Estamos acostumbrados a que, en parques de atracciones o ferias, haya un pequeño túnel del terror con la bruja y su escoba, y tumbas que se abren para asustar a los asistentes. Pero lo que os traemos hoy supera  a la ficción, así que avisamos: Este artículo no es apto para personas sensibles.

¿Te atreverías a entrar en una casa en la que, durante más de dos horas, experimentarías el terror de forma extrema? Si tu respuesta es afirmativa, te presentamos la McKamey Manor: la casa de terror más impresionante del mundo.

¿Qué tiene esta atracción, por llamarla de alguna manera, que no tienen las demás? Para empezar, la casa McKamey Manor, se encuentra en San Diego, California. Si quieres entrar, aparte de apuntarte a una lista de espera de más de veinticuatro mil personas, tendrás que pasar un test médico para confirmar que no padeces ninguna enfermedad y, además, que puedes estar expuesto a grandes dosis de estrés sin sufrir ningún tipo de complicación para tu salud. Además, los participantes, están obligados a firmar un documento que exime de total responsabilidad a los propietarios de la atracción de daños que pudieran sufrir los participantes en la ya mencionada casa.  Y hablamos de daños físicos, psicológicos … e incluso la muerte.

La experiencia que dura alrededor de dos horas, aunque se puede alargar hasta cuatro, ha sido descrita como una auténtica película de terror y nadie, sí, has leído bien, nadie, que ha asistido ha conseguido superarla. El recorrido, que es gratuito para todos los participantes, se realiza en parejas y, durante la visita por las cuatro instancias los visitantes son acosados, humillados y bañados en sangre aparte de ser encerrados en pequeñas jaulas o en ataúdes.

Pero, como una imagen vale mucho más que mil palabras, te enseñamos, en vídeo, lo que es vivir parte de la experiencia. ¿Te atreverías?