Avenida de América en Madrid, a la altura del número 41. Allí se encuentra situado uno de los más emblemático edificios de toda la capital. Se trata del Hotel Silken Puerta de América. Su amplia envergadura no es lo único que llama la atención. Para su construcción se recurrió a 19 firmas de arquitectura de fama mundial y de 13 nacionalidades distintas que lo hacen irrepetible en su concepción. No sólo eso. Es el único edificio que ha ganado 4 premios Pritzker de arquitectura.

[photomosaic ids=”13194,13195,13188,13196″]

El complejo se encuentra situado en una de las principales arterias de la ciudad madrileña, que enlaza con la autovía de Zaragoza y  que discurre hasta la célebre calle María de Molina. Este hotel de cinco estrellas lujo atrae la atención del viandante por su fachada multicolor, obra del célebre arquitecto francés Jean Nouvel, articulada en 13 plantas y con un diseño ampliamente modernista. No sólo unos vivos colores decoran el exterior, además, unos fragmentos del poema Libertad del poeta Paul Éluard recorren toda su extensión en diferentes idiomas.

[photomosaic ids=”13176,13177,13178,13179,13180,13181″]

Al interior destaca la creatividad y originalidad invertida por cada uno de los arquitectos que han decorado cada planta del hotel. Estilos futuristas, modernistas, más luminosos o tenues, líneas rectas o suaves… cada planta es un mundo y cada habitación un rincón inimitable. Los más famosos arquitectos han dejado huella en cada uno de los detalles que alberga este edificio: en la planta -1, la obra de Teresa Sapey; en la planta principal se encuentra la mano de John Pawson; en la primera, Zaha Hadid; en la segunda, Norman Foster; en la tercera David Chipperfield; en la cuarta, Plasma Studio; en la quinta, Vitorio&Lucchino; en la sexta, Mark Newson; en la séptima, Ron Arad; en la octava, Kathrin Findlay; en la novena, Richard Gluckman; en la décima, Arata Isozaki; en la undécima, Mariscal y Salas; en la duodécima y el ático, la inconfundible decoración de Jean Nouvel.

[photomosaic ids=”13182,13184,13185,13186,13187″]

Entre los servicios que ofrece se encuentran un gimnasio, una piscina climatizada, un spa y el Skynight, situado en el ático. En éste último se puede disfrutar de buena música y una copa admirando las increíbles vistas de la ciudad de la capital. Justo en la recepción, el MarmoBar cuenta con un amplio salón y una terraza exterior ambas comunicadas a través de una impresionante cristalera.

[photomosaic ids=”13189,13190,13191,13192,13193″]

Para completar el conjunto, dos restaurantes ofrecen una completa oferta gastronómica. Por una parte, el Lágrimas Negras de Christian Liaigre, con una bodega de aluminio que alberga hasta 700 variedades en su interior, y por otra, el Mad Restaurant, con una magnífico buffet y una amplia carta.