Mujeres del mundo, hoy os traemos una noticia revolucionaria. No sé cómo hemos podido vivir tanto tiempo sin conocer esto.

Han inventado un maquillaje para que no sólo tengamos que preocuparnos por estar guapas y maquillarnos las ojeras, sino que ahora  también… ¡Podemos hacerlo con nuestro coño!

¡Por fin vais a poder maquillaros el coño!

Y digo “por fin” porque seguro que todas habéis deseado que llegara este momento. Sí, la vulva, los labios, pero los de abajo. No sé vosotras, pero yo llevo soñando con este momento desde que encontré mi primer vello púbico.

*(Somos conscientes de que la palabra “coño” está provocando pitidos en los ojos de muchas personas. También somos conscientes de que podemos utilizar expresiones y términos más “finos” para resultar menos vulgares, pero no siempre tenemos que ser “políticamente correctas”, sobre todo cuando alguien se considera con el derecho de opinar sobre cómo debemos cuidar nuestros los órganos sexuales)*

Si el sexo no es un juego para niños: ¿qué hacen jugando con un consolador?

Que no, os prometo que no es una broma. Es más, ¡que podéis hasta exfoliarlo! Un sérum, poquito de crema hidratante de esa que te lo deja “terso”, unas gotitas de iluminador y listo, a lucir el pussy de una chica de 15 años, y todo por el módico precio de nosecuántos dólares.

The perfect V (donde V no es uve de Vendetta, sino la V de la línea del bikini), es una marca escandinava y nos aseguran que sus productos son ideales, sobre todo si tienes una cita.

Ya no es suficiente con depilarlo y hacerle las otras tres mil virguerías que le hacemos a nuestras partes íntimas, sino que ahora también nos sugieren que las patas de gallo no están bien vistas ni en nuestra vulva.

Toda la vida pensando que la frase ‘bella por dentro, bella por fuera’ se refería a una cosa, y resulta que se referían a esto. A que ya no podemos ni estar tranquilas con nuestro coño, que también tenemos que maquillarlo.

Estupendo, ¡algo más que añadir a la lista de preocupaciones y complejos que tenemos las mujeres sobre nuestro cuerpo!

La exigencia al cuerpo femenino, las tendencias estéticas que dicta el mundo de la moda, o la influencia del mundo de la pornografía incluso, han hecho que el porcentaje de operaciones y tratamientos estéticos de los órganos sexuales femeninos se haya incrementado considerablemente.

¿Hasta dónde se extiende la crítica y exigencia al cuerpo femenino? ¿Dónde está el límite?

A colación y si me permitís la intromisión, voy a hacer una de esas cosas que no deben hacerse en un artículo de este tipo. Voy a contaros una pequeña anécdota personal pero por un motivo de peso, para que me sirva para ilustrar la realidad que muchas mujeres podrán reconocer en su día a día, o en el de las mujeres de su alrededor.

H&M cuestiona: ¿qué significa ser una ‘dama’?

Este año viajando a Budapest visité algunos de sus famosos baños en los que se encuentran diferentes piscinas a diferentes temperaturas. Recuerdo que me dí cuenta de una cosa y me quedé un rato sentada mirando a las mujeres que entraban y salían del vestuario (con cuidadito de no parecer una mirona).

Había mujeres de diferentes partes del mundo, y sobre todo de diferentes países de Europa. Se desnudaban y colocaban el bañador, algunas con pudor y otras con total naturalidad. Si bien, una cosa me llamó la atención.

Casi todas las mujeres se miraban en un espejo antes de salir hacia las piscinas. Obviamente esto no cuenta como experimento científico, pero recuerdo que una gran mayoría de esas mujeres que se “enfrentaron” al espejo, pusieron una mueca de disgusto mirando alguna parte de su cuerpo en algún momento. Otras muchas criticaban su cuerpo a viva voz hablando con sus acompañantes mientras se cambiaban.

Estoy hablando de un porcentaje de 8 sobre 10 probablemente. Estoy hablando de mujeres normales, algunas de ellas incluso preciosas y con cuerpos estupendos según los cánones de belleza estipulados socialmente.

¿Qué nos han hecho para que seamos tan exigentes con nosotras mismas?

¿Qué ideas nos han metido en la cabeza para que nos resulte desagradable incluso nuestro propio cuerpo (que además es una de las bases del autoconcepto)?

En cualquier caso y una vez escrito todo esto, estoy deseando deseando ver la línea de productos para erradicar las arrugas del pene y dejarlo terso y brillante, debe ser que se han retrasado un poquito en diseñar la colección masculina.

¿O acaso es que ese tipo de intromisiones sólo se realiza con las mujeres?