Parece ser que el tatuaje está más de moda que nunca. Los nuevos motivos y expresiones siguen en ebullición y haciendo cada vez más interesante el dibujo marcado sobre la piel. No importa el tamaño, la forma o el motivo elegido para decorar una parte concreta y especial de nuestra anatomía. Solo importa que sea lo más original y novedoso posible.

[photomosaic ids=”43507,43508,43509″]

De hecho, el artista ruso Andrey Lukovnikov ha querido llevar a cabo un pequeño experimento digital trasladado al oficio de tatuador. Mediante una serie de imágenes de animales e insectos superpone a los contornos el dibujo de flores de todos los tipos, tamaños, en una mezcla única que destaca por su belleza. Todo ello lo lleva a cabo con la ayuda del Photoshop que permite ensamblar las imágenes creando un patrón a seguir.

[photomosaic ids=”43510,43511,43512,43513″]

Los colores vivos y una singular maestría a la hora de distribuirlos hacen que el resultado final sea un tatuaje donde convive la elegancia, la alegría y la sofisticación.