Marge Simpson difícilmente habría sido considerada como un icono de la moda con su eterno atuendo formado por un vestido verde, conjuntado con un collar rojo a juego con los zapatos. Hasta ahora. Después de ser vendedora en una inmobiliaria, policía, artista profesional, cantante, profesora sustituta, camarera sobre patines, consejera en la parroquia de Springfield, niñera, pastelera erótica, empresaria de gimnasios, carpintera y un eterno etcétera, sin olvidar su labor como madre y ama de casa. Ahora resurge como una it girl posando para el ilustrador AleXandro Palombo bajo el encargo de la revista Vogue.

“He hecho una selección estricta y cuidadosa de lo que, en mi opinión, ha influido sobremanera en los últimos 100 años de la moda. Cada uno de estos vestidos cambió el curso de la historia del traje, dando una nueva visión de la estética que ha realizado cambios importantes en nuestra sociedad”, mantiene este artista cuya pluma ha dado como resultado algunos personajes de la mítica serie Matt Groening.

Con ello, veremos el lado más sexy y desenfadado de esta ‘clásica’ ama de casa estadounidense, que se convierte en modelo por un día. Al menos posa ataviada con el vestido negro que Audrey Hepburn lució en Desayunos con diamantes o con el característico body negro con pompón y orejas de conejita de Playboy, al más puro estilo Kate Moss.

[photomosaic ids=”5946,5945,5944,5943,5942,5941,5940,5939,5938,5937,5936″]