El Universo entero está formado por energía. Se encuentra en todas partes, en cualquier forma y en cualquier momento. Llama la atención que, a pesar de todos los avances científicos, el ser humano no haya sido capaz de dominar la energía por completo. Una de las formas más comunes de poder ver y comprobar el efecto de la energía es gracias a la acción de un imán sobre cualquier objeto metálico. Y, la verdad, es que es asombroso cómo el imán es capaz de ordenar y mover los elementos metálicos alrededor del campo gravitatorio que su energía desprende.

El cineasta alemán Roman de Giuli ha realizado un interesante vídeo de corta duración sobre el proceso. Utilizando limaduras de hierro y un imán Giuli ha querido comprobar el asombroso proceso de organización en torno a la energía magnética que emana del imán. Las limaduras van colocándose de una manera característica formando una especie de círculo y girando en torno al imán, levantando y cambiando su dirección en la mayoría de los casos y casi haciéndolas bailar al ritmo de la música de fondo. El resultado es un bonito momento, recogido con el nombre de Matereality,  de unos tres minutos de duración, que recogen lo que el ojo humano no es capaz de percibir pero que realmente ocurre.

Sin embargo, hay una fuerza mayor que la magnética capaz de mover el Universo y que muy pocos han sido capaces de estudiar y de saber cómo funciona. El propio Einstein dijo que esa energía es luz, gravedad, potencia, fuerza y movimiento al mismo tiempo. Es la que explica todo y da sentido a la vida. Y esa energía no es otra que el amor. ¿Llegará el día en que el hombre sea capaz de liberar tan poderosa fuerza para poder realizar un vídeo como este y mostrar lo que puede llegar a producir?

“Un Universo Creativo”: Historia y alma de UNOde50 por Jose Azulay