Si aun no conoces ‘Sense8’, es que quizá aún no te has planteado las preguntas idóneas…  ¿Crees que los seres humanos podríamos estar vinculados sensorialmente a pesar de la distancia? ¿Estarías dispuesto a dejar evolucionar y trascender los límites de tu mente? Si alguna vez has experimentado esa gratificante sensación de lograr una complicidad natural con una conciencia ajena, si el alguna ocasión te has preguntado si serías capaz de convertir en inabarcable esa sutil sensación, sin duda, tienes madera de ‘sensate’.

Ocho son los protagonistas, ocho las ciudades alrededor del mundo donde trascurre la historia y, por lo tanto, ocho serán también los estimulantes motivos que te proponemos para provocarte: no te resistas, conocemos tu dificultad para controlar tu adicción a las series, así que, sabemos que sucumbirás, como todos, a la tentación.

El primero de ellos se condensa en una palabra, un apellido con gran peso cinematográfico: Wachoski, ya que las creadoras de esta inclasificable serie que emite Netflix son las (ahora) hermanas Lilly y Lana, protagonistas más que nunca de la multicolor agenda mediática tras hacerse público que Andy, siguiendo los pasos de su hermana Lana, ha cambiado también de sexo. Con altibajos en una filmografía marcada por contrastes de filias y fobias, lo cierto es que la frescura que aporta su sublime imaginación, la acción diseñada desde una perspectiva estética y la curiosa forma de estructurar la trama nunca han dejado indiferente al espectador.

El personal estilo de las Wachoski también está presente en esta serie en la que muchos han visto retratados datos biográficos  en la trama ya que uno de los personajes – Nomi- es transexual. Si bien no es la primera vez que se trata el tema transgénero en el cine y la televisión, sí lo es la forma en la que las Wachoski lo hacen. La soledad entre la multitud, la insatisfacción personal, la necesidad de completarnos con el otro… un abanico temático se abre ante nosotros.

Otro de los relevantes motivos está rubricado también con nombre propio: Michael J. Strazcynski. Y es que el encargado de dar estructura textual a este universo sensorial que plantea ‘Sense8’ ha sido guionista de la serie de televisión ‘Babylon 5’, de títulos cinematográficos como ‘Thor’,’Guerra Mundial Z y ‘El Intercambio’ y de cómics como ‘The Amazing Spiderman’.

Sin duda, una de las claves más tentadoras de una serie es un sugestivo y sólido argumento: ocho desconocidos de similar edad pero procedentes de distintas partes del mundo – Londres, Seúl, Nairobi, Berlin, México D.C., San Francisco, Chicago y Mumbai- logran una conexión mental, sensorial y emocional que surge a raíz de un acontecimiento, el cual no desvelaremos, cumpliendo -en este caso y sólo por ahora- el supercódigo de los antispoilers.  A partir de entonces, conspiraciones, secuestros, persecuciones… se sucederán para seguir creando aún más incógnitas.

Y he aquí otra de las razones: la narración in crescendo fluye a ritmo sincrónico con la inquietud del espectador y con la propia evolución de los ‘sensates’: la trama se alimenta lentamente y nos invita a adentrarnos en la historia de forma fluida y natural. Como curiosidad, un dato: los títulos de los episodios corresponden a una de las frases mencionadas en el mismo y habitualmente a cargo del personaje central de cada capítulo.

Drama, ciencia ficción, fantasía, hechos paranormales… la incapacidad para incorporarla a un sólo género es otro de los motivos que te proponemos para ver una serie con duración aún indeterminada y que podría desarrollarse en tres actos, cuatro o cinco temporadas… Esta versatilidad y pluralidad de géneros viene acompañada a la vez de una heterogeneidad de estilos: cada ubicación ha contado con un director diferente. Las Wachowski filmaron todas las escenas transcurridas en Chicago, San Francisco, Londres, e Islandia; mientras que  James McTeigue dirigió en la Ciudad de México y Mumbai; Dan Glass en Seúl; y Tom Tykwer, en Berlín y Nairobi.

Y, por supuesto, llegamos al más seductor de los estímulos: el sexo. Afortunadamente, son muchas series que han tratado la sexualidad y la diversidad de forma natural, pero esta serie destaca por incorporarlo como un protagonista más de la serie. Son variadas, reconocidas y virales sus escenas sexuales. Cientos de miles de visitas se reparten en la red en torno a una de ellas, de sexo grupal que ya se ha convertido en su sello de identidad: una orgía sensorial que calentó – y nunca mejor dicho- el ambiente y las redes sociales de cara a la primera temporada. ¿Tendrás que esperar al capítulo 6 para verla? Aquí te la mostramos, disfruta:

Otra de las razones para ver esta serie es la presencia del actor español Miguel Ángel Silvestre, no por las más que ya obvias razones y que serán de alto voltaje en la serie, sino por el hecho de que se configura como un salto interpretativo y también una -siempre ansiada- incursión en Hollywood que ha dado mucho que hablar por su papel: Lito, un actor español en
México y homosexual aunque aún encapsulado por el armario del ‘qué dirán’ del mundo cinematográfico. Nombres conocidos como Max Riemelt (Die Welle, La Ola)Daryl Hannah -Splash, Kill Bill-, en pleno epicentro de la historia, o Naveen Andrews – Lost- también figuran en el reparto.

Este último hace aún más presente las inevitables reminiscencias de la serie ‘Perdidos‘ en ‘Sense8’ puesto que repite filosofía: la conexión desconocida entre los protagonistas. Muchos críticos han relacionado esta la idea también con la novela ‘Más que humano‘ de Theodore Sturgeon,en torno a la conexión psíquica entre diferentes personas. También la serie ‘Twin Peaks‘, que habla de conexión entre personajes, está presente en la historia, con un guiño visual insertado voluntariamente por las Wachowski. Te animamos a descubrirlo.

Y, finalmente, nuestra última y sugerente razón suena con también una heterogénea melodía: su banda sonora cuenta con cerca de una treintena canciones como ‘Baba O’Riley’ de The Who, ‘What’s Up’ de 4 Non Blondes, ‘Demons’ de Macy Gray o las versiones de ‘Mad World’ -más cercana a Gary Jules que a Tears for Fears- o ‘Knockin’ on heaven’s door’ junto a un mix de nombres tan curiosos como Pantera o Beethoven.

Suponemos que estas ocho razones habrán bastado para tentarte a ver la primera temporada antes de que Netflix lance la segunda entrega, prevista para el mes de junio y ya en pleno rendimiento, tal y como el propio Miguel Ángel Silvestre nos ha anunciado en su cuenta de Instagram. Si nosotros no te hemos bastado, que no dudamos, con él si que no tendrás escapatoria: