A pesar de su nombre alemán y su diseño italiano, las conocidísimas Munich son producto made in Spain con nada más y nada menos que 75 años de historia a sus pies. ¿La clave de su éxito? Escuchar al consumidor, posicionándose como una firma de calzado de moda actual y de calidad. Y podríamos decir que no lo han hecho nada mal, porque anualmente fabrican más de 850.000 pares al año y a día de hoy cuentan con 11 tiendas propias en nuestro país, 400 puntos de venta multimarca y están presentes desde Canadá hasta Asia. Vamos, que han dado la vuelta al mundo.

[photomosaic ids=”12261,12262,12263,12264,12265,12266″]

Los orígenes de la firma se remontan a 1939. Sí, mientras que nuestro país daba por finalizada la Guerra Civil, en Capellades (Barcelona) el abuelo Berneda fundaba su empresa con el objetivo de crear todo tipo de calzado. Tras diez años de actividad, la empresa (que por aquel entonces tomaba el nombre de su fundador) decidió especializarse en calzado técnico deportivo. Es así como en 1953, los hermanos Berneda se introducen en el mundo del atletismo hasta establecerse como pioneros en la producción de zapatillas de deporte en España. No es hasta 1964 cuando Javier y Francisco Berneda deciden cambiar el nombre de la marca por Munich y, entre otros cambios, introdujeron su símbolo más característico y reconocible: la X. Y como muchas cosas en la vida, la X no fue más que fruto de una casualidad, ya que usaban un sistema de costura que unía la parte de delante con la de detrás del zapato y para ocultar la costura, decidieron añadirle dos bandas conformando así su mítica X.

[photomosaic ids=”12267,12268,12269,12270″]

Años más tarde, aprovechando el furor por el fútbol sala en nuestro país durante los años 80, Munich realiza otra gran jugada y desarrolla las zapatillas GOAL, el primer modelo especializado para futbito con las que se consolida como líder en el mercado y las que a día de hoy, son el producto estrella de la casa. Ya en los años 2000, Munich vuelve a dar otro paso adelante reeditando este modelo, transpasandolo de los campos de fútbol a las calles. Una decisiva y estratégica apuesta de la empresa con la que posicionarse en el mundo de la moda y el diseño. De esta manera, además del calzado deportivo, la firma también decidió añadir una nueva área de alta gama, que incluiría al público femenino y más tarde, a los pequeños de la casa. Y como para gustos los colores, en 2009 crearon Munich My Way, que permite diseñar tus propias zapatillas según tus gustos y preferencias, seleccionando el modelo con la combinanción de colores que se prefiera, permitiéndo así al consumidor hacer unas Munich únicas.

[photomosaic ids=”12271,12272,12273,12274,12275″]

Un proceso de fabricación cuidado al mínimo detalle, un diseño original, con pocos modelos y muchos colores, les ha valido para ser galardonados con premios como la Mejor Empresa Emergente concedido por la Cambra de Comerç de Barcelona en 2008 o el Premio Cambra a la Gestió del Disseny 2009 otorgado por Barcelona de Disseny, entre otros.

Y para este verano, Munich vuelve a presentar una amplia colección de sneakers, con nuevas texturas, ligeras y traspirables perfectas para el verano, con una amplísima carta de color característica de la firma. Además, como novedad, la firma presenta el diseño Candy, unas zapas sólo para chicas con cuña interior y nos propone nuevos estampados en sus clásicas Osaka o Goal, entre otros modelos. Viendo la colección, estamos seguros que no podréis elegir sólo una X.

[photomosaic ids=”12276,12277,12278,12279,12280,12281,12282″]