Una vez más, el artista urbano Okuda San Miguel ha vuelto a llenar de color las calles, pero en esta ocasión no ha sido gracias a sus espectaculares murales, sino a enormes esculturas que ha instalado en el dowtown de Boston. Siete esculturas llenas de color y geometría han aterrizado en la ciudad norteamericana dando forma a su nuevo proyecto que, bajo el nombre de ‘Air Sea Land‘ ha dejado con la boca abierta a todo el que se acercaba al paseo del puerto de la ciudad.

Ardillas, ciervos, su ya más que mítica “estrella” han sido algunas de las obras que coronan las calles de Boston y que conforman el proyecto escultórico más importante del artista español hasta la fecha junto al grupo artístico Justkids y a la comisaria de arte Charlotte Dutoit.

Los 5 artistas del bodypainting con los que alucinarás

Tamara de Lempicka: la reina del Art Déco llega al Palacio de Gaviria