulado a uno de los nombres más importantes de los royals europeos.

Después de la reina Isabel II o Lady Diana de Gales, le ha llegado el turno al Rey Felipe VI, un Ken muy guaperas al que han querido pronunciar sus profundos ojos azules y su frondosa barba bien rasurada que ha robado los suspiros de las españolas hasta que Doña Letizia llevó sus tacones hasta Zarzuela. Ahora es suyo, su propio Ken y pocas son las que se atreverían a robárselo.

La Convención Madrid Fashion Doll Show ha presentado su última creación para coleccionistas esta semana y el resultado ya ha generado muy buena impresión. Ver al Jefe de Estado encarnado en un muñeco Ken y vestido de gala junto a su Barbie Letizia ha gustado y mucho. Su atuendo está formado por un traje oscuro y corbata en negro con raya diplomática, con el pelo engominado hacia atrás e incluso con sus características canas que tantas pasiones levantan.

A su lado, la réplica de Doña Letizia lleva un vestido azul con falda de vuelo firmado por su diseñador de cabecera: Felipe Varela. Es el mismo atuendo con el que sorprendió al presidente peruano y su corte en una cena de gala celebrada el pasado año.

Los artífices de este Ken real son los rusos Vasiliy Barbier y Sergey Amelkov, de la empresa de diseño AFD Group. Tal y como ellos reconocen, este trabajo expresa su pasión no solo por la monarquía y la sociedad española, sino también por la admiración que sienten por el matrimonio real, que conforman una de las parejas más elegantes de Europa. Con la creación de estas réplicas tratan de recaudar fondos para la campaña solidaria Un juguete, una ilusión y saldrán al mercado a través de una subasta benéfica con la que esperan recaudar dinero para ayudar a los más pequeños a perseguir sus sueños y evitar que los niños crezcan sin ilusiones ni juguetes.

Madrid Fashion Doll Show

Fotos de Convención Madrid Fashion Doll Show.

Clooney se ha casado con una Simpson que va de diva

George Clooney Amal Alamuddin Simpsonized The Simpsons Wedding Venice Italy Amore Love Picture Art Cartoon Iconic Style Fashion Look Artist aleXsandro Palombo 0Ha costado sudor y lágrimas, pero finalmente hemos casado a uno de los solteros de oro de Hollywood, George Clooney. Tanto ha tardado el actor en sentar la cabeza que para su gran día orquestó una boda al más puro estilo gitana en Venecia que se alargó durante cuatro días y cuatro noches, donde no se ha escatimado en gastos.

Leer más

Se cumplen 33 años del majestuoso traje nupcial de Lady Di

Portada de la revista ¡Hola!

Portada de la revista ¡Hola!

Este martes se cumplió 33 años de una boda que paralizó el mundo por su majestuosidad y por la relevancia de los contrayentes. El enlace real entre el príncipe Carlos de Inglaterra, hijo de la reina Isabel II, y la joven plebeya Diana Spencer fue seguido no sólo por el pueblo británico a pie de calle y con banderas en sus manos, sino también por millones de telespectadores que presenciaron este acontecimiento histórico desde la comodidad de sus hogares a través de la televisión, ya que la boda fue retransmitida en directo para no perderse ni un sólo detalle. De hecho, su unión fue tan espectacular que numerosos medios de comunicación se referían a ella como “la boda real del siglo XX”. Y gran parte de este triunfo mediático se debe a la relevancia social que obtuvo la princesa Lady Di desde que comenzase su relación con el eterno heredero al trono británico.

666675

Lo más alabado de aquella soleada jornada del 29 de julio de 1981, que tuvo como telón de fondo la Catedral de San Pablo de Londres, fue sin duda el traje nupcial elegido por la novia. Diana de Gales se vistió como una auténtica princesa Disney para el que tendría que ser el día más importante de su vida y que finalmente supuso el principio de su calvario ya que, según declaró ella misma años más tarde, vivió “como un cordero a punto de ser degollado”.

