Juan de Arellano. Bodegón de flores