Un refrán popular cuenta que ‘una imagen vale más que mil palabras‘.

En un mundo en el que nos empeñamos en racionalizar cada emoción, y donde resulta más fácil mandar un whatsapp que flores, el arte cumple una función fundamental: sacarnos de nuestro embotellamiento mental. El arte sacude y saca a pasear las emociones que parecen dormidas en nuestro día a día.

Y así, paseando, nos encontramos con artistas como Marcos Severi sin querer. Un ilustrador argentino que, a través de sus humildes y emotivos dibujos sobre la vida, es capaz de pellizcarte el corazón.

Seguramente te has topado con muchas de sus imágenes en internet, pero hoy en Malatinta Magazine, vas a ponerles nombre.

 

Él mismo se describe en su página web: ‘”Me llamo Marcos y me gusta dibujar. Como dice Forrest Gump, no sé mucho de casi nada. Nací hace 39 años en Argentina. Actualmente estoy terminando la carrera de Bellas Artes. Vivo y trabajo en la ciudad de Buenos Aires, con mi gato Pancho.” Al igual que ocurre con sus dibujos, es capaz de decir mucho con muy poco.

Ya lo decía Machado, ‘se miente más que se engaña, y se gasta más saliva de la necesaria’. Nosotros, tan ocupados poniendo filtros a la vida, nos tropezamos de bruces con sus ilustraciones y viñetas, que nos recuerdan que la belleza está en las cosas simples.