18757-zEn la etiqueta de su traje de novia rezaba el nombre de Elizabeth y David Emmanuel y era casi tan impresionante y boyante como todo lo que la rodeaba. Era de tafetán de seda y sobre su cuerpo se distribuían 10.000 perlas blancas que fueron cosidas a mano, al igual que las miles de lentejuelas que contribuían a que Lady Di brillase en su gran día junto al sobrio Carlos. Con un estilo muy romántico, con grandes mangas de farol, escote de volantes y una larga cola de hasta 25 metros, el vestido de Diana siempre será recordado como uno de los más impresionantes de los que han portado las princesas europeas en su gran día. Coronó su look con una tiara de diamantes, como así marcaba no sólo la tradición de la Primera Familia británica, sino también la propia de la princesa, los Spencer.

Diana-9780061214370

Mientras tanto, el príncipe heredero cumplió a rajatabla con el protocolo y lució un clásico uniforme de La Marina Real, con el que se acercó al altar con la intención de desposar a la joven Diana. Le acompañaban sus dos padrinos, sus hermanos Andrés, de 21 años por aquel entonces, y Eduardo de 17. Por su parte, la novia llegó a la catedral del brazo de su padre y seguida de cerca por cinco damas de honor y dos pajes. ¡Descanse en paz bella Diana!

La transformista que ‘automaquilla’ celebrities en el rostro

1011256_462899737169203_443358431_nSon muchos los que sueñan en meterse en la piel de algún que otro personaje famoso y disfrutar por un día de los lujos y la opulencia que suelen acompañarles, pero lo de María Malone-Guerbaa es darle una vuelta de tuerca un tanto siniestra. Esta artista londinense es capaz de mimetizarse en algunos de los ídolos internacionales más respetados por la opinión pública con la única ayuda del maquillaje. Pero, lejos de utilizar modelos para dar forma a sus particulares creaciones, María utiliza su propio rostro como lienzo para sus efímeras obras que, además de contar con un gran realismo, suelen venir acompañadas de calaveras y demás referencias a la dama de la guadaña.

[photomosaic ids=»16977,16980,16981″]

1924328_546675062125003_3874458644002447174_nA diferencia de los diversos efectos especiales en los que se apoyan los profesionales del maquillaje en el cine, esta artista británica tan sólo confía en los polvos de colores y su pincel, prescindiendo de cualquier otro material protésico para dar forma a sus ‘populares’ caras. Paso a paso, María muestra en su perfil personal de Facebook y en su canal de Youtube cómo con paciencia y buen pulso logra que sus facciones se ‘moldeen’ de tal manera que en pocas horas se convierte en Marilyn Monroe, Morgan Freeman, Jack Nicholson, la reina Isabel II de Inglaterra o la mismísima Angelina Jolie caracterizada como la bruja Maléfica de Disney.

[photomosaic ids=»16970,16971,16972,16973,16974,16975,16976,16978,16979″]

María es el claro ejemplo de artista por vocación. Casada y con dos hijos, no pudo desarrollar su dotes artísticas a pesar que desde bien pequeña ha sido alabada por su habilidad con el lápiz. De niña ya retrataba a sus personajes favoritos y sus amigos a carboncillo, pero pronto tuvo que abandonar su sueño para dedicar sus días a lograr un porvenir para su familia levantando con su marido una cafetería, a pesar de haber estudiado incluso en la prestigiosa Limerick Art College. Desde los 18 a los 33 no pudo hacer de las suyas con los pinceles pero, una vez que su vida se estabilizó y sus hijos se hicieron mayores, la inspiración volvió a correr por sus venas.

[photomosaic ids=»16982,16983,16984″]

Fue en ese momento cuando decidió coger de nuevo los pinceles, pero esta vez para dulcificar las facciones de las féminas y explotar sus encantos gracias al maquillaje. Estudió esta técnica en la escuela de Christine Blundell, situada en el londinense barrio de Camden Town, ferviente cuna del arte callejero de la capital británica. Aunque el curso intensivo se desarrolló en tan sólo un trimestre, fue suficiente para rescatar las buenas artes de María, que desde entonces ha visto como su carrera artística ha despuntado con evidente éxito. Ha trabajado como maquilladora en diversos musicales en la Meca del Cine como Evita, Rock of Ages, así como en diversas producciones televisivas como en Channel 4 o numerosos spots publicitarios. Pero antes de eso comenzó a hacerse un nombre realizando escalofriantes caras de monstruos para fiestas de Halloween y el boca a boca fue decisivo para su entronización como la reina del maquillaje gore de los famosos.

[photomosaic ids=»16985,16986,16987,16988,16989,16990,16991,16992,16993″]

Aunque pueda parecer excesiva esta denominación, el hecho de que sus creaciones se conviertan en virales nada más publicarse en sus perfiles públicos de las redes sociales juegan a su favor. Este fue el caso de los retratos de Morgan Freeman o Elvis Presley, que fascinaron a los usuarios de la Red y alzaron su nombre al estrellato, aunque su rostro sea más difícil de reconocer a simple vista ya que se ha hecho famosa por hacer que sus facciones se conviertan en otras más populares, pero con el toque siniestro que tanto ha conquistado a su público.

Soy celebrity, colecciono arte y ahora ‘molo’ más que tú

No es extraño ver a un personaje famoso en un museo, sobre todo si éste es de cera y la estrella –o su inerte gemela- es la auténtica protagonista. Pero lejos de entrar en estos derroteros, lo que sorprende es la creciente tendencia a que sea el propio museo el que se desplace hasta sus lujosas mansiones.

En los últimos años, numerosos titulares han dejado boquiabierto a los ‘plebeyos’ de a pie al informarse sobre las boyantes cifras que algunas celebrities han desembolsado para hacerse con algunas piezas de arte. La excentricidad llega a límites insospechados y ahora lo cool no es lucir caros complementos de moda o potentes coches de lujo, sino alardear en su círculo de amigos de haber decorado las estancias de sus residencias con costosos artículos de arte no aptos para cualquier bolsillo.

Leonardo DiCaprio y el Dalí de 1,42 millones

Chevaliers-on-Parade-by-Salvador-Dali

Uno de los ejemplos más claros de este afán de las estrellas de Hollywood por atesorar obras de arte lo encarna Leonardo DiCaprio. A mediados del mes de septiembre del presente año, el actor estadounidense acudió a la sala de subastas de la Casa Phillips de Nueva York con la firme intención de hacerse con una de las últimas obras del joven pintor de 28 años, Óscar Murillo. Tan maravillado estaba por esta creación abstracta sin título, que en el catálogo aparecía descrita como “pulverización de pintura, el esmalte, suciedad y técnica mixta sobre lienzo”, que el intérprete de Titanic se enzarzó en una dura batalla por conseguirlo a cualquier precio. La pieza salía al mercado por un valor inicial de unos 40.000 dólares, pero DiCaprio tuvo que multiplicar esa cifra por diez si quería adornar su casa con este cuadro. Al final, desembolsó 401.000 dólares, hecho que generó una oleada de titulares.

No obstante, esta suma no es nada si se compara con los 1,42 millones de dólares que tuvo que abonar para adquirir una de las deseadas piezas del artista catalán Dalí, conocida como Chevaliers en parade, fechada en 1942. Lo hizo en otra casa de subastas londinense, la prestigiosa Christie’s, donde también intentó llevarse a casa dos obras de Picasso. Unos gustos que no están al alcance de cualquier persona por muy estrella hollywoodiense que sea.

Brad Pitt y su colección millonaria

 

 Pero si Leonardo DiCaprio escandaliza con sus últimas adquisiciones, Brad Pitt no se queda atrás. El actor adquirió el pasado verano una pintura del artista alemán Neo Rauch, conocida como Erappe, que está valorada en un millón de dólares. Para ello, el marido de Angelina Jolie se desplazó hasta la ciudad germana de Kassel, donde se celebraba una gran muestra de arte contemporáneo a sabiendas de que allí se expondrían obras de su pintor favorito, del que ya posee varias creaciones.

angelinajolie073ljt3

Pero el matrimonio más mediático de la Meca del Cine no sólo se declara fan de este artista vanguardista. Además de coleccionar hijos de distintas culturas, también se han declarado admiradores del grafitero Banksy. Meses después de conocerse la compra del último cuadro de Rauch, la pareja adquirió tres nuevas obras del controvertido artista británico, uno sobre los duques de Cambridge, otro de la reina Isabel II y un tercero con la desaparecida Amy Winehouse como protagonista. Obras cifradas en 400.000 dólares, que se suman a la colección que ya poseen de Banksy, entre las que destaca Picnic in Africa, donde se puede ver a una familia burguesa disfrutando de una agradable merendola en la playa rodeada de una quincena de africanos hambrientos. Con todo ello, el patrimonio artístico del matrimonio continúa creciendo en tamaño y valor. Una colección que ya supera los 25 millones de dólares.

Jennifer Aniston y su adquisición por caridad

ligon_glenn_1Quizá sea fruto de la casualidad, pero la que fuese mujer de Brad Pitt nunca había mostrado interés por este mundillo hasta que le conoció. No obstante, tras su tormentosa relación, Jennifer Aniston no ha querido olvidarse de este aspecto relacionado con el deseado actor que tanto daño le provocó en su momento. El pasado septiembre de 2011, la actriz adquirió un cuadro por 330.000 euros para ayudar a los más necesitados a través de una subasta benéfica organizada por Christie’s a favor de los damnificados por el terremoto de Haití. La obra en cuestión se trata de un Glenn Ligon y la intérprete acogió con efusiva alegría el momento en el que el martillo sentenció que la suya era la puja más elevada y, con ello, la ganadora.

 

Thalía, la mayor fan de La Doña

487900_434806856556279_1446671009_nChristie’s también ha sido la casa de subastas encargada de cumplir las pretensiones artísticas de Thalía. La cantante adquirió un retrato de su admirada María Félix por 66.000 dólares. Una obra firmada por el último marido de la diva latinoamericana, Antoine Tzapoff, titulado Amazona, en el que la legendaria actriz mexicana aparece cabalgando sobre un rinoceronte luciendo un look al más puro estilo oriental. Una pieza que no sólo tiene un gran valor de mercado, sino que también posee una amplia estima personal para la artista: “Esta pintura significa mucho para mí porque conozco su historia por boca de la misma María. Ella cuidaba mucho los detalles y supervisó la fabricación del marco y la forma de las mariposas. Nadie cuidará del cuadro mejor que yo», confesó Thalía ante los medios una vez que se conoció su adquisición.

Rihanna, seducida por los cristales de Swarovski

En tan sólo unos años, Rihanna ha visto cómo su fortuna multiplicaba los ceros casi por arte de magia. Nunca ha tenido muy claro en qué invertir sus millones y, al final, sus decisiones no han sido las más acertadas acercándose al lado oscuro de la fama. No obstante, en febrero del 2012 quiso acabar con parte de esa oscuridad adornando su pared con 65.000 cristales de Swarovski, que retrataban a la icónica Marilyn Monroe. Una obra que “cambia constantemente de color, emitiendo arco iris por toda la habitación”, como así ha dado a conocer la propia cantante de Barbados, que no tuvo reparos en pagar 120.000 euros por una obra tan exclusiva como esta.

rihanna-marilyn

Estos son sólo algunos de los ejemplos que evidencian el gusto de algunos famosos por el arte. Lo que no quiere decir que tengan gusto o que entiendan de aquello que compran. Al menos es lo que considera Thea Westreich, una asesora de inversiones en el mercado del arte en Nueva York: “Hay mucha frivolidad en el actual mercado del arte, lo que atrae a compradores como las celebrities. Pero son muy pocos los que demuestran tener auténtico gusto, por lo que apenas alteran el mercado”. Hecho que podría evidenciarse con el engaño que sufrió el cómico Steve Martin en 2004, que compró un cuadro por 700.000 euros pensando que se trataba de un original de Heinrich Campendonk. No era así, pero no fue él quien se percató del fraude, sino Christie’s cuando ya era tarde. El actor revendió la obra por 500.000 euros, lo que supone una pérdida de 200.000. No obstante, el comediante encajó bien el golpe y en su cuenta personal de Twitter bromeó sobre el asunto: “En otra ocasión fui estafado por una ensalada vegetariana alemana que estaba llena de jamón».

Página 2 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén